sábado, 3 de febrero de 2018

¡ POR SAN BLAS LA CIGÜEÑA VERÁS !

Los primeros años de mi infancia los pasé en mi casa del campo, allí en pleno contacto con la naturaleza, me mimeticé con todo lo que en ella había, y comenzó mi maravilloso viaje por la vida, unida a ella. En mí, habitan todo lo que veía, respiraba, sentía… 
Mis mayores tesoros era mi bote de hojalata donde guardaba mis caracoles babosos, y el jaulón que me hizo Paco el cabrero, donde siempre tenía algún pequeño animal, que me traía mi padre, Feipe y algunos de los labradores que habitaban cerca…
Yo era la única niña que había allí y ni siquiera sabía que existían otros niños. ¡Mis amigos eran animalillos, flores, mariposas, ranitas verdes, las luciérnagas con las que me vestía de estrellas... y  caracoles, con los que me llevaba el día hablando e inventando historias!
Mis favoritas, eran las tórtolas, las tortugas, las ranitas verdes y sobre todo las cigüeñas, ay, las cigüeñas qué vivían en las ruinas de la vieja iglesia, me llevaba horas hablando con ellas, y su crotoreo creía que era que preparaban su comida para sus pequeños cigoñinos hambrientos.
Sus zancudas patas, su gran pico rojo y su plumaje blanco y negro, eran de una belleza que me cautivaban, además ellas traían música en sus picos y en sus grandes alas.
Yo tenía siempre mis manos llenas de flores silvestres, mariquitas, grillos o pequeñas piedras de cuarzo qué me maravillaban por su brillo... ¡era inmensamente feliz en contacto con la Naturaleza! por eso creo que soy más de campo que las amapolas, el asfalto me ahoga, aunque aquí está mi trabajo, mas cuando  puedo vuelvo a mis campos, mis cielos, mi río.
¡Al estar en contacto con la Naturaleza libre y plena de vida, conocía sus cambiantes etapas, y aprendí a reconocer decenas de nombres de animales, de flores, de hierbas, de árboles, a saber la hora que era, clavando en el suelo un palo y leyendo en la sombra que proyectaba, sabía que tiempo podía hacer al día siguiente mirando al cielo y sobre todo refranes que escuchaba y aprendía con facilidad!
Me gustaba mucho el que decía… “Por San Blas, la cigüeña verás…” porque miraba la desierta torre de la derruida iglesia, con un anhelo infinito de que llegase pronto San Blas, amaba a las cigüeñas, y sus vuelos rasantes por las barranqueras de Santa María… En invierno mi pregunta era siempre…
¿Papa, falta mucho para que venga San Blas? ¿Cuándo es San Blas? Sí él  me decía...15 días... No fallaba, contaba los días que faltaban para llegase el buen Santo hasta que un día mi padre me despertaba diciéndome...  ¡Despierta dormilona que las cigüeñas han llegado...!
Y yo saltaba de la cama, descalza, con mi cabello rubio enmarañado, y el sueño aún pegado a mis ojos y… ¡Lo más maravilloso del mundo mundial, las cigüeñas estaban en los nidos de la torre… ya habían vuelto, eran preciosas!
 Después vendría la señorita primavera, los días de sol calentitos y todas las resolanas de los caminos y veredas se llenarían de preciosas flores, chupa mieles, dientes de león, camisitas, margaritas, amapolas, clavellinas, lírios...
¡Las cigüeñas eran los trovadores de la primavera!
Hoy, los años han pasado, pero esos recuerdos están vivos en mí, ellos han dejado en mi alma una huella de luz y ternura infinita, hacia esos años maravillosos que fueron vitaminas que anidaron en mí por siempre.
Hace unos días las altas antenas de TV de mi calle de Madrid, se habían llenado de cigüeñas, como hacen desde hace unos años, me gustaba mirarlas y ver como se mantienen en una sola pata en tan grandes alturas, ellas han estado haciendo una parada en su viaje hacia tierras de Extremadura donde habitarán hasta que vuelvan a emigrar cuando vuelvan los fríos.
¡Y hoy, 3 de febrero, ya no están, se han marchado a su casa, a sus nidos, siguiendo una llamada ancestral, que tienen escrita en su ADN.  Ellas también son huellas de la creación y de su Creador! 
Y se ha cumplido el refrán ... ¡Por San Blas, la cigüeña verás!

