sábado, 4 de febrero de 2023

Saludo de Bienvenida


A ti que has llegado a mi blog, te recibo con una cálida acogida…¡ se bienvenid@! Los relatos que puedes encontrar aquí, son pequeños destellos de mí alma  que me desbordan  en sentimientos, intimistas, llenos de desgarro, belleza, denuncia social… ¡todo aquello que me seduce! donde flamean  y me impulsan a escribirlos sobre el blanco papel, porque si no lo hago, sé que desaparecerán como las hojas bruñidas que llora el otoño hacia el hueco vacío de la nada.

Leer el texto completo

    Dicen que los niños vienen al mundo “con un pan bajo el brazo”, yo no, yo debí venir con folios, lápices y pluma… escribir para mí ha sido siempre una necesidad de mi alma, que me impulsa a abrir la puerta donde se trenzan los sueños y dejar en libertad los sentimientos, labrando el desierto o sembrando el mar, como las sombras y luces del calidoscopio de la vida.Nunca he escrito para obtener el reconocimiento de nadie, pero he obtenido varios premios literarios, publicado en diferentes medios y editado cuatro libros junto a mis alumnos del Taller de Literatura que dirijo: “Huellas en el sendero”, “Agua Fresca”, “La danza de los cometas” y Sentimientos de mujer.  “Como agua de Luna” es mi primer libro en solitario, que ya vuela libre en alas del viento, dejando su huella, escribiendo su melodía de agua en el pentagrama del tiempo. Ángeles Marcos

sábado, 19 de diciembre de 2020

¡ ÚLTIMAS NOTICIAS 2020 !

Las primeras alarmas salieron del observatorio astronómico de Atacama en Chile, sus 66 antenas se habían alineado solas, hacia un objeto sin identificar que había surgido del oscuro abismo de los Universos, era grande y brillante, de materia desconocida que se dirigía a la Tierra… La noticia se extendió por todo el planeta y el terror nos envolvió.
 Los observatorios del mundo dirigieron sus radiotelescopios hacia ese objeto afirmando que la colisión, era inevitable, según sus coordenadas, suponían que procedía de una civilización extraterrestre, que conquistaría la tierra, después de haber destruido a muchos de sus habitantes…con una horrible pandemia, la covi 19 en la qué habían muerto muchas personas. Las televisiones de todo el mundo dejaron de emitir, solo podían dar imágenes del extraño y grandioso objeto que les llevaría a la muerte, el terror anidó en todos los corazones de los hombres ante su inminente fin y la tierra se empapó de dolor y lágrimas.
Las personas rezaban invocando a su dios, para que les librase de este apocalipsis. La ONU, convocó reuniones extraordinarias, a las que asistieron los 193 gobernantes de los países que la forman…¡hablaron y hablaron! Donald Trump se quiso erigir como líder de la resistencia con prepotencia, pero Isabel II, Pedro Sánchez, Ángela Merkel, Vladimir Putin o Emmanuel Macron, se opusieron al liderazgo, el problema era mundial, y todos unidos, deberían hallar la solución, una solución que nadie encontraba, porque destruirle con cohetes atómicos, quedó descartado ya que no sabían predecir cómo se comportaría el gigantesco objeto que día a día iba acercándose más a la tierra.
Las noches dejaron de existir, porque la luz del objeto iluminaba toda la tierra con destellos cegadores que aterrorizaban a los hombres… y hacia que todos se dieran cuenta de cómo se habían portado en sus vidas, vieron su egoísmo, su prepotencia,  sus odios, sus violaciones, su avaricia y sobre todo su falta de amor para con otros hombres que morían de hambre, en todas las partes del planeta.
¡Se enfrentaron a su propia conciencia y casi todos se vieron desnudos de valores…Ay, que equivocados habían vivido. Cayeron al suelo, de rodillas y llorando y gimiendo, imploraban perdón al dios en el que ellos creían esperando el fin de sus vidas!
De pronto, el grandioso objeto, al entrar en la atmósfera terrestre, comenzó a girar y girar emitiendo una cegadora luz y se quedó quieto sobre Palestina, mientras de él salían unos seres hermosísimos con vestidos de luz, que tomaron distintas direcciones mientras anunciaban el nacimiento del Hijo de Dios en la ciudad de Belén. Los hombres quedaron desconcertados ante lo que estaban viviendo. ¿Qué había pasado?
 Una paz infinita llenaba ahora sus corazones, sustituyendo al miedo y al terror… ¡Belén, Belén! ¿Dónde estaba ese lugar? La mayoría buscó en Google dónde había nacido ese hijo de Dios…y quién era,  hasta allí comenzaron a llegar hombres de todas etnias y razas, ricos y pobres, jóvenes y viejos, creyentes y ateos, vencedores y vencidos…era una llamada que el alma reconocía y les llamaba desde Belén
Allí, en un lugar para emigrantes ya abandonado, vieron a una joven pareja, la mujer mantenía en sus brazos a un recién nacido, nunca habían visto un niño más bello. Había en sus ojos todo el amor del mundo, un amor que llenaba de paz a quien le miraba, había es sus balbuceos toda la paz que el alma anhelaba, había en sus manitas, todas las caricias que desea el que está solo, enfermo, olvidado dentro de su pobreza, había en su boquita, todos los besos que salen del corazón y sanan heridas y traumas… Él era el cenit de todo lo que el alma anhela, era amor, amor, amor.
 Cada hombre al verle se iba llenando de un amor infinito, dejando salir las semillas que germinaban en su alma y habían olvidado.
Y desde entonces los hombres aprendieron a vivir de otra forma, el amor comenzó a ser la mayor virtud y la tierra fue el paraíso, que un día fue creado por el Hacedor de los Universos…
¡ EL NACIMIENTO DE UN NIÑO, HABÍA TRAIDO ESPERANZAS, PAZ Y AMOR ! 

