miércoles, 21 de febrero de 2018

Saludo de Bienvenida


A ti que has llegado a mi blog, te recibo con una cálida acogida…¡ se bienvenid@! Los relatos que puedes encontrar aquí, son pequeños destellos de mí alma  que me desbordan  en sentimientos, intimistas, llenos de desgarro, belleza, denuncia social… ¡todo aquello que me seduce! donde flamean  y me impulsan a escribirlos sobre el blanco papel, porque si no lo hago, sé que desaparecerán como las hojas bruñidas que llora el otoño hacia el hueco vacío de la nada.

Leer el texto completo

    Dicen que los niños vienen al mundo “con un pan bajo el brazo”, yo no, yo debí venir con folios, lápices y pluma… escribir para mí ha sido siempre una necesidad de mi alma, que me impulsa a abrir la puerta donde se trenzan los sueños y dejar en libertad los sentimientos, labrando el desierto o sembrando el mar, como las sombras y luces del calidoscopio de la vida.Nunca he escrito para obtener el reconocimiento de nadie, pero he obtenido varios premios literarios, publicado en diferentes medios y editado cuatro libros junto a mis alumnos del Taller de Literatura que dirijo: “Huellas en el sendero”, “Agua Fresca”, “La danza de los cometas” y Sentimientos de mujer.  “Como agua de Luna” es mi primer libro en solitario, que ya vuela libre en alas del viento, dejando su huella, escribiendo su melodía de agua en el pentagrama del tiempo. Ángeles Marcos

lunes, 24 de abril de 2017

¡ UNA CIGÜEÑA LLAMADA CARAMELO !

¡Cómo un eco escondido de mi alma, con mis primeros recuerdos, está Caramelo! Caramelo fue una cigüeña blanca que mi padre encontró herida en las barranqueras de Santa María, con una pata y un ala rota y la trajo a casa para curarla. ¡Recuerdo la alegría que tuve al verla y las lágrimas que lloré al ver que tenía “mucha pupa” con sangre...!
Mi padre la limpió y  entablilló el ala y la pata, y yo, me convertí en su amiga  y donde yo estaba, estaba Caramelo en una cesta de mimbre que él la puso como nido, con una vieja toalla, y yo llené de flores para que estuviese contenta... ¡me movía con la cesta y la cigüeña por todas partes de nuestra huerta y las de otros vecinos!
¡Dios, era un gozo hablar todo el día con ella, que me miraba con sus ojos pardos, tenía las plumas blancas y negras, sus patas rojas y su picudo pico también rojo… 
La llevaba comida, la cantaba canciones y me llenó de felicidad durante unos dos meses! Hasta que se fue curando y poquito a poco comenzó a caminar, y a intentar volar. Estaba más fuerte y casi curada, hasta que un día, entre mis lagrimas, mocos y risas levantó el vuelo… ¡y la vi como se alejaba por el azul del cielo desde los brazos de mi padre!
Si ya admiraba a las cigüeñas que vivían en la iglesia derruida de Malhincada, desde que tuve a Caramelo, me enamoré totalmente de ellas, y me pasaba el día mirando al cielo, para ver si volvía conmigo… ¡pero ella nunca regresó! y me quedó una herida que siempre he sentido en mi alma, la quise más que a cualquier otro animal que tuve en mi infancia.
Y en mi inocencia, cualquier cigüeña que veía volar, la llamaba a gritos ¡ven Caramelo, baja conmigo, veeen…! hasta que llorando decía que me había olvidado... y me refugiaba con los caracoles que tenía en una bote de hojalata...
 Porque como caminaban  despacito, sabía que ellos no me dejarían nunca,  yo era más rápida y les devolvía al bote, cuando destilando su baba, se alejaban un poco de mí…
¡Qué poco podía saber una niña de tres años, que muy cerca de donde ella vivía, a tan sólo 15 Km había un pueblo, conocido como “El pueblo de las cigüeñas”!
El pueblo de El Gordo ( Cáceres) está en la autopista de Extremadura. En el Km 163, hay que desviarse y a 4 km está el pueblo, con la mayor colonia de cigüeñas de España, más de 400, en un pueblín de menos de 300 habitantes. 
A la entrada, un cartel señala la efemérides: "Villa del Gordo, el pueblo con la mayor colonia de cigüeñas de España. "El Gordo es uno de estos pueblos olvidados por todos. Excepto por las cigüeñas y por los ornitólogos que vienen de todas partes para verlas. La cigüeña blanca ha sido declarada en 1981 especie protegida, y está incluida en los catálogos nacional y regional de especies amenazadas.
En toda la depresión del Tajo extremeño, siempre hubo cigüeñas. Pero fue a partir de 1963 cuando las grandes aves eligieron a este pueblo como el lugar preferido para su estiaje. 
Se había construido el embalse de Valdecañas, con  grandes extensiones inundadas, y tenían mucha comida. Tienen sus nidos por todo el pueblo, casas, iglesia, ayuntamiento, postes de Iberdrola, Los nidos pueden alcanzar a veces un espesor de casi 2 metros y con un peso que puede llegar a más de 500 Kg. Proporcionando verdaderos problemas muchas veces, debido a la magnitud y el peso de sus nidos.

