sábado, 4 de febrero de 2023

Saludo de Bienvenida


A ti que has llegado a mi blog, te recibo con una cálida acogida…¡ se bienvenid@! Los relatos que puedes encontrar aquí, son pequeños destellos de mí alma  que me desbordan  en sentimientos, intimistas, llenos de desgarro, belleza, denuncia social… ¡todo aquello que me seduce! donde flamean  y me impulsan a escribirlos sobre el blanco papel, porque si no lo hago, sé que desaparecerán como las hojas bruñidas que llora el otoño hacia el hueco vacío de la nada.

Leer el texto completo

    Dicen que los niños vienen al mundo “con un pan bajo el brazo”, yo no, yo debí venir con folios, lápices y pluma… escribir para mí ha sido siempre una necesidad de mi alma, que me impulsa a abrir la puerta donde se trenzan los sueños y dejar en libertad los sentimientos, labrando el desierto o sembrando el mar, como las sombras y luces del calidoscopio de la vida.Nunca he escrito para obtener el reconocimiento de nadie, pero he obtenido varios premios literarios, publicado en diferentes medios y editado cuatro libros junto a mis alumnos del Taller de Literatura que dirijo: “Huellas en el sendero”, “Agua Fresca”, “La danza de los cometas” y Sentimientos de mujer.  “Como agua de Luna” es mi primer libro en solitario, que ya vuela libre en alas del viento, dejando su huella, escribiendo su melodía de agua en el pentagrama del tiempo. Ángeles Marcos

domingo, 15 de julio de 2018

¡ CUÁNDO MANDA EL CORAZÓN !

¡Hay recuerdos que permanecen por siempre vívidos en un rincón del alma y dejan huellas de luz y de inocencia! Entre mis primeros recuerdos, está siempre la pureza de la naturaleza, los pequeños animales con los que compartí mi infancia y flores, muchas flores.
 Ni siquiera sabía que existía ni un solo niño más en el mundo, porque yo no los veía, pero era inmensamente feliz rodeada de mucho amor.
Tenía un gran jaulón que me había hecho Paco el Cabrero en él tenía diferentes animales, como palominos, ranitas verdes de San Antonio, grillos cantores, tortugas, un bote de hojalata con caracoles y hasta un erizo de púas que se enrollaba como una pelota, les cuidaba, les daba de comer, incluso les sacaba a pasear por las callejas de Malhincada para que les diese el aire y aprendiesen el nombre de las flores… ¡Cuánta ternura siento al evocar lo que hacía!
Además tenía a todas las gallinas y conejos que vivían en el corral, la burra Sabina, que me adoraba y me dejaba peinarla el rabo, los conejos, los cerdos, gatos y dos vacas. 
Un día Cloe, mi gallina favorita con plumas rojas, se fue a vivir con nosotros a casa en una cesta de mimbre, me llenó de alegría, podría cogerla y jugar con ella, solo para mí.… lo peor fue, cuando mi padre me dijo que no podía tocarla ni sacarla de la cesta, porque Cloe, estaba clueca y muy pronto iba a tener pollitos pequeños.
Desde el primer día, fui la guardiana de Cloe, y cada día preguntaba cuánto faltaba para que tuviese sus hijitos, me sentaba cerca de ella y me pasaba el día hablándola y contándola cuentos, canciones…
