jueves, 16 de marzo de 2017

DESDE LA MEMORIA DEL AGUA

El día se iba desvistiendo de sus velos de luz en el ocaso púrpura y escarlata, el sol huía fugitivo hecho una brasa roja que rielaba sobre el agua prisionera del río Tajo en una estela difuminada de fulgores centelleantes. 
Sus aguas quietas y estancadas están llenas de rumores, de hechizos y susurros, que se agigantan en el anochecer en ecos de suspiros y lamentos tristes que conectan sus almas, con otras almas para que sepan de sus lágrimas en un vano espejismo de recuperar su identidad masacrada…
En la lejanía adivino el lugar donde estuvo ubicada la Ébora de los celtas, y sobre este castro años más tarde la ciudad de Augustóbriga, en la Lusitania romana. 
Situada en medio de los vetones, en el camino de Emérita Augusta a Toletum la población celta de Ebora fue cambiada de nombre por los romanos cuando fue conquistada, dándole el de Augustobriga por pertenecer al emperador Augusto y el sufijo "briga" por ser palabra celta equivalente a ciudad.
Augustobriga obtuvo la ciudadanía el año 74 d.d.C. con Vespaisano. Conquistada por visigodos, árabes y reconquistada por los cristianos, dio lugar muchos años después al municipio de Talavera la Nueva, o Talaverilla .
En 1963 este pueblo dejó de existir, fue inundado para construir el embalse de Valdecañas sobre el río Tajo…y sus habitantes tuvieron que dejar su pueblo, sus casas, sus tierras, sus muertos enterrados en el cementerio cubierto por toneladas de hormigón para preservar los huesos de las tumbas. 
Los talaverinos, desnudos de recuerdos, lo dejaron todo bajo el agua, y comenzaron sus vidas en otro lugar sin pasado, sin el calor ni el cobijo del lugar donde estaban sus raíces, el lugar donde nacieron... ¡Y las lágrimas fluyeron desde las almas de todos con la melancolía de tener vacías de recuerdos sus vidas!
Con esta inundación, de los restos arqueológicos que tenía el pueblo, solo se salvaron la Columnata del pórtico de Curia de Augustobriga, (es el único conservado en todo el mundo romano) y conocido como "Los Mármoles" (siglo II) ya que aunque está hecho de granito, estaba recubierto de un estuco de trozos de vidrio que recubrían las estrías de los fustes de las columnas y brillaban como si fuesen de mármol.
 (Los demás restos arqueológicos, que son muchos, permanecen bajo el agua y algunas veces cuando en verano descienden las aguas del embalse, aún pueden encontrarse alguna moneda romana o trozos de sigilata (cerámica) pertenecientes a Augustrobiga... ¡yo los he encontrado!
Tambien salvaron tres columnas del templo de la Cilla, consagrado a Júpiter Óptimo Máximo ( en 1936, este lugar sirvió como cárcel para presos políticos). 
Los Mármoles y las tres columnas, fueron trasladados, y recostruidos piedra a piedra, en un promontorio sobre el río Tajo en la EX-118, que une Navalmoral de la Mata (mi pueblo) con Guadalupe ( Cáceres)
Estoy junto a ellos, es uno de los lugares de mi tierra que más me hacen sentir un mundo de sentimientos desbordados donde mi alma vibra y conecta con lo que me rodea… El viento amigo, me acaricia y me trae rumores ya conocidos, escucho el llanto silencioso del agua prisionera del río Tajo, privada de la libertad de fluir, bajo millones de metros cúbicos para ascender a las nubes, y caer después en gotas de lluvia cantarina sembradora de vida.
 Llora el agua en un murmullo de silencioso dolor, como un lamento herido con su voz de agua, con su alma de agua y a su llanto de tristeza, negra y fría se une al lamento desgarrado de cientos de encinas que perdieron su sangre y sus vidas taladas sin piedad…
Por eso las aguas del pantano aparecen entintadas de rojo muchas veces…¡Por eso en las noches de luna llena, aún se las puede ver intentando levantar hacia el cielo sus esqueletos de ramas calcinadas, para señalar el lugar donde fueron asesinadas y perdieron su sangre y su vida en silencios desgarrados…!
Por eso se escucha el llanto triste de los muertos enterrados bajo hormigón, porque nunca jamás nadie pondrá ya un ramo de flores sobre sus frías lápidas sepultadas…
 Por eso también el viento trae el tañido de dolor que desde las ruinas de la vieja iglesia dinamitada, llora silenciosamente, porque ya sólo es una mole deformada de piedras donde nunca jamás verá a ningún niño volver a jugar en la plaza del pueblo, mientras ella les vigilaba desde la atalaya de su campanario…
¡Y todos estos ecos se pierden ahogados... donde el tiempo parece haberse detenido y Los Mármoles son el único amigo que les queda de todo un pasado que está enraizado bajo la memoria del alma del agua.
La belleza de los mármoles es única y el alma llena de paz, conecta con otros tiempos ya idos! 