Una cigüeña puede llegar a tener dos metros de envergadura y pesar hasta cuatro Kg. Las cigüeñas se emparejan para toda la vida, y si uno de los dos muere, el otro queda solo por siempre. 
 Hacen el nido entre los dos, el macho realiza la mayor parte del trabajo, quedándose la hembra en él, donde entrelaza las ramas y forra su interior. A partir del 15 de marzo, la hembra pone de 2 ó 6 huevos, y la incubación es de 32 a 34 días. El sonido que se oye por el pueblo, es el sonido típico de las cigüeñas llamado crotoreo o “machar el ajo”.
Lo hace cuando está en celo, o simplemente cuando llega al nido, o para “saludar” a las otras cigüeñas.
Ya no emigran del pueblo, los cálidos inviernos las retienen en este lugar de belleza increíble, y comida en abundancia.
Se han creado nidos artificiales para que los habiten y alejarlas de los lugares donde pueden hacer daño con sus grandes nidos y excrementos.Muchas veces he ido a El Gordo, para verlas, y aunque son muy tímidas, se han acostumbrado a los humanos y se las puede ver de cerca, con sus zancudas patas rojas, buscando comida por las riberas del embalse…
¡Y me gusta imaginar que algún hijo o nieto de Caramelo, habita allí, entonces siento que en esa parte de niña de mi alma brillan pequeñas estrellas de luz que me acarician con ternura…!

domingo, 2 de abril de 2017

¡ EL DON !