lunes, 23 de noviembre de 2020

¡ VIAJEROS DEL TIEMPO !

Estábamos de vacaciones, eran días de libertad, de sol, de río, de amaneceres de fuego cuando despertaba la vida después de estar toda la noche con amigos bajo el cielo estrellado compartiendo vivencias y todo el cariño acumulado durante tiempo sin vernos. Un año más volvíamos a estar juntas, las cinco amigas ( desde los años del colegio) que hacía años prometimos reunirnos al menos dos veces al año, estuviésemos donde el destino nos llevara…¡sabíamos que por nuestras profesiones nos íbamos a separar y dolía el alma! Fue entonces cuando pensamos hacer esta promesa, que hasta ahora no hemos incumplido jamás y a la que se han incorporado nuestras parejas.
 Ese verano, María y Álvaro se habían comprado un coche y ella quería ir a Guadalupe, coger agua bendita del Monasterio y bautizar al coche para protegerle de accidentes.
Pepe se ofreció a ser el padrino y nos prometió que después nos invitaría a cenar en el Parador de la Puebla, si al coche se le ponía su nombre…La idea nos pareció genial y con ilusión comenzamos a planear el bautizo, imaginando ideas descabelladas que nos llenaban de risas. Con la cantinela de los bautizos “ Padrino roñoso mete la mano al bolso…” ¡Eran momentos mágicos!
 Llegó el día, habíamos comprado confites, gominolas y toda clase de chuches como se tiran al aire en un buen bautizo… y llenos de ilusión, salimos del pueblo a las 4 de la tarde en tres coches. Mi pueblo dista 79 Km de Guadalupe y en 1 hora y media se llega, porque la carretera tiene muchas curvas, ya que discurre entre sierras la mayor parte. Al llegar a Bohonal de Ibor, había dos coches de policía cerrando la carretera y agentes, que con señales nos indicaron parar.-¿Dónde van ustedes? Preguntaron.-A Guadalupe-dijo Tony porque íbamos los primeros.-No pueden ir por aquí, anoche hubo un incendio en Navalvillar y la carretera la están limpiando, tienen que ir por Peraleda San Román.. ¿saben ir por ahí? –Si, respondí yo, también hemos ido por esa carretera.¡-Cambio de ruta, vamos por otra carretera! -gritó Carola que venía en nuestro coche con su marido Juan.
Continuamos nuestro viaje y al pasar Carrascalejo, comenzamos a subir por las estribaciones de la sierra de Guadalupe y nos metimos en un bosque de pinos eucaliptos alcornoques, madroñeras y castaños. Dentro del coche, íbamos hablando de todo, los otros dos coches venían detrás de nosotros… de pronto, me pareció que tardábamos demasiado en salir del bosque, miré el reloj, eran las 6, me pareció mucho tiempo, pero el paisaje era precioso y en algunos tramos corría un arroyuelo y el verdor y la espesura parecían que nos habíamos metido en el bosque del Señor de los Anillos… el coche continuaba por la carretera y nosotros hablando, volví a mirar el reloj, no era posible, eran las 7 (se tardan unos 20 minutos en atravesar el bosque entonces sentí que eso no era normal y lo dije…¡Tony, estamos tardando mucho en salir del bosque… y no hay ninguna señal en la carretera! ¡No es normal!