Cuándo no me veían la cogía un ratito, para jugar con ella y ver si sus hijitos ya habían nacido, pero Cloe, me daba picotazos y tenía que soltarla y se metía corriendo en su cesta con sus huevos.
Al fin, Cloe tuvo a sus hijitos, pero eran feísimos, todos mojados, con los ojos a medio abrir y madre, les daba de comer, pan mojado en vino a cada uno de ellos, esto sí que me alucinó, los polluelos tragaban la miga de pan con vino y luego los colocaba debajo del cuerpo de Cloe… -¿Mama, por qué haces eso? ¿es qué a los pollitos les gusta el vino?...-No, es que esto les da fuerzas y calor para que comiencen a vivir y se hagan grandes y bonitos. ¡Vaya secreto que escuché, era mágico!
Me olvidé de todo, solo veía como los polluelos casi sin pelos, comían el pan mojado en vino, yo estaba alucinada. Cuándo madre se fue, me dijo que cuidase que ninguno saliese de debajo del cuerpo de su madre…¡Era una misión importantísima…! 
Pero, ayyy, yo tenía una mejor idea… y preparé, pan y vino en dos platos, me lo mandaba el corazón y uno a uno, les fui sacando y les llenaba la boca de pan mojado en vino, hasta que lo regurgitaban y cogía el siguiente, para hacer lo mismo… no sé el vino que les pude dar ,mucho,  porque descubrí que era mucho más fácil, darles poco pan y muy mojadito en el vino… 
 ¡Y así hecha esta gran misión de cuidadora, me volví a sentar cerca de Cloe y levantaba su ala de vez en cuando para ver si ya sus hijitos se habían vuelto con plumas amarillas…pero nada de nada, solo estaban dormidos, muy dormiditos!
Cuándo llegó  madre, levantó a Cloe, para que comiese y… ¡Ayyyyy, la que se organizó, los pollitos estaban todos dormidos, como muertos, ni se movían…!y como las madres son muy sabias, me miró muy enfadada y me preguntó qué había pasado… ¡Y yo que era una niña buenísima, dije la verdad, que les había dado pan con mucho vino, para que se hiciesen grandes, fuertes y amarillos…!la azotaina que me llevé fue horrible, ¡había emborrachado a toda la camada de polluelos y se podían morir! Yo lloraba a gritos, me dolía más que se muriesen los polluelos de Cloe, que los azotes que me habían dado.
Madre, preparó un cubo con agua y cogiéndoles por las patas, les metía en él, hasta que comenzaban a espabilarse, cogía uno, otro, volvía a coger a otro… y yo mientras gritaba a pleno pulmón…¡Ayyyyy qué se van a morir los pollitos por mi culpaaaa! 
¡Ayyy que soy una matadora de pollitossss! soy mala, yo solo quería que se hiciesen grandes… y entre mocos y lágrimas me pasé llorando toda la tarde, hasta que llegó mi padre y me cogió en sus brazos y me dijo que yo era una niña muy buena, porque creía que así ayudaría a los pollitos de Cloe…
¡A los polluelos se les pasó la borrachera, se les secaron las plumas mojadas y comenzaron a tenerse de pie ¡Estaban salvados!…Pero el gran trauma de matadora de pollos, me duró varios días, y aún hoy siento la inocencia de mis acciones y la gran borrachera de mis pollitos!