39 comentarios:

  1. Muy interesante, aprender historia con poesía contigo, es un placer..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias llorenç por tus palabras, no lo había pensado...¡historia con poesía!Pues no lo sé, es así como lo siento en el alma y así lo escribo.

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  2. Cuantos pueblos sumergidos dan de beber a los sedientos, riegan los campos y reflejan el sol y la luna. Las historias se quedaron por siempre bajo el agua. Es estupendo aprender contigo lo haces tan ameno que seguro que sacaría sobresaliente. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, me dices algo similar a lo que ha escrito llorenç. No lo sé, es mi forma de escribir aquello que siento en el alma, lo malo de los embalses de Extremadura es que anegaron sus campos y nos roban la energía que en ellos se produce, nada se queda en nuestra tierra.

      Mi cariño con un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  3. La nostalgia y el sentimiento presentes en cada palabra de tu entrada tan ilustrativa e interesante de lo que hubo y lo que prevalece. Es una delicia aprender así, gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Sara, hay en mi alma muchos sentimientos hacia mi tierra y sobre todo a los expolios cometidos en ella, debajo de las aguas de ese embalse, hay infinidad de yacimientos arqueológicos que han sido sepultados, para producir energía que no se queda en Extremadura, sale de nuestra tierra, robada, como han hecho muchas veces quienes tienen el poder.

      Desde el corazón, un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  4. Qué conmovedor lamento el tuyo, Angeles, mientras relatás esta historia tan triste, un abrazo solidario!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Mª Cristina... solo queda esta sensación de horfandad, cuando no se nos tiene en cuenta a los extremeños y lo que importan son los maletines de dinero de los que tienen el poder, es para sentirse super enfadados.

      Mi cariño con un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  5. Es una lástima ver tanta riqueza patrimonial y testimonial sumergida entre las aguas.
    Raíces que han quedado entre esos fangos pero que se niegan a ser olvidadas.
    Una entrada llena de Historia y Nostalgia.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien lo dices Pedro Luis! bajo sus aguas hay varios yacimientos arqueológicos, que solo se atisban a ver, cuando las aguas del embalse descienden y quedan al desnudo lo que inundó el agua, agua que produce electricidad que sale fuera de Extremadura...
      Se decía en el siglo XV y XVI que Extremadura era la tierra donde nacían los dioses... olvidados y sin trabajo, tuvieron que emigrar al nuevo mundo, donde realizaron gestas de valor fuera de la tierra que se les negaba en su patria.

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  6. Amiga Ángeles, creo que te lo he dicho en otra ocasión, pero es que me encanta como hilvanas la historia con ese toque tan personal de poesía. Es un placer leerte.
    La de hoy es una historia triste pero, interesante, además no es la primera vez que sucede, pero gracias a Dios que han salvado de las aguas, ese bonito pórtico.
    La fotografía de las encinas es de una ejecución insuperable.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel por tus palabras, escribo como lo siento y aquí hay un gran dolor, por todo lo sepultado... con la bajada de las aguas del embalse yo he encontrado cerámica y otros restos que hablan de un pasado lejano, que es nuestra herencia, no de quienes construyeron sobre el río Tajo, tantos embalses, para que produzcan energía que sale de nuestra tierra sin ningún beneficio para el extremeño. Si, me indigna mucho.

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  7. Tu escrito está lleno de nostalgia, de una hermosa nostalgia...Y si, la memoria de esas piedras las hará un día regresar del fondo del agua...

    Paz&Unidad

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una nostalgia que me llena el alma Isaac, porque sé lo que se ha sepultado bajo sus aguas... y sobre todo en las noches de luna, te sientas en el pórtico del templo y mirando al horizonte, es como si las aguas hablaran en un triste lamento de desgarro y soledad.