 –Si, dijo Carola, yo lo he notado también, durante unos minutos permanecimos en silencio, mirando la carretera y el paisaje. Creo que ya hemos pasado por aquí antes dije yo…¡No te pongas trágica Nines! Me dijo Tony, yo no me he salido de la carretera en ningún momento, estará mal el reloj… silencio total, continuamos avanzando… los coches de atrás comenzaron a tocar el claxon… paramos… eran las 7 y media, todos se habían dado cuenta, del tiempo pasado… ¿dónde estábamos? ¿qué pasaba?.. preguntas, preguntas y más preguntas .
No teníamos ninguna respuesta, no nos habíamos desviado en ningún momento de la carretera desde que salimos de Carrascalejo, opiniones de todas clases, incluso miedo, ¿continuar hacia adelante? ¿volver hacia atrás?, decidimos continuar hacia adelante algo más y si no salíamos del bosque, volver hacia atrás…El paisaje se repetía, era como rodar en círculo…curvas y más curvas todas muy similares. Desde el fondo del bosque no se veía el sol y no sabíamos en qué dirección avanzábamos, pero la intensidad de la luz, cada vez era más débil… 
Tony, para, para ya, grite, mira el reloj, ¡las 8 y media de la tarde…! no teníamos ni idea, como había pasado el tiempo desde que nos detuvimos a hablar, era imposible, que hubiese pasado ese tiempo. Paramos y salimos todos de los coches, ¿Dónde estamos? dijo Sol angustiada… nadie tenía respuestas…éramos 10 personas adultas, sensatas, psicológicamente sanas, con bastante cultura como para saber que lo que estábamos viviendo era real pero sin explicación…
Yo me separé de los coches unos metros y me senté en la tierra del bosque y terminé echada sobre la hierba hablando al bosque.
Esto lo he hecho algunas veces, pero ha sido para llenarme de la energía de ese lugar, ahora no, lloraba en silencio con verdadero miedo ¡estábamos perdidos en algún lugar sin tiempo!… otros se habían dispersado para ver que encontraban, sin perder de vista a los coches. Decir cómo cada uno vivíamos ese momento, sería imposible la angustia nos desbordaba ante lo irreal e incomprensible pero era cierto, lo estábamos viviendo aunque no lo comprendiésemos.
 De pronto, escuchamos a Álvaro gritar histéricamente…¡ahí, ahí… Guadalupe está ahí…todos fuimos corriendo hacia él…¡Era cierto estábamos a tan solo 3 Km, un letrero en la carretera lo indicaba y en el fondo del paisaje brillaban el Monasterio bajo los últimos rayos de sol del ocaso.
Todos estábamos alterados y nerviosos por lo que habíamos vivido, volvimos al coche y avanzamos hasta Guadalupe. Ya allí no fuimos capaces de bautizar al coche, las emociones estaban pegadas a nuestro cuerpo y solo intentamos deducir lo que habíamos vivido. ¿Qué nos había pasado? Dios, cuántas preguntas y cuánto miedo. Sí cenamos en el Parador ya más relajados… pero nos quedamos a dormir en él, por miedo a recorrer de noche el camino de vuelta.
 Hasta hoy, no hemos podido saber cómo estuvimos perdidos 3 horas dentro de un bosque que se atraviesa en 20 minutos. ¡Fuimos viajeros en el tiempo! 
Aristóteles, Santo Tomás de Aquino, o Nietzschel quizá nos hubieran podido explicar lo ocurrido porque ellos filosofaron sobre el tiempo. Nosotros nunca sabremos que nos ocurrió. pero todo ocurrió según lo he relatado, no sé si fue por el lugar, fuerzas telúricas o en momento determinados, sin embargo el tiempo se altera, y se puede viajar por él sin darse cuenta. Nosotros lo habíamos hecho.