domingo, 24 de junio de 2018

¡ UN S.O.S. DE INOCENCIA !

El gorjeo de las golondrinas me despertó, escuché unos minutos evocando tiempos ya idos, formaban una algarabía que  me incitó a salir de la cama de puntillas, asomada al balcón vi como los polluelos abrían sus picos esperando engullir la comida que sus “madres” ponían en sus voraces bocas… 
Amanecía, miré hacia Gredos, el Almanzor se cubría llameante con los primeros rayos de sol, respiraba paz, pureza, belleza. Estaba en mi pueblo y sentí como mi alma se llenaba de serenidades y armonías, respiré el primer aliento del alba con la plenitud de todo lo que estaba viviendo.
El sonido del móvil en la coqueta, me inquietó, era muy temprano para recibir una llamada.-Con aprensión, pregunté, ¡Diga!. Solo escuché a una persona llorar con inmenso dolor, pero supe quién era, no entendía lo que entre lágrimas me decía y con mucho cariño y palabras llenas de ternura dije.
 -Mario, Mario, tranquilo mi niño, no puedo entender lo que me dices, deja de llorar, para que sepa que te ocurre… Era uno de mis alumnos de clase discapacitado y su amor por mí, es idéntico al que yo siento por él, estos niños son personas con un alma de oro y llena de amor.
En vacaciones me llama varias veces al día, así se siente seguro si sabe ubicarme en el lugar dónde yo estoy…algo más calmado me dijo…-¿Dónde estás? ¡Tienes que venir, tienes que venir ya conmigo! ¡Jose se ha ido! ¡ Jose se ha ido… ¡y las lágrimas, le impedían continuar entre sollozos que me herían el alma!
No entendía bien lo que me quería decir y volví a hablarle con cariño, con infinita ternura para que se tranquilizase, pero él solo repetía…¡-Jose se ha ido y tienes que venir para hacer que vuelva, tienes que hacer que vuelva…! 
 Entonces comprendí algo de lo que decía. Mario llamaba a sus padres Jose y Lola, se refería a su padre y con temor pregunté.- Cariño, ¿dónde se ha ido Jose?- Jose no está, se ha ido, no sé dónde, Jose se ha ido, me han dicho que se ha ido al cielo, porque se ha muerto…¡por eso tienes que venir enseguida para hacer que vuelva conmigo...!
Dios mío, en un segundo entendí lo que me decía y su inmenso dolor…me senté en el suelo incapaz de asumir lo que escuchaba. Su padre era el ancla que mantenía serena la vida de Mario. Era una persona íntegra con una capacidad de entereza y coraje increíbles… 
 Recordé que una vez me dijo que había dos personas en este mundo por las que daría su vida y su sangre, la primera su hijo y la segunda yo, por ver lo que había hecho por su hijo, como le estaba ayudando, como le quería y haber hecho de él una persona casi normal. Mario insistió-
Tienes que venir y hacer que vuelva, que vuelva conmigo…ven, ven. Tienes que hacer que vuelva! ¡Tú sabes hacer todo!
Su confianza en mí es total y le dije…-Mi niño, no llores, voy a ir para estar contigo enseguida, te doy un abrazo de gigante y hablamos, hablamos. Hipando me preguntó. -¿Sí yo me muero estaré con Jose? -Sí le dije sintiendo su dolor, algún día todos estaremos con él…-¡No, no, yo quiero ya…quiero estar con él ya.
-¿Y sí me tiro por la ventana y me muero me voy con Jose? La pregunta me paralizó, conocía a Mario y sabía que era capaz de hacerlo sí él creía que así estaría con su padre al que adoraba, sentí terror, vivía en un séptimo piso y solo pensarlo me desbordaba de pánico.
 -¡No, no cariño, eso no es así, no te acerques a la ventana! ¿con quién estás?- Con tía Carmen que está dormida en el sofá…Pero ella no sabe nada, tienes que venir tú y hacer que Jose vuelva conmigo, ven repetía con angustia, una y otra vez. ¡Tú sabes hacer todas las cosas y quiero que hagas que vuelva papá, tú sabes hacerlo…ven, ven y haz que vuelva Jose!
Nunca pensé que podría vivir algo lleno de terror y separada por 200 km… Mario creía que yo podía hacer algo para que su padre volviese con él, en esos momentos no podía decirle la verdad, que de la muerte no se vuelve, él podía tirarse por la ventana como me había dicho. Con infinito dolor por su sufrimiento y la pureza de su inocencia le dije…-Mario voy a coger el coche y me voy contigo, voy a colgar el teléfono sabes que conduciendo no se puede hablar por el móvil…
-¿Vale mi niño?-Si, si... me dijo más tranquilo, yo te espero en mi casa
El coche devoraba los km por la autopista Madrid Lisboa… pero mi alma divagaba en cómo decirle a Mario, que yo no podía hacer nada para devolverle la vida a su padre. 
 Le había enseñado a vivir, le había sacado del letargo en el que estaba cuando le conocí, era y es la mejor recompensa a la dedicación que tengo con mis chavales, les hago caminar mejor por la vida, les enseño todo lo que pueden asimilar, pero nunca les he hablado de la muerte… ¡y ahora me enfrentaba a esta verdad...!
Solo podía repetir como un mantra...¡ Jesús mío, ayúdame!...No sé como voy a hacer para que Mario entienda lo que es la muerte... Ayúdame, tu que dijiste ¡"Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados! ¡Ayúdame tú a mi mi Dios, para que pueda consolar a Mario!