¡A ti, mi ángel desconocido!
Hace 7 años, descubrimos un lugar maravilloso, escondido y de muy difícil acceso, en una de las gargantas que nacen en los neveros de Gredos .Allí es posible pescar alguna trucha, nadar sin más compañía que la naturaleza con sus aguas cristalinas y sentir la armonía y la belleza del lugar.
 Nunca hemos encontrado allí a nadie y consideramos el lugar como algo nuestro, nuestro refugio secreto.
Aquela tarde decidimos ir a nadar. Yo caminaba con precaución por mi rodilla operada que aún me dolía bastante. Iba pisando con cautela entre las piedras porque no existe un camino .Tony había vuelto al coche porque se nos había olvidado la botella del agua, pero yo continué adelante. 
Y al llegar, me sorprendió ver a una persona en “mi lugar” era la primera persona que veía allí. Di las buenas tardes y me puse como a unos 5 metros de él, porque estaba pescando y esta es la distancia que hay que dejar con quien pesca.
El hombre, casi un anciano me miró y me dijo…¡Vaya cicatriz que la han hecho en la rodilla! Yo llevaba un pantalón corto y se veía perfectamente. A continuación me dice, la han operado tres veces ¿verdad?, yo alucié, ¿cómo lo sabía si solo se ve una cicatriz? y agrega
 - La continúa doliendo ¿no es cierto? y la va a dar igual, porque el daño no le tiene en la rodilla. Yo pensé que no sabía lo que decía, solo quería hablar y me callé, él continuó…
- Está en una torcedura que tiene mal cicatrizada en el tobillo y le comprime el nervio que le desvía el menisco y con él la rótula... y me nombró músculos y nervios que efectivamente van por la pierna. Yo estaba super alucinada el anciano sabía lo que hablaba...y Tony sin llegar…
De pronto, se levanta de su lugar y se pone a mi lado de rodillas y me dice sonriendo-¿Usted confía en mí? Yo asombrada le contesto -¡Qué no le conozco de nada y no tengo motivos, para confiar ni desconfiar de él… Aquí aparece Tony y le dice lo mismo que a mí… y sin mediar más palabras, me quita la zapatilla de deporte, coge mi pie entre sus manos, se las moja en el agua y presiona en un determinado lugar, diciendo, aquí está el mal…¡aquí!
 Al mismo tiempo no sé que hace con mi pie, le estira, le retuerce, le voltea le comprime y suenan los huesos… cata crac-crac-crac, crac...pie, rodilla, cadera…  yo que le estaba mirando veo como le cambia la cara, ¡no parecía el mismo hombre! todo ocurrió en unos segundos, no podía ser…mis huesos habían sonado como una orquesta de rock de miles de decibelios y no me habían dolido nada… 
Y me dice sonriendo -Ahora será cuando se cure su rodilla de una vez ¡ya está usted bien!
Con asombro sin límites, sin ningún dolor, le pregunto que quien es él, ¿médico? ¿fisioterapeuta?... por las palabras concretas de los músculos, nervios y tendones de la pierna que solo son conocidos si se estudian 
Y nos dice sonriendo…- No, yo lo que tengo es un don…-¿Un don? Pregunto yo ¿Y en que consiste ese don?- Veo el mal de algunas persona y sé si puedo curarlo, yo me quedo con el mal de la persona y luego lo expulso…¡y así quedan curadas...!
Era increíble creerlo, pero lo cierto era que mi dolor de rodilla había desaparecido y me sentía fenomenal… Le pregunté cómo se llamaba, donde vivía y si tenía que pagarle algo, es que no sabíamos que hacer, fueron unos minutos increíbles… y Tony preguntándome
-¿Pero no te duele nada cariño? No, no me dolía nada…¡Pero si te han sonado todos los huesos de la pierna...!El anciano nos sonrió y deseándonos mucha felicidad, recogió sus cosas y se marchó, en silencio, dejándonos aturdidos e incrédulos por lo que habíamos vivido.
Cuando volvimos al pueblo llame a mi prima y se lo conté todo…¡Ella me llamó de todo menos bonita, que yo había sido una inconsciente, que si podía haberme estropeado la operación de la rodilla, que era la tercera, que en mi pueblo nadie había que se llamase así, ni hiciese nada parecido…!
Me metió tanto miedo, que yo comencé a pensar que podía tener razón… y a la mañana siguiente cogimos el coche y nos vinimos a Madrid a ver a mi traumatólogo de la Ruber y decirle lo que me había ocurrido.
Mi doctor me escuchó con verdadera atención y curiosidad y me dijo. -Voy a hacerla una radiografía para su tranquilidad, pero yo creo totalmente en personas que tienen ese Don… 
El móvil de Tony sonó en ese momento y le dijo que se saliese de la consulta, que él quería que le relatase bien lo que había visto y vivido con el anciano, porque sabía de personas que tenían ese don, pero nunca se había encontrado con nadie que hubiese hallado a alguno de ellos, como a mí me había ocurrido.
Mi rodilla estaba y está perfectamente bien, no sé quién pudo ser ese anciano, pero lo que no dudamos ni mi médico ni nosotros, es que tenía el don que decía…¿Quién fue? ¿Qué hacía en nuestro lugar escondido? ¿Por qué me eligió a mí?