      Desde el corazón, paz y felicidad.
      Ángeles

      Eliminar
  8. Todos estos pueblos sepultados por los pantanos son el precio del progreso, pero en este caso el precio ha sido demasiado elevado.
    Las fotografías de los esqueletos de las encinas impresionan.Parece que claman justicia.
    El relato esta lleno de comprensible nostalgia, ya que la historia de este pueblo es única por su antigüedad.
    Tus escritos son hermosos, amenos y muy interesantes.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, cuando descienden las aguas del embalse, los esqueletos sin vida de las encinas, parecen clamar justicia, porque talaron sus vidas, como se han sepultado ricos yacimientos... que han sido anegados por el agua y se pierden cada año mucho más con la erosión del agua. Dios, como duele el alma.

      Mi cariño con un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  9. Bellamente nostálgico. Un placer.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Alfredo, ese lugar me produce mucha nostalgia, porque a los extremeños no nos ha aportado nada y se han inundado varios poblados prehistóricos, que eran nuestros orígenes.

      Un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  10. Me has recordado al Pantano de Iznajar y del poblado de las huertas de la granja donde nació mi padre...de Villas romanas inundadas y de cementerio de otras civilizaciones que se ha descubierto recientemente...de fotografías antepasadas del molino de pan de mis abuelos y de tanta gente que se vinieron a vivir a Rute porque el pantano los iba a cubrir.

    Siempre me gusta leerla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ocurrió con el pueblo de Talaverilla cuando tuvieron que abandonar sus tierras y sus recuerdos. Aquí no solamente se han anegado restos de la civilización romana, tambien varios yacimientos arqueológicos prehistóricos sin haber sido rescatados sus restos. Mire donde hay más pantanos o centrales nucleares... para producir una energía que no se queda en nuestra tierra.
      ¡Extremadura, la gran olvidada, vuelve a serlo una vez más!

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  11. Hola Ángeles, es una historia muy interesante pero muy triste. Son muchos los pueblo que hoy en día quedaron sumergido en su aguas y con ellos muchos sueños destruidos. Hay lamento y añoranza en tus letras, has contado la historia de una manera impecable, con ese toque de poesía que te caracteriza.
    Amiga, te dejo un abrazo de amor y luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina por tus palabras, es cierto que esta entrada está llena de añoranza, se sepultaron tantos sueños con ese embalse, tantos recuerdos, tantas vivencias.
      En la penúltima imagen aparece en la lejanía mi hija Blanca que sabes que es arqueóloga y después de años de estar sumergida Talaverilla, encontró al retirarse las aguas, un horno romano, con el sello del ceramista que imprimía en sus trabajos, lo comunicó a Mérida y al menos este valioso tesoro se pudo recuperar. Cada año con el descenso de las aguas del embalse descubre algo nuevo que permanecía oculto bajo el pueblo de Talaverilla. Y en la misma imagen, mira los sillares romanos de esa iglesia dinamitada...

      Desde el corazón un fuerte abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  12. Pero ahí estás tú con tu voz poeta, poniendo belleza a lo que yace olvidado; rescatando el lamento de las encinas que como tantos árboles son sacrificados por el hombre. Quizá en algún lugar todo sigue escrito y nada se pierde...

    Un placer encontrame de tu mano lírica con la Extremadura más hermosa, aun siendo tan triste este post.

    Besos dulces :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite por tus lindas palabras, es cierto que en las noches de luna, sentada en el pórtico de la Curia, parece que se escuchan los lamentos de tantas encinas taladas, de tantos recuerdos sepultados, de tanta vida olvidada bajo el agua... ¡Para mí hay algo mágico que me llama desde ese lugar!

      Desde el corazón, un gran abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  13. Ángeles, me gusta bastante la historia pero al ver tu blog y leer lo que escribes es mágico e impresionante.
    Tanta belleza y relatos me demuestran que eres una persona con una mente y un corazón maravilloso y muy poética.
    Un abrazo y mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
  14. Querida amiga, una historia colosal y es verdad muchos pueblos se han visto en las mismas circunstancias destrozando ilusiones y esperanzas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Impresionante historia, como se arrebata la vida de personas donde dejaron su impronta indeleble bajo las aguas, recuerdos de un pasado que no desea fenecer....
    Muy hermoso Ángeles , pleno de sentimiento
    Un abrazo afectuoso

    ResponderEliminar
  16. Angeles, cuántos rumores y ecos de dolor nos deja el agua, que tiene memoria viva y sentimientos...!!Cuánto dolor aletargado, cuántos recuerdos y cuantas experiencias a lo largo de los años...Esos mármoles se levantan con un grito de atención y justicia, mientras las encinas estiran sus brazos al cielo, clamando libertad y vida...Imagino cuánto habrás sufrido recordando y relatando estas historias, amiga...Tu le has dado vida al pasado y lo hiciste presente para todos nosotros...Qué maravilla, esa generosidad que nos dejas en tus letras y que levanta la historia y las voces silenciosas, que aún nos miran desde el agua...!!!
    Te dejo mi felicitación y mi abrazo por tus buenos posts, amiga.

    ResponderEliminar
  17. Qué bella historia! A mí me encanta la Historia así que me ha servido de mucho tu relato y los conocimientos que aportas. Gracias! Por cierto tienes un blog muy bonito!

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  18. Que tristeza da saber que está sepultado todo, arte, recuerdos, pensamientos y lo peor de todo, tus antepasados.
    Respecto al Rio Tajo te diré que da mucha pena verlo, ya no es lo que era, ahora está sucio, con escombros, contaminado y no se cuantas cosas más. Tu pueblo es famoso y bonito, el mío también, yo nací en Toledo. Claro que llevo viviendo en Madrid más se setenta años pero aún así, me tira mi patria chica.
    Has escrito un articulo precioso, será una pena que lo lean los nativos de esos pueblos enterrados por el agua y el progreso.
    De verdad que siento tristeza.
    Un besito madrileño.

    ResponderEliminar
  19. Tantos recuerdos sepultados bajo las aguas, hoy salen a la luz en esta bella entrada que, más que una narrativa de hechos pasados, es una poesía llena de sentimientos que salen de un corazón que ama a su tierra y hoy lo impregna de nostalgia.
    ¡Preciosa es tu entrada!
    Dile a tu marido que no me olvidaré de su petición.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  20. Hay lugares que sobresalen ante otros, no sólo por su historia, sino por su alma, por las cicatrices, por las batallas, por los eventos que se quedan plasmados en la tierra, en los árboles, en las rosas, en las ruinas y hasta en el aire. En esos caminos con sangre, en esos rincones llorosos, con ecos que se quedan palpitando por siempre, para que no olvidemos lo que ahí se vivió.

    Hablas de tierras sagradas, de una historia adolorida e intensa. Agradezco la información, porque muchas cosas las desconocía.

    ResponderEliminar
  21. Y así tantos lugares
    así llora la Tierra herida de la mano del hombre
    el que sin piedad a siglos ha ido sesgando el sendero
    historias como estas hay plagadas en el orbe
    sepultadas bajo miles de toneladas de lodo, tierra, arena ...
    ni los lamentos de sus muertos clamando
    para no seguir torciendo el destino
    provoca en miles la piedad o levanta la sabia
    para revertir esa andar...al menos levantar la verdad es bueno...para tomar conciencia
    por otros muchos y se multiplique...
    así sea...
    así sea...

    te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Triste historia sepultada bajo las aguas, es duro pero ha ocurrido también en otros lugares de España. Cuando no ha sido por interés humano, ha sido por un mal capricho de la Naturaleza, que cuando la molestamos, y lo hacemos mucho, nos enseña los dientes.

    Besos Ángeles.

    ResponderEliminar
  23. maravillosa mujer de las letras te dejo un abrazo y mi admiración desde una madrugada

    ResponderEliminar
  24. Si las piedras hablaran, dicen... Si las piedras callaran, digo...

    Milagros&Sorpresas

    Isaac

    ResponderEliminar
  25. Hay muchas cosas que quedan tapadas pero no olvidadas. Lo que tiene magia eleva su voz sobre y a pesar de tiempos y batallas.

    Un abrazo de luz ☆

    ResponderEliminar
  26. Gracias por tus bellas, interesantísimas y didácticas entradas, con las que disfruto grandemente, amiga y paisana.

    Felicidades y besos. María.

    ResponderEliminar
  27. ¡Ay, querida Poeta!!!

    ¡Que placer grande cuando se te lee eh! Tienen tus palabras esa agradable y larga inmensidad, una forma preciosa profunda y única de expresar. Un poema delicioso que cuenta con ímpetu la desaparición de una joya arquitectónica como son las ciudades romanas.
    Pro el progreso hace esas cosas, desaparece lo añejo que a mí como a muchas personas que le damos mucha importancia puesta que desaparece aquello que acordamos en la niñez y juventud y llevamos en la memoria. Lo mismo pasa en muchas partes, sin ir más lejos, el pueblo donde yo nací, cada vez que lo visito lloro, pues casi no lo conozco todo se está cambiado.
    Bien pues nos tenemos que conformar aunque duela debemos caminar detrás de la modernidad.

    Un abrazo y mi gratitud y gran estima.
    Se muy -muy feliz.

    ResponderEliminar