martes, 15 de mayo de 2018

PALABRAS QUE MATAN

Desde los días más oscuros de mi vida y las noches de negro terror al desnudo, quiero decirte mi Tony, que nunca pensé que tu amor hacia mí, te llevase a esta guerra contra la muerte qué estás batallando.
Todo aparece en mi alma como un hiriente tsunami que me ha llevado a una espera dolorosa, donde quiero abrazar a la fe como mi compañera.
 A veces me imagino que tengo alas de luz y con ellas te envuelvo para que vuelvas a mí, no sé qué hacer, el dolor me ahoga y me envuelve con su negro manto de desolación. Solo sé llorar de impotencia y siento como una mano de hierro me atenaza el alma 
¿Por qué? ¿Por qué no te hice caso cuándo me decías que no ibas a consentir que nadie me juzgase sin conocerme? ¡cuándo sabías que había personas que me estaban haciendo un bullyng asqueroso, increíble, lleno de odio, desprecio y saña con una violación hacia mi espacio y mi intimidad! 
Y yo…yo te decía que tenía las manos muy limpias y mi conciencia igual, porque esa maldita foto que puse en mi entrada de NEVADA DE ALADAS FLORES, estaba en mi poder desde hacía varios años y yo la había utilizado ya en el 2016…
¿Por qué no hice caso a lo que tú me decías? Íbamos en el coche a mi rehabilitación de la columna… y de pronto todo se tornó negro, sé que grité tu nombre, pero el impacto del coche al chocar, me sumió en la noche más negra y oscura que se puede vivir. 
Como entre brumas recuerdo que primero me sacaron a mí del coche, no estaba herida grave, pero tú sí, el SAMUR, te metió en una ambulancia y aunque yo gritaba que quería ir contigo, saber cómo estabas, si vivo o muerto…no me dejaron, un doctor me dijo que los minutos eran oro y vi como la ambulancia se alejaba de mí llevándote a ti en ella. 
Luego llegó la policía, yo no podía ni responder a nada, mi mente y mi alma se habían ido contigo… ¡Bendita policía, benditos los samaritanos que se quedaron a mi lado cuándo moría de terror y benditos los brazos de la persona qué me acunó con amor infinito hasta que otra ambulancia me llevó al hospital. 
Todo aparece en un pasado brumoso, en mi cabeza están las sirenas del SAMUR y la policía…personas anónimas, batas verdes, blancas…y sobre todo un doctor que me llevó a tu lado…¡Y te vi, ¡mi Dios! vivías estabas lleno de cables y botellas de diferentes sueros, pero estabas vivo! Ahí ya me derrumbé, me dijeron que perdí el conocimiento, porque tuve una bajada de tensión. Yo no importaba, eras tú y tu vida…
De madrugada me dijeron que te había dado un ictus conduciendo y nos llevaban a otro hospital que tenía una unidad de ictus. 
Nuevas pruebas y el mismo diagnóstico, ¡un ictus isquémico! ¿Qué lo había causado? Dolor, soledad, terror, mi columna ardía en dolor y sin decirlo a nadie, me tomaba calmantes para que no me apartasen de tu lado…no sé cómo podía estar sin moverme de la cabecera de tu cama, mi amor era mucho más grande que mi dolor…Tac, Resonancia, Escaner, Doppler Radiografías, Holter, analíticas de varias clases incluso la dirección de mi blog en Internet… porqué de eso íbamos hablando cuando te dio el ictus. 
¡Sentía como el terror se agigantaba y mi fe se iba apagando, físicamente no podía más, y psicológicamente era una muñeca de trapo…!
A la mañana siguiente vino el jefe del equipo de neurólogos y una doctora y me dijeron que si yo había sido consciente del odio, el bullyng y el acoso brutal al que había estado sometida por personas adultas, con premeditación y fobia hacia mi persona y un violador que con alevosía había entrado en mi espacio y había violado mi intimidad… 
Dije que sí, y todo por una imagen la tenía en mi poder desde hacía años, que la puse en una entrada y después la quité porque una persona se identificó como su autora, esto lo juraría por Dios, la Biblia e incluso la vida de mi marido que era lo que más me importaba en ese momento…
 Me dijeron que se iba a denunciar este Bullyng porque mi marido había tenido una lesión isquémica aguda, debido a la angustia y estrés producido por las palabras de acoso, odio, saña y desprecios de  personas hacia mí, él como médico, testificaría el Bullyng de odio severo que se me había hecho con total impunidad causado el ictus de mi marido,  porque era su deber y su ética hacelo.
-No quiero hacer daño a nadie, les dije, nunca lo he hecho, confío en la justicia divina que es la que recoge cada lágrima derramada por inocentes, solo quiero que mi marido se recupere. 
-Usted no hará daño a nadie, será la justicia... la vida de su marido está en  peligro y no sabemos que daños puede haber sufrido, y la causa está como ya la he dicho, en este acoso de odio hacia usted, nosotros no podemos ocultar esta verdad y debemos denunciar a cada acosador que se prepotenta en nuestra sociedad. No se preocupe ahora por nada, nosotros lo haremos todo, están ustedes en las mejores manos. Ya hablaremos de esto cuando los dos se encuentren mejor.
Continúo teniendo mucho miedo, mucho, me llora el alma de soledad y frío, estoy muy cansada, no puedo más, solo deseo acurrucarme en los brazos de Tony y dormir, dormir, secar mis ojos de lágrimas… ¡ pero esto no sé cuándo llegará!