jueves, 16 de marzo de 2017

DESDE LA MEMORIA DEL AGUA

El día se iba desvistiendo de sus velos de luz en el ocaso púrpura y escarlata, el sol huía fugitivo hecho una brasa roja que rielaba sobre el agua prisionera del río Tajo en una estela difuminada de fulgores centelleantes. 
Sus aguas quietas y estancadas están llenas de rumores, de hechizos y susurros, que se agigantan en el anochecer en ecos de suspiros y lamentos tristes que conectan sus almas, con otras almas para que sepan de sus lágrimas en un vano espejismo de recuperar su identidad masacrada…
En la lejanía adivino el lugar donde estuvo ubicada la Ébora de los celtas, y sobre este castro años más tarde la ciudad de Augustóbriga, en la Lusitania romana. 
Situada en medio de los vetones, en el camino de Emérita Augusta a Toletum la población celta de Ebora fue cambiada de nombre por los romanos cuando fue conquistada, dándole el de Augustobriga por pertenecer al emperador Augusto y el sufijo "briga" por ser palabra celta equivalente a ciudad.
Augustobriga obtuvo la ciudadanía el año 74 d.d.C. con Vespaisano. Conquistada por visigodos, árabes y reconquistada por los cristianos, dio lugar muchos años después al municipio de Talavera la Nueva, o Talaverilla .
En 1963 este pueblo dejó de existir, fue inundado para construir el embalse de Valdecañas sobre el río Tajo…y sus habitantes tuvieron que dejar su pueblo, sus casas, sus tierras, sus muertos enterrados en el cementerio cubierto por toneladas de hormigón para preservar los huesos de las tumbas. 
Los talaverinos, desnudos de recuerdos, lo dejaron todo bajo el agua, y comenzaron sus vidas en otro lugar sin pasado, sin el calor ni el cobijo del lugar donde estaban sus raíces, el lugar donde nacieron... ¡Y las lágrimas fluyeron desde las almas de todos con la melancolía de tener vacías de recuerdos sus vidas!
Con esta inundación, de los restos arqueológicos que tenía el pueblo, solo se salvaron la Columnata del pórtico de Curia de Augustobriga, (es el único conservado en todo el mundo romano) y conocido como "Los Mármoles" (siglo II) ya que aunque está hecho de granito, estaba recubierto de un estuco de trozos de vidrio que recubrían las estrías de los fustes de las columnas y brillaban como si fuesen de mármol.
 (Los demás restos arqueológicos, que son muchos, permanecen bajo el agua y algunas veces cuando en verano descienden las aguas del embalse, aún pueden encontrarse alguna moneda romana o trozos de sigilata (cerámica) pertenecientes a Augustrobiga... ¡yo los he encontrado!
Tambien salvaron tres columnas del templo de la Cilla, consagrado a Júpiter Óptimo Máximo ( en 1936, este lugar sirvió como cárcel para presos políticos). 
Los Mármoles y las tres columnas, fueron trasladados, y recostruidos piedra a piedra, en un promontorio sobre el río Tajo en la EX-118, que une Navalmoral de la Mata (mi pueblo) con Guadalupe ( Cáceres)
Estoy junto a ellos, es uno de los lugares de mi tierra que más me hacen sentir un mundo de sentimientos desbordados donde mi alma vibra y conecta con lo que me rodea… El viento amigo, me acaricia y me trae rumores ya conocidos, escucho el llanto silencioso del agua prisionera del río Tajo, privada de la libertad de fluir, bajo millones de metros cúbicos para ascender a las nubes, y caer después en gotas de lluvia cantarina sembradora de vida.
 Llora el agua en un murmullo de silencioso dolor, como un lamento herido con su voz de agua, con su alma de agua y a su llanto de tristeza, negra y fría se une al lamento desgarrado de cientos de encinas que perdieron su sangre y sus vidas taladas sin piedad…
Por eso las aguas del pantano aparecen entintadas de rojo muchas veces…¡Por eso en las noches de luna llena, aún se las puede ver intentando levantar hacia el cielo sus esqueletos de ramas calcinadas, para señalar el lugar donde fueron asesinadas y perdieron su sangre y su vida en silencios desgarrados…!
Por eso se escucha el llanto triste de los muertos enterrados bajo hormigón, porque nunca jamás nadie pondrá ya un ramo de flores sobre sus frías lápidas sepultadas…
 Por eso también el viento trae el tañido de dolor que desde las ruinas de la vieja iglesia dinamitada, llora silenciosamente, porque ya sólo es una mole deformada de piedras donde nunca jamás verá a ningún niño volver a jugar en la plaza del pueblo, mientras ella les vigilaba desde la atalaya de su campanario…
¡Y todos estos ecos se pierden ahogados... donde el tiempo parece haberse detenido y Los Mármoles son el único amigo que les queda de todo un pasado que está enraizado bajo la memoria del alma del agua.
La belleza de los mármoles es única y el alma llena de paz, conecta con otros tiempos ya idos! 