52 comentarios:

  1. Que recuerdos, entrañables y evocadores, he recuperado alguno de los míos, guardaba esos bichitos que se hacen bola, colocaba sobre el musgo una florecilla y la tapaba con un cristal y cada día iba a verla… cuantas cosas que los niños hoy no recordarán cuando sean mayores. Ayer fue la Candelaria también tiene refrán y parece que como hizo frío puede que al invierno le quede poco. Un abrazo preciosa es un sueño pasar a leerte despacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te creo Ester, son recuerdos que continuan vivos en la memoria del alma. Es cierto que la Candelaria tiene varios refranes y todos verdaderos. Personalmente me gusta este. "Si por la candelaria plora, el invierno ni dentro ni fora"
      Son verdades recopilados de unas vivencias desde hace muchos años.

      Desde el corazón, un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  2. Me has hecho soñar, al imaginarte con esa vida de campo tan deliciosa y sana. Qué tiempos más bellos, cuánto ha cambiado el mundo. Los niños de hoy ya no tienen contacto con la naturaleza. De lo que se han perdido.
    Besos, feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno soñar Sara, todo continua igual, lo que ocurre es que los niños de hoy, ya no viven en el campo y las tecnologías les está robando otro tipo de infancia que nosotros vivimos.

      Un abrazo con mi cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  3. Es muy hermoso su compartir, gracias por dar vida al darnos a conocer ese gran tesoro que lleva dentro.La belleza es el esplendor de la verdad. Muchas, gracias. Un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay sensaciones y dentimientos que están vivos en mi alma y los necesito para vivir, por eso siempre que puedo me voy a mi pueblo y me reencuentro con los lugares que tuve que dejar atrás.

      Con cariño, un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  4. Un relato precioso y entrañable, repletos de luz y naturaleza que dan brillo a esta historia maravillosa, y muestras la gran felicidad de la que disfrutabas en medio de la naturaleza.
    Me encantan los refranes sobre sobre todo los del tiempo, bueno y todos, porque son un gran reflejo de la realidad.
    Me ha encantado leerte, Ángeles.Las imágenes que acompañan tu relato, encantadoras.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elda, a mí también me encantan los refranes, y casi todos son verdaderos, sobre todo los que se refieren al tiempo que va a hacer, aún hoy los digo cuando veo en el cielo las señales y no fallan, cuánta sabiduría de la vida, tenían nuestros padres sin haber ido a la universidad.

      Un cálido abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  5. Hala Ángeles, es un relato muy tierno,porque has conseguido reproducir un hermoso lienzo de las imágenes que veía de niña, y que guardas como un tesoro en tu memoria. Ángeles, admiro a estas hermosas aves, son unas aves de grandes dimensiones y muy vistosas, tanto en el suelo como en vuelo. Yo he llegado a llorar de verlas por allí, como cuidan de sus polluelos, las veía sobre la torre de la iglesia, pero han quitado el nido y la verdad que me han regalado precioso instante, y ahora las hecho de menos.
    Cuídate, mucho besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, es cierto que las cigüeñas son maravillosas. El Gordo, un pueblín cerca de tu pueblo,tiene la mayor colonia de cigüeñas de España, y eso que muchas han emigrado con la isla de Valdecañas y les han tenido que hacer nidos artificiales, porque sus nidos pesan tanto, que han derribado la torre de la iglesia en varias ocasiones.

      Con todo mi cariño, un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  6. Qué preciosos recuerdos Angeles! Uno se alimenta de ellos en tiempos donde se deben atender asuntos del momento y sirven de alivio y ensoñación, gracias por compartirlos, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mª Cristina, hay recuerdos que por siempre estarán en la memoria del alma y ellos son vitaminas en los momentos bajos que nos muestra la vida.

      Desde el corazón, un abrazo.
      Ángeles.

      Eliminar
  7. Ángeles, gracias por tu visita y por compartir este entrañable post, la naturaleza es hermosa, y no hay nada más bello y reconfortante que llevarla siempre contigo.
    Es un placer venir a tus letras.
    Me quedo aquí y me llevo tu blog al mio para seguir leyéndote.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen por tus palabras, de mi alma no han salido esos recuerdos y los vuelvo a vivir cuando voy a mi pueblo, aunque ahora desde mi edad adulta, pero ellos brillan por su pureza y luz.