jueves, 19 de abril de 2018

¡ NEVADA DE ALADAS FLORES !

Una vez al año y sólo por unos días, el Valle del Jerte (Cáceres ) ve como sus colinas aparecen nevadas de aladas flores blancas. Cuándo comienzan a desaparecer las nieves de las cumbres, de las estribaciones de la sierra de Gredos, (Candelario, Tornantos, y San Bernabé ). 
Otro blanco albar se extiende por sus laderas, el blanco puro y aromático de la flor del cerezo, qué crece con lujuriosa belleza en todas las laderas de las sierras que bajan hasta el valle por dónde discurre el río Jerte de cristalinas aguas.
Este milagro es uno de los mejores regalos que la naturaleza nos puede ofrecer cada año, es la belleza al desnudo, más de dos millones de cerezos, florecen al unísono abriendo sus flores de nata, formando un paraíso idílico de blanca pureza que ha sido declarado “Fiesta de Interés Turístico Nacional”. Ocurre entre la última semana de marzo y las primeras semanas de abril, según hayan sido las heladas y las nieves del invierno.
Los cerezos en flor, forman un paisaje de ensueño, con sus flores de nata junto a diferentes gargantas de agua que nacen en las sierras y van a desembocar al río Jerte.
Este año la floración ha llegado algo más tarde debido al frío invierno...
Los almendros están ahora ya en plena floración (18 de abril), el agua mana a borbotones por sus gargantas y la vegetación surge espontanea en este paradisiaco lugar, donde la floración de los cerezos sólo ocurre unos 15 días al año, pero su belleza atrae a muchos turistas incluso de fuera de España.
Los hombres del Valle del Jerte aprendieron de los moriscos el secreto del regadío y bien se puede afirmar que han convertido un accidentado paisaje por su orografía, en una productiva huerta hecha en bancales qué suben desde la ribera del río hasta la alta sierra.
Esta maravilla surgió en el siglo XVII, cuándo una plaga en los castaños, qué eran la flora autóctona del lugar, acabó con muchos de ellos, lo que produjo la extensión máxima de los cerezos, qué continúan creciendo hasta nuestros días.
Esta es la versión real de lo ocurrido.
 Después surgió la poética leyenda, qué está unida a su encanto nevado, produciendo sentimientos que cosquillean en el alma como alas de ángel.
La leyenda, cuenta que un zar ruso, quiso buscar un refugio de descanso en el Valle del Jerte, (como nuestro emperador Carlos V en Yuste, monasterio que se puede visitar en este recorrido) Y para que su esposa no añorase las nieves de su amada Rusia, decidió simularlas una vez al año a través de las flores del cerezo. 
  Ficción aparte, la presencia de los cerezos en el Valle del Jerte está ya documentada desde antes del siglo XVII, ya en el año 1352, emisarios del rey de Navarra relataron como era este maravilloso lugar, al qué compararon con el Paraíso Terrenal.
En declaraciones a Europa Press, Eugenio Rodríguez ha descrito la floración del cerezo como EL MAYOR JARDÍN DE ESPAÑA CUIDADO POR EL HOMBRE. 
Entre paisajes de cerezos, castaños, robles se conoce y se camina por la ruta de los antiguos cordeles de trazados medievales o por las bien conservadas calzadas de la época romana, y puentes renacentistas, todo ello dentro de las once mancomunidades del Valle del Jerte, qué comienzan en el puerto de Tornavacas, donde nace el río Jerte y termina en el Piornal, desde donde se obtienen las mejores fotografías del Valle.
Se calcula que más de 150.000 personas visitan cada año este despertar de los cerezos en flor, donde solo se escucha el rumor del agua, el zumbido de las abejas que liban sus flores, la brisa susurrando entre los cerezos...¡todo es armonías y purezas! todo son sentimientos y emociones que cada persona los vive desde el alma.
¡El Valle del Jerte es un lugar de peregrinación obligada para todo aquel qué disfrute de la magia de la naturaleza y se identifique con ella, para aquellos que amen el silencio desde donde se conecta con el alma, porque guardará en el ángel azul de la memoria todo lo que ha visto y vivido,  la belleza al desnudo!