miércoles, 1 de marzo de 2017

DAÑOS COLATERALES

La tarde había sido una brasa de fuego, el sol había brillado con lujuria y bajo sus rayos todo el campo se humillaba ante su oro líquido que fluía con fulgores bruñidos de llamas.
Ahora el ocaso cercano, hacía que sus rayos fuesen más débiles y la vida aletargada por el calor, renacía en sonidos y rumores que llenaban el alma de una dulce paz. Tony y yo habíamos estado nadando en una de las gargantas que nacen en los neveros de Gredos.
Todas las gargantas fluyen entre enormes rocas de granito, colosos cíclopes que pregonan los eones de tiempos arcanos, y gigantescos cantos rodados de cuarcita, que hacen que el agua que fluye, quede retenida en su descenso en innumerables charcos donde en sus cristalinas aguas nadan truchas y barbos con bandadas de alevines.
¡ Es mágico nadar en esas aguas de espejos, donde se bebe la pureza albar de un entorno virgen y el silencio es roto solamente por el rumor del agua que entona su canción desde su alma de agua!
Ahora, tumbada sobre la arena de su cauce, meditaba con los ojos cerrados esa paz y ese silencio, roto solo por el estridente chirriar de las cigarras y el rumor cantarín del agua corriendo entre piedras y torrenteras, bebía la inmensa energía del lugar y del momento.
¡Me sentía unida como por un cordón umbilical a toda la naturaleza que se me ofrendaba virgen y llena de sensaciones!
De pronto, otro sonido me hizo abrir los ojos…era un extraño crujir que en el momento no supe identificar, tan solo al aumentar su intensidad y oler el aire, creí reconocerle y le dije a Tony que continuaba buceando en el agua…
 -Tony, creo que algo se está quemando, huele a humo y escucho un crepitar de fuego... Él salió del agua, subió rápido por el talud de la garganta para ver lo que era. Y de pronto me gritó: ¡Métete en el agua, vete al agua! si, es fuego y está muy cerca.
¡Dios! como me asusté, hice lo que Tony me decía y al mismo tiempo le gritaba que volviese conmigo, que se metiese también en el agua. Él bajó rápido, cogió el móvil y se metió en el agua  abrazándome con dulzura para tranquilizarme, mientras avisaba a la policía de mi pueblo (no sabíamos el número de los bomberos) diciendo el lugar donde estábamos atrapados y que un fuego avanzaba hacia nosotros sin saber lo inmenso que era...
Los minutos pasaban lentamente, ya veíamos las llamas, el horror nos llenaba, el campo estaba totalmente seco y el fuego lo engullía con sus llamas en un verdadero infierno.
De pronto desde unos metros más abajo, apareció un bombero que con sus palabras nos llamaba tranquilizándonos  y se acercaba a nosotros… 
Me cogió de la mano y le dijo a Tony que le siguiera… saltando entre las piedras salimos del cauce de la garganta alejados del fuego, entonces lo vimos...
Era horrible, brutal, el voraz incendio se elevaba como una pared ante nosotros y vimos como tres encinas ardían en un holocausto de horror, encinas centenarias que son un distintivo de las dehesas extremeñas.
Los bomberos ya estaban intentando apagar el fuego, mientras nuestro salvador y otro más nos tranquilizaban y nos hacían algunas preguntas… nombre, DNI, teléfono, si habíamos visto a alguien por allí…Cuando volvimos a casa, el fuego estaba casi extinguido, gracias a la rapidez con la que Tony les avisó pudieron apagarle pronto… ahora faltaba inspeccionar si había sido provocado y desde donde.
Nuestro amigo el bombero nos dijo que nos llamarían para informarnos si descubrían algo y así fue.
¡Era increíble! un visón, se había subido a una columna del tendido eléctrico quizá para cazar a un pájaro y había hecho un corta circuito, mientras él caía al suelo hecho una bola de fuego que prendió el pasto y provocó el incendio… (El animal aparecía carbonizado junto a una columna del tendido eléctrico)
Yo recordé la alegría que senti cuando escuché hace unos dos años que unos ecologistas asaltaron una granja de visones en las cercanías de Madrid y les pusieron en libertad…
Ahora esos visones que no han podido ser cazados, viven en el entorno de la comarca de La Vera, un lugar maravilloso que les brinda protección y un hábitat muy similar al que ellos necesitan, se reproducen con mucha rapidez, y están ocasionando varios problemas imprevisibles.
¡Daños colaterales! de unos animales que han recobrado su libertad porque nunca debieron estar enjaulados...¿Qué están haciendo ahora...? Los animales solo viven como su instinto les dicta...y no son culpables de nada.
¡ Mas para mí, el horror de ver arder a tres encinas de mi tierra me lacera el alma!

