sábado, 4 de febrero de 2023

Saludo de Bienvenida


A ti que has llegado a mi blog, te recibo con una cálida acogida…¡ se bienvenid@! Los relatos que puedes encontrar aquí, son pequeños destellos de mí alma  que me desbordan  en sentimientos, intimistas, llenos de desgarro, belleza, denuncia social… ¡todo aquello que me seduce! donde flamean  y me impulsan a escribirlos sobre el blanco papel, porque si no lo hago, sé que desaparecerán como las hojas bruñidas que llora el otoño hacia el hueco vacío de la nada.

 


Leer el texto completo

    Dicen que los niños vienen al mundo “con un pan bajo el brazo”, yo no, yo debí venir con folios, lápices y pluma… escribir para mí ha sido siempre una necesidad de mi alma, que me impulsa a abrir la puerta donde se trenzan los sueños y dejar en libertad los sentimientos, labrando el desierto o sembrando el mar, como las sombras y luces del calidoscopio de la vida.Nunca he escrito para obtener el reconocimiento de nadie, pero he obtenido varios premios literarios, publicado en diferentes medios y editado cuatro libros junto a mis alumnos del Taller de Literatura que dirijo: “Huellas en el sendero”, “Agua Fresca”, “La danza de los cometas” y Sentimientos de mujer.  “Como agua de Luna” es mi primer libro en solitario, que ya vuela libre en alas del viento, dejando su huella, escribiendo su melodía de agua en el pentagrama del tiempo. Ángeles Marcos

martes, 15 de marzo de 2022

¡ LOS ÚLTIMOS MAQUIS !

                      La historia está basada en un hecho real.
Julián se asomó a la ventana de la gran cocina, continuaba nevando copiosamente y dijo preocupado a su mujer- Cómo continúe esta nevada voy a tener que ir a echar algunos haces de cebada a las vacas, van ya tres día de nevada - Bueno, pueden esperar un día más, ellas son capaces de encontrar la hierba debajo de la nieve y así comer, dijo su mujer. Disfruta de los niños te esperan para jugar con ellos y que les ayudes con su muñeco de nieve, anda tómate un día de descanso y ve con ellos. 

Julián era el guarda de la dehesa y debía atender a las vacas que cuidaba. Los niños dos gemelos de cinco años alborotaban y reían sin lograr que su pequeño muñeco de nieve quedase en pie, al ver venir a su padre la algarabía se hizo mayor y corrieron hacia su padre hablando y chillando como dos gorriones. La nieve y un viento racheado les hizo entrar pronto en casa, el día se oscurecía por momentos y el frío habitaba todos los espacios. La gran cocina les recibió con su agradable calor y el aroma de lo que Conchi estaba cocinando…¿-Mami puedo comerme algo rico? Dijo Cuca, tengo muuucha hambre.-si ella come yo también quiero dijo Daniel. –¡No! dijo Conchi, si culo veo culo quiero,

 Venga, preparar la mesa, como os guste esa es vuestra tarea, y tu marido, ve por más leña de encina para que la fogata dure hasta mañana, vamos ya. -¡Vamos gorriones, cada uno a obedecer! Conchi, terminó de cocinar y miró lo bien que sus hijos habían puesto la mesa y dándoles unos besos les mandó lavarse para cenar. La cocina rezumaba amor, luz y calor, había un halo de paz que todo lo envolvía, y llenaba de felicidad la humildad con la que todo se había preparado. Al ir a bendecir la mesa, sonaron unos golpes fuertes, dados en la puerta de atrás, Julián, miro a Conchi supo que significaban esos golpes…

Con pasos pausados y respirando hondo, se dirigió a la puerta, los golpes volvieron a sonar más apremiantes y fuertes, Julián dijo –Voyyyy y descorriendo el gran cerrojo abrió la puerta… al hacerlo, pudo ver a dos personas que con sus pistolas le apuntaban directamente a la cabeza… Julián conteniendo su miedo dijo- ¡Buenas noches! ¿qué desean ustedes?- Déjese de pamplinas, sabe de sobra quienes somos, somos maquis y queremos comida, si nos da toda la que nos podamos llevar, no le pasará nada. ¿quién está en la casa? –mi mujer y mis gemelos- ¿hay teléfono? no, no señor somos los guardeses de la dehesa y eso es muy caro para nosotros…después de un breve silencio Julián dijo- Pueden llevarse lo que quieran, tenemos gallinas, conejos, y un cerdo, pero… señores estoy pensando… ¿ por qué no pasan ustedes a cenar algo caliente, es una noche horrorosa y nosotros íbamos a cenar, no pueden tener miedo, como ven estamos aislados por la nieve y yo les doy mi palabra, que no haré nada que pueda perjudicarles, les vendría bien comer algo caliente…, ustedes estarán más fuerte con la comida. Los dos maquis se miraron y el que parecía el jefe dijo… ¿Y qué le dirá a su mujer y sus hijos? –que son ustedes pastores que se han perdido ¿les parece bien?... Está bien, pero a la menor sospecha, esta, dijo guardando su pistola entra en acción .