      Un cálido abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  8. Que bonito recuerdos de tu niñez, aunque no tuvieras contacto con otros niños, has tenido la suerte de pasar tu infancia, en plena naturaleza y rodeada de animales, cosa que los niños de ahora no saben lo que es; ahora solo tienen asfalto y contaminación, y móviles que los padres les compran desde bien pequeños, creyendo que les hacen un favor. Bellísimas las imágenes que has colocado. Por aquí las cigüeñas son casi imposibles de ver.

    Besos Ángeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tafa, es cierto lo que dices, aunque yo continuo viviéndolos con mi hija y mis sobrinos, hasta ponemos comidita (pan duro) en el tronco de los árboles para que lo cojan los gnomos y las hadas... Es maravilloso vivir con ellos la fantasía y la magia.

      Un abrazo con mi cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  9. Qué preciosos e imborrables recuerdos!!.
    Un dulce relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia, como le decía a Rafa, continuo jugando muchas veces a poner comidita en el tronco de los árboles, para los gnomos y las hadas, junto con mis sobrinos pequeños, y lo maravilloso es que ellos lo viven y hasta les llaman para que salgan a coger su comida. Creo que es bueno volver a ser niños algunas veces.

      Mi cariño con un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar

  10. De pequeño, siempre quise alcanzar la puesta de sol... bañarme en aquel colorido de tonos rojizos donde el horizonte, une la tierra con el cielo.
    Todas las tardes eran diferentes y mágicas pero por más que anduviera, nunca llegué a alcanzar ningún atardecer. Para un niño inocente aquello era el fin del mundo y según se escuchaba en una canción, sólo el que era capaz de llegar al límite, sabría de primera mano lo que pasaría en el futuro. Aquel deseo era mi secreto y no comprendía porque la gente pasaba de largo sin apreciar aquel don del cielo.
    Desde lo alto de la calle más empinada se divisaba el milagro veraniego. La brisa de la tarde lanzaba mi flequillo al viento y mi mirada, se perdía como el vuelo de una golondrina que vuela por encima de olivares. Todas las tardes lo mismo y yo, fiel a la cita. Aún hoy, mi mirada se vuelve a perder por el cielo de Andalucía y el 1.82, se queda en 1.10.
    Mi empeño no tuvo descanso hasta que un día tuve la idea más tonta del mundo. ¿Cómo no se me ocurrió antes?¿Cómo no me di cuenta? . Pensé que si el atardecer siempre se colocaba a la misma hora en el mismo sitio, un tiempo antes pasaría por encima de mi cabeza hasta llegar al horizonte, traspasarlo , y ceder el puesto a la noche. Así que, horas antes del atardecer, mis ojos acechaban vigilantes el cielo por ver pasar aquella gama de tonos rojos y anaranjados. Pero todo sueño tiene su final y el mío lo puso mi abuela. Cuando me vio tan atento al cielo me pregunto que era lo que me pasaba y yo le dije mis intenciones. Ella se echo a reir y me dijo que el atardecer solo pasa en el horizonte...que no fuera tonto...Hoy, mi querida Valerie , me pregunto cuantas son las tonterías que pueblan nuestra cabeza ayudándonos a vivir...Nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena su respuesta y vivencia Buscador, me imagino la ilusión que debía tener por las puestas de sol...A mí me decían que unos hombres de otros paises, ataban al sol y se le llevaban a su tierra y siempre cuando le veía desaparecer por el horizonte, le decía a mi padre, que ya estaban tirando del sol, los hombres malos y quería que él, los ¡quitara las cuerdas para que no pudieran quitarnos el sol.
      ¡Qué maravillosa infancia, que nos llenó de fantasias y luz.

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  11. Por San Blás que vi las cigüeñas, la niña, a su padre, al cabrero, a los labradores...
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una imagen vale más que mil palabras y me alegro de haber podido plasmar esas vivencias en usted.

      Un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  12. Ángeles tus bonitos recuerdo me han traído los míos a la memoria. La vida en el campo con toda lo maravilloso de la naturaleza. Y las cigüeñas, esas cigüeñas que invaden el barrio y lo alegran al anochecer buscando su antena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Rafaela, has visto como se ponen las antenas de nuestro barrio, en mi calle, se han cargado todas las antenas de TV y las han tenido que poner terminadas en punta, para que no puedan sostenerse en ellas, pero son preciosas, el otro día diluviaba y ellas tan magicas sin moverse y con una sola pata. Me hechizan cuando están volando.