miércoles, 11 de abril de 2018

UN ESPERMATOZOIDE EN LA NOCHE

¡Todo lo narrado es realidad!
En el reloj de la torre de la iglesia dieron las dos de la madrugada y su voz de acero se expandió por todo el pueblo cómo venía haciendo desde hacía 200 años. Pilar escuchó las dos campanadas y pensó que era ya muy tarde, llevaba casi cuatro horas trabajando con su ordenador y decidió cerrarle e irse a dormir.
Como cada noche, abrió la terraza de su estudio, el frío aire de la madrugada la impactó en el rostro. Con dudas encendió el último cigarro del día… aspiró con deleite el humo y pensó como siempre, que debía dejar de fumar, pero era una auténtica guerra la que mantenía contra el tabaco con batallas unas veces ganadas y otras perdidas, solo esperaba que un día el tabaco ondease una bandera blanca de rendición y ella ganase la guerra.
El silencio se había adueñado del pueblo y todo parecía dormitar en esa hora de la fría madrugada. De pronto, vio como un gran objeto se desplazaba sigilosamente por el cielo de la noche, a poca altura, era enorme.
 Debía haber atravesado los cerros del pueblo y al salir de ellos fue cuando le vio.  
Emitía una blanca luz transparente y de él salía un flagelo, que se movía al unísono, era como un gran espermatozoide gigante. Asombrada por lo que estaba viendo, cogió su móvil y comenzó a hacer fotografías al objeto, despertando a su marido para que lo viese también

Pilar, estaba como hipnotizada por el objeto que veía y su luz albar transparente, avanzaba con movimientos unísonos, casi rítmicos y no emitía sonido alguno, era incomprensible que se deslizase así por el cielo de la noche, pasó por delante de ellos y pudieron verle con total claridad, era hermoso, lleno de belleza y armonías, ella nunca había visto nada semejante, aunque, había tenido algunas experiencias con objetos que sobrevolaban los cielos.
Continuaron mirándole, no podían precisar a qué distancia volaba, ni a la que estaba de ellos el objeto… y de pronto, al llegar a una antena enorme de la telefonía del pueblo se detuvo, y sin saber cómo descendió sobre ella iluminándola como si fuese de día y... desapareció, se mimetizó con ella. Pilar quedó confusa, con un asombro sin límites ¿qué había pasado?¿dónde estaba el objeto que ellos estaban viendo con su infinita luz? asombrados los dos, estuvieron esperando  más de una hora, anhelando que saliese de la antena y poder verle de nuevo… los minutos pasaban y solo el silencio y el frío llenaban el presente.
Cansados de esperar, cerraron la terraza…haciéndose preguntas, para las que no tenían ninguna respuesta. Habían vivido una experiencia que había durado varios minutos, fuese lo que fuese ese objeto, había quedado una huella en sus almas, de incomprensión y asombro
¡Pilar no pudo dormir, reviviendo lo que había visto y como había desaparecido ante sus ojos, ignoraba que era pero no tenía ninguna duda, lo que había visto no pertenecía a nuestro mundo!