 -¡Hola- dijo Julián entrando en la cocina y mirando a su mujer, estos pastores se han perdido con la nevada, pon dos platos más que se quedan a cenar con nosotros,-. -Vamos a comer todos que se enfría la sopa dijo Julián viendo que sus hijos habían aceptado muy bien a los dos maquis…La cena transcurrió con alegría a pesar de los nervios que los adultos tenían, los niños reían, se peleaban por tonterías y los dos maquis devoraron la comida, porque el hambre gritaba en sus estómagos. Poco a poco todos se tranquilizaron viendo que no había peligro por ninguna de las dos partes. El viento, el vendaval y la nieve, rugían en el exterior, y en la gran cocina solo había paz y armonía. Cuando terminaron, los gemelos se caían de sueño y se quedaron dormidos sobre la mesa. Conchi les despertó y les llevó a su dormitorio. 

El jefe de los maquis dijo a Julián-¡Gracias Julián, jamás olvidaremos su acogida, ni el cariño de sus hijos, con una cena que nos ha hecho recordar nuestro hogar! Nos echamos al monte creyendo que la resistencia podría traer pan para el pobre y justicia sin odios que corroen y decapitan al inocente, no han cazado como ratones...Esperen dijo Julián y salió de la cocina… volvió trayendo una saca con un queso, un lomo, dos hogazas de pan, cecina y botes de tomate, tocino y un costillar.-Esto es para ustedes, llévenselo, cuando se vayan, pero deberían esperar a mañana ya ven como está la noche…

- No, los compañeros nos esperan en los riberos del Tajo por ahí, llegaremos a Portugal, somos los últimos maquis que quedamos, nos han masacrado, estamos solos y tenemos que llevarles esta comida, están tan hambrientos como nosotros. La nieve no importa Julián, no queremos nada más, nunca olvidaremos lo que ha hecho por nosotros… ¡Un abrazo compañero! Y los tres se fundieron en un abrazo…la nieve continuaba cayendo con lujuria fuera de la cocina.

¡ Monumento a todos los que perdieron su vida por la libertad. !

sábado, 15 de enero de 2022

VIDA PARA ALEX ( la carta es una copia de la mandada al Ceadac)

Estimado señor/a del centro de rehabilitación del Ceadac de Madrid. C/ río Bullaque nº 

 Soy la madre de ……………de 31 años de edad que actualmente está en el centro de rehabilitación de Ceadac que usted dirige y le escribo desde el corazón con la esperanza de que me ayude sólo lo puede hacer usted ahora. 

 Mi hijo sufrió un accidente de coche gravísimo y después de más de tres meses en coma profundo y varias intervenciones quirúrgicas en la cabeza continúa con vida. Primero le operaron en Albacete, porque el accidente ocurrió allí y después fue trasladado en la Fundación Jiménez Díaz para más intervenciones .No mejoró en nada y sin esperanzas fue llevado al centro Fundación Instituto San José, un centro de paliativos para vivir sin dolor sus últimos días de vida, me dijeron que moriría pronto, pero allí lleva 4 meses con vida pero sin vivir.

 A pesar de estar en coma, un familiar ha venido diariamente y hablaba con él, como si estuviese despierto ha reído y llorado por mi hijo, mientras cogía sus manos o le llenaba de besos. Ella siempre creyó que mi hijo la escuchaba y un día volvería a hablar, eran todo inyecciones de amor y esperanzas. Yo nunca creí que mi hijo mejorase en nada ya que los médicos me habían informado que no viviría y si lo hacía sería un vegetal… pero Nines nunca se rindió, ella era todo esperanzas… hasta que un día mi hijo despertó desde donde estuviera, abrió los ojos y con esfuerzo dijo su nombre, ese día fue como tocar una estrella, reímos, lloramos, nos abrazamos, le llenamos de besos a él… y desde ese día mi hijo comenzó muy despacio a estar consciente y a hablar, muy mal, pero hablaba y lo entendía todo.

 Viendo que no ha muerto…ahora le han derivado ahí al Ceadac, sólo con un mes de prueba para ver si mejora algo,más Pero a mi hijo como ha mejorado así después de 8 meses en coma, le han puesto una medicación que le tiene adormilado toda la mañana y parte de la tarde, está más activo a partir de las 18 horas. Le van a realizar un TAC el día 17 en la Fundación Jiménez Díaz para ver como se le puede modificar la medicación y que no pase tan sedado toda la mañana que es cuando está ahí en el centro. El diagnóstico le tendré el día 25 de este mes de noviembre, y el mes que le han concedido se termina sin que mi hijo haya podido rehabilitarse en nada por lo sedado y adormilado que está en la mañana.

 Por eso le suplico, le pido con todo mi amor de madre, que le concedan más tiempo de un mes, para que con la medicación cambiada pueda estar por las mañanas más activo y poder beneficiarse de la rehabilitación del centro que usted dirige. Señor, no sé que palabras decirle para que mi petición sea atendida, daría mi vida por la de mi hijo porque lo más duro de esta vida es ver a un hijo así y ver el poco tiempo que tiene para ver si reacciona bien a la rehabilitación que le están haciendo en el centro.

 Por favor, con todo mi dolor le pido que dé más tiempo a mi hijo, para su rehabilitación, no sé que palabras utilizar, solo tengo un dolor infinito y una impotencia que me ahoga. ¡Señor, conceda a mi hijo más tiempo de estancia ahí, porque eso es tiempo de vida…! Y eso es por lo que me he atrevido a escribirle. 

¡Conceda a mi hijo tiempo de vida, ayúdele. No puedo decir más, no sé que palabras utilizar para pedir más tiempo en ese centro, todo está en sus manos !

 ¡Gracias señor, con mi esperanza en usted!