      Un cálido abrazo con mi cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  13. Ángeles,quiero darte las gracias por el comentario tan bonito y dulce que has dejado en mi entrada.Y tienes razón y te vengo a visitar aunque no esté "activa"en un tiempo,porque te mereces mi reconocimiento.Gracias de nuevo!

    Con respecto a tu infancia y amigos,me recuerda un poco a la mía por aquello de la casa del pueblo.Y tus amigos creo que comparando cómo están las cosas hoy,mejor ser amiga de los animales,las flores,las luciérnagas...que de una consola o móvil.
    bella infancia la tuya y bellas las cigüeñas!
    Precioso!
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Go, me impactó mucho tu entrada y por eso te dejé mi comentario.
      Las vivencias de mi infancia en libertad y en contacto con toda la naturaleza, han dejado en mi alma una huella imborrable. Y tienes razón, los niños de hoy solo piensan en tener el mejor móvil, la mejor consola y ni en la comida dejan de teclear en ellos.
      Y lo que siempre me digo es como no me pasó nunca nada, si me metía en las huertas donde había pozos al ras del suelo y no eran visibles, por las hierbas que crecían alrecedor y ni siquiera me acerqué nunca a ellos.

      Un cálido abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  14. Hola Angeles entrañable relato , retazos de nuestra alma que tú vas desnudando me encantó tu blogy tu bienvenida muy dulce entrada y si esa es la vida has tenido la fortuna de vivir una infancia feliz ha sido una bendición, un saludo cariñoso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz por tus palabras, creo que no he perdido ningun recuerdo de mi infancia, porque desde mi edad adulta, he vuelto a crear la magia con mi hija y mis sobrinos, y me hechiza ver en sus ojos, la fantasía de lo mágico.

      Desde el corazón, un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  15. Hace tiempo que no leia algo tan inocente y lleno de sentimientos.
    La infancia sembró la semilla de lo que hoy eres´
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias halconcien por tus palabras, creo que es hermoso vivir en contacto con la naturaleza, en mi alma han quedado las huellas de esas vivencias.

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  16. Con tu entrada me has transportado a mi infancia, cuando me iba a la casa de campo que teníamos a pasar los veranos, en pleno contactocon la naturaleza, como dices en ella.
    Me subá a los árboles a coger frutas y campaba con mis vientos por el campo, que maravilla, hoy ya no se vive el campo como entonces.
    Veo que estás de acuerdo conmigo que en este maravilloso mundo se hacen amistades virtuales pero verdaderas, como la tuya.
    Besos, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Demófila, es muy curioso, porque casi todos nosotros hemos vivido de formas similares nuestra infancia, yo me subía también a los árboles para ver los nidos de los gorriones, y como eran cuando salían del huevo.
      Y es cierto que por este medio, se hacen amigos virtuales y eso es hermoso, porque todos tenemos algo que dar y algo que recibir, y en este compartir de sentimientos, es cuando nace la amistad.

      Desd el corazón, un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  17. Cuanta ternura hay en tu entrada, casi he podido tocar a tus caracoles y sobre todo a las cigüeñas. Por mi tierra no las hay pero me gusta verlas en algún documental de la televisión y sobre todo en tu entrada.
    Un saludo con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonitas son tus palabras, Letras de papel, gracias por ellas. En España y sobre todo en Extremadura, hay infinidad de nidos de cig<úeñas que se llenan de vida cuando los fríos del invierno, han pasado. Yo tuve una vez una cigüeña, que la llamé Caramelo, la encontró mi padre con un ala y una pata rota, el la curó y después de casi un mes, tuve que dejarla irse, con lágrimas y mocos y llorando desde el corazón.

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  18. ¡Que hermoso! ver la naturaleza a través de esa niña que sigue viviendo en tu corazón.
    Ami también me gustan las cigueñas por su fidelidad, como ha cambiado tanto el clima, cerca de mi ciudad hay un pueblo que viven todo el año y ya le construyeron unos altos especiales a donde cambiaron sus nidos porque eran tan pesados que una vez se rompió el campanario de la iglesia. Siempre que voy a ver a mi padre en vez de la autovía vamos por la carretera vieja, es un placer cada pocos metros verlas sobre sus nidos o volando en busca de comida.
    Un escrito lleno de ternura para antes de irme a dormir. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alondra, cerca de mi pueblo, a 14 Km, hay un pueblo, El Gordo, que tiene la mayor colonia de España de cigÜeñas, y ha pasado lo que tu dices, con sus nidos han derribado algunas veces la torre de la iglesia y les han puesto nidos en altos palos, que han ocupado sin reparos y es mágico, cuando al anochecer, se les escucha y se les ve revolotear alrededor de los nidos.