miércoles, 22 de febrero de 2017

¡ A 72 CENTÍMETROS BAJO TIERRA !

En el cerro de la Muela, bajo las ruinas de la cripta de la Virgen de la Muela, en Driebes (Guadalajara), cerca de la frontera con la Comunidad de Madrid, se ha hallado hace unos días una ciudad romana, se cree que es la ciudad romana de Caraca, de la que se tenían noticias de su existencia pero se desconocía su ubicación. 
Se trata de una villa de la época carpetana datada entre los siglos IV a.C. y II d.C. Una ciudad romana situada a 70 centímetros bajo tierra en perfecto estado de conservación, que estaba dedicada a la extracción del yeso.
Los primeros indicios de la riqueza arqueológica del terreno llegaron con las obras del canal de Estremera. En 1945 se descubrió el llamado 'tesoro de Driebes', un lote de piezas de orfebrería del siglo III a.C. con un peso de 13,8 kilos de plata que incluía pesos, lingotes, sortijas, fíbulas o monedas y que actualmente está expuesto en el Museo Arqueológico Nacional, pero no se investigó más el lugar.
Los expertos creen que éste es un hallazgo "revolucionario" que "puede cambiar los libros de historia… se están realizando los trabajos para que la ciudad resurja bajo la tierra que la cubre por un equipo multidisciplinar de investigadores y arqueólogos.
 La ciudad romana de Caraca, es una gran urbe de unas 12 hectáreas de superficie, con sus calles, el foro, termas, viviendas y templos.
Los trabajos empezaron en octubre y gracias a la utilización de tecnología como el georradar 3D, ha sido posible VER la ciudad que está bajo tierra con toda perfección
El georradar 3D, permite ver lo que hay bajo tierra hasta 1,5 metros sin necesidad de excavar.
 Bajo las ruinas de la ermita ubicada en el cerro de la Virgen de la Muela, donde se iniciaron las prospecciones, hay un templo que formaría parte de una ciudad romana de importantes dimensiones, que "se cree es de origen carpetano de entre los siglos IV antes de Cristo y II después de Cristo".
El georradar 3D ha confirmado la grandeza de este hallazgo, una ciudad romana con urbanismo propio en la que se observan con claridad espacios públicos como un foro porticado, las avenidas principales, termas o un mercado. 
Lo más llamativo es la presencia de un acueducto de características similares al de Segóbrica (Cuenca), que debía medir unos tres kilómetros y de los que se han localizado 112 metros de canalización de hormigón romano conservado totalmente, con cabecera en el manantial de Lucos, también situado en Driebes. La construcción de este tipo de obras iba en consonancia con la monumentalización de las urbes con estatus municipal.
Caraca ha sido encontrada, gracias a la tenacidad de arqueólogos, que encontraron en una prospección demasiados restos romanos como para sospechar que bajo las ruinas de la ermita de la virgen de la Muela, podría haber algo muy importante…pero no imaginaron la magnitud de su hallazgo.
Una ciudad en perfecto estado de conservación, que puede aportar muchas sorpresas cuando sea desenterrada.
 Otro hallazgo significativo es la identificación de unos sillares de grandes dimensiones con decoración almohadillada, pertenecientes a edificios públicos y los restos de la vía romana que uniría a ésta ciudad con Segobriga y Complutum, la llamada vía Complutum-Carthago Nova.
¡Es increíble que hasta nuestros días Caraca no hubiese sido encontrada... y lo haya hecho ahora a tan solo 72 centímetros de profundidad!
¿Cuantos misterios estarán aún bajo tierra?