martes, 20 de febrero de 2018

UNA VOZ DESDE EL FUEGO

Era Jueves Santo, la primavera había tendido su verde manto y había pintado de colores todos los lugares donde renacía la vida, el cielo era luminoso y azul, el sol con sus rayos bruñidos llenaban el día de armonías y calidez. 
Habíamos comido al sol en el chalet de Rafa y Ana, la sobremesa invitaba a cerrar los ojos y dejarse acunar por el sol y la brisa, que lo llenaban todo. Tony, Rafa y Ana, se pusieron a jugar a las cartas, y yo decidí ir al pinar cercano a buscar espárragos trigueros...
Respiraba a pleno pulmón toda la energía y luz que sentía en el aire, la vida brotaba plena en todo el pinar, era mágico ver como los rayos del sol, jugaban con las copas de los pinos y dibujaban en la tierra figuras de luces y sombras… me abracé a varios pinos de tronco inhiestos y sentí su fortaleza y vida. 
Cuándo ya había cogido un manojo grande de espárragos decidí volver, el sol iba avanzando y en el pinar se sentía el frescor de la tarde y yo soy muy friolera.
Al volver, los tres continuaban jugando a las cartas y después de reírse de mi gran manojo de espárragos trigueros, les dije que me metía en casa al fuego de la chimenea porque tenía frío
Los troncos de encinas, continuaban encendidos, los agrupé y muy pronto las brasas comenzaron a arder, me encanta ver el fuego de una chimenea y ver como al chocar los troncos, despiden miles de chispas de luz, es algo que guardo en la memoria del alma desde niña, porque veía a mi padre hacerlo para avivar el fuego… 
Sin saber cómo, las llamas que comenzaron a brotar eran totalmente malvas… pensé que habían echado algo en las cenizas y por eso el fuego salía así, cada vez las llamas tomaban más fuerza y continuaban siendo malvas, violetas, moradas…
No era lógico y salí a preguntar a los tres que habían echado al fuego, para tener ese color. No me creyeron y entraron en el salón para verlo, atónitos, no comprendíamos como el fuego surgía con esos colores.  
Rafa, separó los troncos de encina, cada uno continuaba ardiendo en tonos violaceos, los volvió a juntar, las llamas continuaban igual, emitiendo sus llamas con el color malva como fondo.
Ellos, se quedaron ya jugando dentro del salón y yo junto al fuego que me tenía hechizada…¡era maravilloso! ,nunca había visto un fuego así, los distintos matices del malva, ardían con fuerza, el malva es mi color favorito y verle en una hoguera me parecía mágico. 
 De pronto, ocurrió algo que no sé explicar, porque me ha ocurrido bastantes veces sin saber cómo sucede. En mi alma sentí que alguien me hablaba y me decía…¡Jaime se está muriendo! me asusté, porque yo no estaba pensando en Jaime, pero la voz volvió a sonar en mi alma…¡Jaime se está muriendo!
Estaba muy asustada porque me daba mucho miedo esta premonición y les dije con dolor a los tres…¡-Jaime se está muriendo, se está muriendo!
-No dijo Ana ayer estuvimos nosotros a verle, continúa igual. -No Tony, vamos a verle, deja las cartas, que se está muriendo…Mi marido me conoce y sabe que cuando tengo una premonición fuerte, está se cumple casi siempre. Ana que también me conoce dijo-Sí lo dice Nines yo también me voy con ellos… y Rafa se unió a nosotros sin creerlo del todo.
El coche corría veloz devorando los kilómetros que nos separaban de la clínica privada donde Jaime estaba ingresado, tenía una ELA y se encontraba muy mal desde hacía dos meses. Cuando llegamos, le habían puesto sentado en un sillón, porque así respiraba mejor, estaba muy mal. Carmen, su mujer se abrazó a nosotros y nos dijo muy bajito que era ya el final. Los dos eran amigos nuestros desde hacía varios años. Jaime ya no podía hablar todo lo escribía en una libreta que llevaba colgada del cuello.
  Abrió los ojos al sentir que alguien entraba en la habitación, nos sonrió débilmente y al encontrarme con sus ojos supe lo que quería…¡lo había hecho tantas veces para tranquilizarle...! -¿Quieres que te dé una sesión de reiki? le dije, él asintió con la cabeza y todos salieron de la habitación dejándonos solos. 
Me puse detrás de él y con todo el amor que llenaba mi alma, comencé la sesión, lloraba, sabía que me estaba despidiendo de él y él también lo sabía… No sé el tiempo que pasó, cuando terminé, me puse delante de él, Jaime lloraba silenciosamente, me cogió las manos y cogiendo su libreta escribió…
-¡QUE PAZ ME HAS DEJADO! 
Fueron sus últimas palabras, ya no volvió a escribir nada más... se quedó adormilado, muy tranquilo y murió a las dos de la madrugada…¡La voz del fuego nos había avisado para estar junto a él en sus últimas horas...!