      Mi cariño con un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  19. ¡¡Que suerte ver las cigüeñas tan cerca!!
    Yo siempre he vivido en Madrid y aquí pocas se pueden ver. Algunas veces, ya de mayor, las he visto en Alcalá de Henares. Pero seguro que tu las has visto mucho mejor que yo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Ángeles, en mi barrio de Madrid, hacen parada dos veces al año, cuando emigran o vuelven de sus tierras cálidas, y son preciosas, te dejan acercarte bastante cerca a ellas.
      Yo una vez, siendo niña, tuve una cigüeña a la que llamé Caramelo, la encontró mi padre, con un ala rota y la pata y la tuve hasta que se curo y la devolvimos su libertad.

      Desde el corazón, un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  20. Qué bonitos recuerdos los de la infancia, si has tenido la suerte de vivirlos en contacto con la Naturaleza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Macondo, así fue y es siempre que puedo y voy a mi pueblo, huyendo de tantas prisas y ruidos como hay en Madrid, me encanta el silencio lleno de armomnías que tiene la Naturaleza.

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  21. Estoy seguro, lo puedo sentir, que sigues siendo esa niña. Esa es tu esencia

    Si, escribí un libro que se llama VIVIR EN LA LUZ, de muy escaso tiraje, los temas espirituales no se venden mucho.... Y pronto publicaré el segundo....

    Te saludo con gran afecto

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isaac, por tus palabras, es cierto que a veces tengo verdadera necesidad de volver a mi pueblo, las paredes de mi casa me acunan y mis cielos, campos y ríos, me dan las vitaminas para el alma, que necesito.
      He buscado en Google tu libro y no le he encontrado, no sé si es porque en España no se editó, o porque se han agorado. Me encanta como escribes, por eso te dije que publicases tus poemas.

      Desde el corazón, un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  22. Ängeles, fuistes una niña muy afortunadaque ha dejado esa luz de pureza y luz que hay en lo que escribes. Aunque hoy seas una persona adulta, esos sentimientos continuan estando en tu almay vas dejando huellas de ellos. Me ha encantado conocer algo de ti. ..¡No cambies nunca¡.
    Un abrazo muy fuerte y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias palabras al viento por las palabras tan bonitas que me dejas en mi espacio. Sí creo que esos primeros años de mi infancia me han dejado una huella y esa huella continua conmigo en mi sendero de la vida.

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  23. He leído muy atenta esta reseña de tu vida y es grandioso
    haberse criado en el campo , vivir allí en medio de toda esa belelza
    es despertar tempranamente al mos a la vida y a lo que importa...

    Que esa conexión nunca se vaya y siga latiendo
    al encuentro con a las cigüeñas , que son grandiosas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se ha ido Magdeli, necesito sentirme libre en plena naturaleza para poder echar fuera de mi alma aquello que me hace daño.
      No sé como pero me siento tan unida a esa naturaleza, que el silencio de ella, llenos de susurros, me conecto con las plantas, con los árboles, con el manantial cristalino que corre, con la brisa... y son mis mejores vitaminas.

      Un abrazo de luz.
      Ángeles

      Eliminar
  24. Maravillosa tu niñez, es un gran regalo de la vida haberla podido disfrutar en medio de la naturaleza y en compañía de las cigüeñas.

    Em mi pueblo anidaban en unas antiguas torres de alumbrado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael, creo que esos años me han marcado con un inmenso amor a toda la naturaleza, cuando me encuentro en ella, es como si necesitase beber y respirar todo lo que ella me ofrece.

      Con cariño, un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  25. Feliz y santo tiempo, que hoy comenzamos, que la bendiga siempre un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente sea un tiempo de renovación y nuevas esperanzas para usted.

      Un cálido abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  26. Querida amiga, que bonito y entrañable este regalo que nos hace de tu niñez, creo que me voy a repetir, en que es un placer leerte, pero es que con la sencillez que narras tus vivencias, me tienes enganchado a tu blog.
    Gracias por tu buen hacer.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Manuel por las palabras que me dices, creo que cuando escribimos con el corazón, se nota porque las palabras y las vivencias salen del alma y te dejas fluir con ellas.

      Gracias y un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar