sábado, 16 de febrero de 2013

LA REINA DE LOS CHARCOS

Durante toda la noche no ha cesado de llover…las gotas de lluvia golpeaban en la ventana de mi dormitorio entonando su melodía de agua… su sonido me ha sumergido en recuerdos de aladas mariposas de mi infancia. Me gusta oír el sonido de las gotas de agua y acurrucarme entre las sábanas, escuchando el cuchicheo alborozado que emiten al caer…
¡siempre siento con su sonido algo
mágico que me seduce el alma!
 
Ya levantada, con la taza de café en la mano, me he asomado a la ventana, las huellas de la lluvia nocturna, han dejado en el asfalto de la calle, varios charcos de agua donde se reflejaban trozos del añil del día que amanece, entre cirros escarlatas y púrpuras…
De nuevo me siento atrapada en una evocación casi mágica de una infancia llena de estrellas… Y los recuerdos comienzan a llegar como las golondrinas, con las alas abiertas … dibujando sonrisas y
ecos de libertad
 
Cuándo era pequeña, me encantaban los días de lluvia, sentir en mi rostro su cálida caricia, tender mis manos hacia esas gotas que caían, y sobre todo, las huellas dejadas sobre la tierra ¡los charcos de agua! Durante todos los días debía calzarme para ir al colegio, “unos horribles zapatos gorilas”, qué eran los obligados por el uniforme, debía llevarlos impecablemente lustrosos y limpios, porque si no el 0 en orden y urbanidad, eran seguros…
( ¡Dios, que cursi y ridícula era esta obligación…!) Incluso me los limpiaba con mi propia saliva, para que estuviesen limpios, las monjas de mi colegio eran las que mandaban y sólo quedaba
 obedecer, o tener el 0 seguro.
¡ Ayyy, pero cuándo llovía, cuándo llovía era maravillosamente hechizante, porque en vez de los horribles “zapatos gorila” podía ponerme mis mágicas botas de agua, mis queridas botas… y ser…¡La reina de los charcos!
Con ellas dejaba de ser la niña disciplinada y ordenada que era, y mi alma de golondrina recuperaba su verdadera identidad, volando libremente con algarabía y destellos de fantasías, y risas, desbordando esa parte del alma infantil donde habitan los sueños.
¡Era mi ilusión mágica, pisotear los charcos de agua…saltar sobre ellos, ploz, ploz, ploz, y sentir como el cristal del agua se rompía en gotas de estrellas que me salpicaban la cara, las manos y hasta mi rubio cabello terminaba como una sopa de agua, pero me llenaba el alma de cosquillas de luz! 
De un charco pasaba a otro, y a otro, hasta que recordaba que debía ir al colegio, y con la mochila empapada, el cabello, el uniforme… salía corriendo a toda velocidad, sin temor al odioso 0 en orden y urbanidad, porque si llovía… todo era maravilloso, porque estaba permitido el llegar mojada, o con las botas sucias, ya que el agua la enviaba Dios, y… Él era el “jefe superior” y las monjas contra su voluntad... nada, de nada
Los años han pasado... y mis odiosos “zapatos gorilas” repetidos cada año, porque me quedaban pequeños, han sido sustituidos por los de alto tacón…
Sin embargo hoy, sumergida en una burbuja intemporal de mi infancia, me gustaría cambiarlos por mis mágicas botas de agua, salir a la calle, y pisotear saltando los charcos de agua que ha dejado la lluvia cómo espejos mágicos…y romperlos en una cascada de estrellas. 
¡Siento dentro de mí ecos de nostalgia, porque la lluvia me llama con sus madrigales de agua… pero el trabajo me espera, y no estaría nada bien, que apareciese en él, toda mojada, enlodada, y como un espantapájaros mojado…!
Aunque si lo hiciese…si me atreviese… volvería a ser… ¡ La reina de los charcos ¡

56 comentarios:

  1. ¡¡¡Que bonito Relato sobre la Reina de los Charcos!!! Volver a la Infancia y recordar esos momentos, sintiendo la caricia de las gotas de la lluvia que tienen la misma forma que ese miserable 0 que nos reducía esa Libertad inherente a nuestra edad.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Encantador relato, Ángeles. A mi es que también me ha gustado siempre la lluvia. Y qué pena ¿no? De pequeña era el 0 por zapatos sucios, aunque esos días de botas te liberabas, podías disfrutar siendo la Reina de los Charcos. Ya de mayor no hay botas que nos liberen, a menos que estemos dispuestas a que nos miren raro. ¡Si nos atreviéramos!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. La atracción de los charcos!!
    Mi hijo no se contentaba con pisarlos, se sentaba en ellos !!
    Precioso relato.

    ResponderEliminar
  4. Encantador relato, Ángeles, de una época que no ha pasado, sólo ha sido sustituida por eso que denominan moderno. Y no ha pasado porque ha sido una época feliz, dura pero muy feliz. A los gorilas había que añadir las katiuskas- Con ambos uno podía caminar por el grácil espejo donde se miraba el sol tras la lluvia. Como a ti, siempre me ha ensimismado la lluvia al caer. Su monotonía hacía que no parpadease y me comunicara con ella pero jamás me ha gustado que el aguacero me cayese encima.
    Reina de los Charcos, espero que sigas disfrutando de tu reinado cuando una lluvia pertinaz llene las oquedades y forme charcos con agua serena, esperándote para jugar contigo.

    Un fuerte abrazo, querida Ángeles.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita e ilustrada entrada; está toda ella cargada de sensibilidad.
    Me ha encantado. Felicidades.

    Muchas gracias.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Angeles, como has disfrutado con tu relato volviendo a la infancia recordando la lluvia y los charcos. Me has hecho recordar mis botas katiuscas, lo que nunca me gustó fue mojarme bajo la lluvia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo que mis hijos cuando eran pequeños, los días de lluvia que estábamos en el huerto se ponía debajo de las canales inundando de risas la tarde. A su madre no le hacía mucha gracia, la verdad; se había olvidado de cuando a ella le gustaba pisar los charcos como a ti. Un bonito recuerdo. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  8. Hola Pedro Luis, es cierto que me encanta la lluvia, y cuándo era pequeña, mi ilusión era pisar fuerte sobre los charcos que había formado el agua y romperlos en cascadas de gotas... y lo del 0 en urbanidad, y orden, eran reales, nunca me adapté a esas normas, de los zapatos impecablemente limpios...

    Un abrazo desde mis alas libres de golondrina.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Nena, por tus palabras en mi blog. Yo sí me he atrevido algunas veces, siendo ya adulta, a saltar sobre los charcos de agua, quizá para muchos sea una tonteria pero para mí es vivir desde la libertad, aquello que me echizaba de niña... es volver a sentir esa parte de mí, que está guardada en la memoria del alma, y me hizo ser como soy.

    Un abrazo... con una lluvia de felicidad.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Trimbolera, creo que tu hijo era feliz sentándose en los charcos. Hoy son recuerdos muy lindos, que vivimos en una etapa de nuestras vidas. A mí siempre el agua de lluvia, me seduce el alma, y lo que sí hago hoy es tender mis manos hacia ella y sentir como afloran muchas vivencias.

    Un beso con una lluvia de felicidad.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Antonio, tu comentario me ha emocionado, porque has captado casi todas las sensaciones que siempre he sentido cuándo llueve... me gusta mucho ver llover, y mojarme con el agua de lluvia cuando no es muy intensa, es como dejar en libertad la niña pequeña que hay en mí, hablaba con la lluvia y ella me respondía...

    Mi imaginación siempre ha volado muy alto, mis primeros años los pasé en el campo con mis padres que trabajaban en él, era vivir en un mundo de adultos, donde yo era la única niña, pero las flores, las mariposas, la lluvia, todos los pequeños animales hasta las hormigas, eran mis amigos, a estas les ponía miguitas de pan a la puerta del hormiguero. Y hablaba con todos, y ellos me respondían...Mas tarde supe lo que era imaginado y real, pero hoy aún, me gusta abrazarme al tronco de un árbol, y susurrarle secretos, o perderme por el campo donde se llena el alma de paz y armonías, escuchando sus ecos conocidos y añorados...

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  12. Gracias Capuchino de Silos por tus palabras en mi blog. Cuándo voy al tuyo recargo las pilas del alma, porque está lleno de paz y luz, luz que acaricia... y sobre todo siento tu inmensa fe.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  13. Rafaela, es cierto que las botas katiuscas, eran mágicas... más que las de siete leguas del cuento de Pulgarcito. Y yo cuándo me las ponía era la reina de los charcos, porque el saltar sobre ellos, o sobre los carámbanos que se formaban tras una noche de intenso frío, y romperlos en mil esquirlas de luz... era toda una gozada.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Felipe, por ese comentario tan lindo sobre tus hijos. Y es que cuando somos niños no tenemos las etiquetas puestas, de seriedad, responsabilidad.. y todo es real, auténtico y lleno de magia.

    Yo tengo guardados en la memoria del alma, noches de lluvia, cuando se iba la luz en mi pueblo, y sólo se escuchaba en la oscuridad, el sonido vibrante del agua cayendo por el canalón sobre las piedras de la calle...

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  15. Angeles,todas las mañas camino una hora y hoy cae una lluvia muy suave y apenas perceptible...La lluvia nos habla con suavidad y nos va lavando por dentro...
    Tu relato es presente y es real...Has cuidado esa niña,que caminaba al colegio disfrutando de la magia de la lluvia y nos has dejado tu imagen empapada,pero inmensamente feliz...Tus letras van cayendo cantarinas,húmedas y directas,como las gotas de agua y van lavando poco a poco el cristal empañado del tiempo...Tus letras nos han retornado a la niñez como un rito sagrado y necesario,Angeles.
    Gracias por esa calidez humana y calidad literaria,que nos regalas siempre en tus historias...Gracias por ser como eres...
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso,maestra,poeta y compañera de letras.
    M.Jesús

    ResponderEliminar



  16. LA REINA DE LOS CHARCOS


    El agua mansamente iba cayendo,
    como una sensación en nuestra acera,
    la tarde estaba gris sobremanera,
    y el ruido de su voz se estaba oyendo.

    El dulce chapoteo, estoy siguiendo,
    corcel entre los charcos, en carrera,
    las katiuscas bailaban allí afuera,
    el vals que entre las aguas va corriendo.

    Fuiste reina del charco consiguiente,
    saltando sin cesar, con alegría,
    llenabas de ilusión aquel ambiente,

    poblándolo de luz y fantasía,
    qué hermosa es la niñez y cuán valiente,
    se entrega a la emoción día tras día.


    O.Z.M.


    Nota.- Muchas felicidades y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Ángeles, es una belleza de texto.
    Sin duda la lluvia que tantas veces se le asocia a la tristeza, tiene mucho de serenidad, vida y magia. Y un estado de ánimo intimista y profundo.
    La niñez es ese territorio donde quedan sembrados recuerdos y momentos que florecen cuando lo regamos con la lluvia de la nostalgia.
    Felicitaciones por tus letras que tanto nos transmiten
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Jaja. La lluvia, una puerta a la libertad. Así que, cómo no te ibas a sentir agradecida y a salir corriendo a darle la bienvenida. Era como una amiga cómplice que sabe lo que piensas sin que lo digas.

    ResponderEliminar
  19. No estaría de más volver a ser la reina de los charcos por un día. Volver a ser niña y a querer la lluvia y sentirla.

    Ángeles gracias por participar en el reto y por tus comentarios.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  20. Los zapatos gorila junto a la típica pelota que regalaban al comprarlos ¡qué recuerdos nos traes Ángeles! Yo aún sigo pisando los charcos, solo que mis botas antes eran negras y ahora de lunares (a la vejez viruelas).

    Un texto precioso y lleno de ternura.

    Te dejo un beso enorme y mis felicitaciones por tus letras en el reto de nuestro querido Mos.

    ResponderEliminar
  21. Que bonito has pintado la lluvia evocadora de tantos recuerdos!, acompasada con esas imàgenes tan preciosas, y las zapatos gorilla, o botas de hule como las que yo solìa ponerme, fantàstico! y listo a saltar sobre los charcos, a jugar permeando todas las actividades bajo la misma;

    Es màs, recuerdo muchas canciones tan preciosas subyugàndonos aùn màs a su encanto.
    Pero no sigo màs, ahora me conformo tratando de
    contagiarme con los charcos de mis hijos menores, y
    por supuesto con sus sonrisas, y caidas a drede sobre la
    lodosa superficie....

    Muy precioso texto Àngeles
    Un fuerte abrazo
    con mucho cariño!

    ResponderEliminar
  22. Hola Ángeles, un hermoso relato que me lleva a mi niñez y a esas botas o zapatos gorila que nuestros padres nos compraban y no conseguíamos romperlos ni dando patadas a las piedras. Pero a mis hermanos y a mi no nos ponian un O las monjas era nuestro padre el que se encargaba de avisarnos en que los cuidásemos. Pero aún asi nos encantaban los charcos y en ellos disfrutábamos, y nos encargámos de llevarlos limpios a casa por la cuenta que nos tenia.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  23. Gracias María Jesús por las palabras que me dejas en mi blog. No sé bien porque la lluvia siempre ha tenido y tiene un hechizo para mí... cuándo es así, suave, como tu la has vivido esa mañana cuándo caminabas. Me llenaba el alma de una alegría infantil, cuándo podía ponerme mis botas katiuscas y saltar en los charcos de agua.

    Ni el tiempo pasado han ajado nada este mágico anhelo de chapotear y jugar con la lluvia. Creo que es muy hermoso y bello, poder guardar en la memoria del alma, la niña interior, y sin contaminar que era. Muchas veces la cojo de la mano, y escucho aquello que me dice y vuelvo a ser niña-mujer.

    Gracias por la calidez de tus palabras, gracias por estar en este presente virtual, y deade él ser mi amiga.

    Un abrazo, ¡cómo la bolita del mundo! (Esta última frase, de la bolita, la decía mi niña chica) y hoy la he recuperado para ti.





    ResponderEliminar
  24. Ay amigo Olegario... Si ya no sé que decirte que no te haya dicho, eres único y genial escribiendo poesía. No sé como lo haces, las palabras salen de tu alma, como las amapolas cuando cubren los campos con sus rojos vestidos, así de la nada... Ninguna estrofa te pone límites, y los sonetos, son poesía clásica que se ha utilizado más, pero es que tú escribres con la misma facilidad, liras, décimas... o lo que desees.

    Y además como siempre, acaricias el alma con tus versos, y eso sabes que por muy humilde que seas y no quieras reconocerlo es así. Tu soneto está lleno de la alegría infantil que una niña, sentía con un inocente juego, me has leído el alma y eso Olegario, no hay palabras para decirte lo que he sentido con tu soneto.

    Un abrazo desde mis alas libre de golondrina.

    ResponderEliminar
  25. Mil gracias Felicidad por tus bellas palabras, es cierto que la lluvia se asocia a melancolía muchas veces, pero es como se viva en el alma.

    Para mi la lluvia suave me acaricia y me envuelve en los ecos de mi infancia, y lo mismo que hacía con los charcos de agua, lo hacía cuándo estos eran de carámbanos, eso de ver como sí saltaba sobre ellos se rompían en cristales de hielo, como pequeñas estrellas, era un regalo de felicidad.

    Y tambien es muy cierto que la niñez es un territorio donde quedan guardados muchos recuerdos... sobre todo los que nos llenaron de alegría, y este es uno de ellos.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  26. Bravo dafd, eso era, la puerta a la libertad, fuera de las rígidas normas de un colegio de monjas, me sentía como pez en el agua, saltando de charco en charco, y lo mejor de todo, era que no me podían castigar, ni poner el odioso 0 en orden y urbanidad.
    (Por cierto que esto de la urbanidad, nunca lo entendí bien lo que era, creía que era llevar sucios los zapatos)

    Un abrazo desde mis alas libres de golondrina.

    ResponderEliminar
  27. Gracias a ti Mos, por haberme elegido como una de las ganadoras de Nostalgias, ha sido muy lindo el poder participar en ellas.

    Y la lluvia... continua siendo igual de mágica para mí, y en ocasiones, sí he saltado sobre los charcos de agua y aunque he quedado más mojada que un pollo bajo la lluvia... me ha llenado de felicidad hacerlo, desquitándome la seriedad y el saber estar que se supone debemos demostrar los adultos, he vuelto a ser niña.

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  28. Teresa gracias primero por tu felicitación, como ganadora de las Nostalgias de Mos, para mí todas eran geniales y ha debido de ser muy difícil, elegir sólo a diez, gracias.

    ¡Y es cierto, regalaban una pelota con los zapatos gorilas, lo había olvidado, y tú me lo has recordado, eran horribles, y lo que pesaban y duraban para castigo nuestro. Me he reído con tus botas de lunares, yo las tengo verdes, verdes, y las utilizo cuándo voy en mi pueblo a pescar al río. Parezco Pulgarcito, con las botas de siete leguas del gigante... pero son guay.

    Cariños con un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  29. Hola Francisco José, gracias por las palabras que dejas en mi blog. Me he dado cuenta, que todos hemos usado los pesados zapatos gorilas, junto con la pelota que regalaban ( esto me lo ha recordado Teresa)y botas Katiuscas... en verdad que son recuerdos nostálgicos de nuestra infancia...que están en una burbuja atemporal y mágica.

    Sin embargo yo no me he quedado ahí, me hechiza ver llover suevemente, y ver como todo el campo se queda más verde, con un nuevo vestido policromado y brillante. Me gusta tender mis manos hacia esa lluvia y recibirla como un maná de vida...

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  30. Hola palabras al viento, gracias por detenerte en mi blog. Creo que a todos nos ha gustado pisar los charcos de agua y eso es un recuerdo que permanece vivo en el alma.

    El agua de lluvia en las noches de invierno, arropadita en la cama y escuchando el agua caer sobre las piedras de la calle, me hacían también llorar algunas veces. Recordaba un pequeño poema, que ignoro su autor, pero me le aprendí, porque me impactó en el alma, decía...

    En las heladas noches
    del frio invierno,
    ¿sabes tú lo que a veces
    me quita el sueño.?
    Pensar en esas niñas
    flacas y hambrientas
    que se mueren cantando
    sobre las puertas.

    Y entonces rezaba por esas niñas, y le pedía a Dios, que la lluvia no la enviase muy fría, para que las niñas no se muriesen de frío.

    ¡Dios! cuántos recuerdos he recuperado con mi relato.

    Un abrazo con estrellas de felicidad.



    ResponderEliminar
  31. Los charcos, la lluvia, siempre me han fascinado, incluso ahora, por eso me ha encantado este poema tuyo. Precioso. Pleno. Un beso.

    ResponderEliminar
  32. ´Sí que te ha despertado os recuerdos la lluvia.

    Esos "Gorilas" sólo me gustaban por la pelota verde que venía en la caja.
    A todos nos ha gustado pisar charcos. era como desafiar órdenes:)

    Saludos y lluvia

    ResponderEliminar
  33. No sé qué decir. "La reina de los charcos " Una prosa perfecta técnicamente , llena de ternura.
    ENTRAÑABLE. "Y los recuerdos comienzan a llegar como las golondrinas con las alas abiertas, dibujando sonrisas t ecos de libertad ---" Es un texto precioso. Arrumacos para el alma. ¡Mis más sinceros plácemes !!Tus imágenes y todos los aditamentos me han dejado con la boca abierta ¡ME ENCANTA !!Eres una grande. besos de luz.

    ResponderEliminar
  34. Hola Ángeles, esos charcos, ¿porqué nos traen tantos recuerdos ?,que gozada...
    Pero la mayor gozada ha sido leerlo en tu blog y disfrutar de esos recuerdos.
    Eres extremadamente especial y una gran poeta, mi más sincera felicitación amiga Ángeles.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  35. Querida Ángeles, no tengo palabras para expresar la gran alegría que siento siempre que veo tu blog, porque,¿qué puedo decirte? si ya te lo han dicho todo, eres especial y una gran escritora.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  36. Un bello y nostálgico relato.
    Comparto tu afición por los charcos, siempre me parecieron algo mágicos y también me encantaba pisarlos. Bueno, ahora que no nos oye nadie, te confesaré que no puedo resistir pisar alguno aunque no lleve botas de agua.
    Besos

    ResponderEliminar
  37. ¡¡¡ QUE MARAVILLA DE RELATO DE , LA REINA DE LOS CHARCOS !!! ¡ QUE BONITO SERIA ENCONTRARNOS DE
    NUEVO CON AQUELLA NIÑEZ QUE , A PARTE DE PISAR CHARCOS, TENIA LO MAS MARAVILLOSO QUE SE PUEDE POSEER...! LA INOCENCIA Y LA FELICIDAD
    ¡ QUIEN NO SE HA EMBARRADO DE AGUA Y BARRO EN LA NIÑEZ ? BESOS , CONCHITA

    ResponderEliminar
  38. Hola querida Angeles
    Que precioso relato, a mi también me encanta la lluvia, y esa libertad que da la niñez, esa despreocupación, el sentir que todo es posible, mágico, alucinante... Es que todo es nuevo.
    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  39. Me encanta leerte Ángeles, transmites mucha alegría en tu relato, me ha encantado. Por cierto, ayer tuvimos una jornada muy especial en nuestra Tertulia. Pásate por el blog si puedes, te gustará. Un fuerte abrazo y feliz Domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Angeles, Tu relato me ha llenado de recuerdos. A muchas personas los dias de lluvia le son tristes pero a mì me encantan esos dias, el ruido de la lluvia en la ventana es como una música deliciosa.
      Que decirte de los charcos, cuando era pequeña y es una cosa que la tengo siempre en mi mente, me encantaba meterme con mis botas de goma en ellos y andar lentamente para no mojarme.¡Que tiempos!
      Gracias por contar las cosas como tu lo haces.
      Un fuerte abrazo y hasta pronto.

      Eliminar
  40. Hola Ángeles, he venido a conocerte un poco mas, y me encuentro que en tu blog llueve, no podrias darme mejor recibimientos, me encanta la lluvia, me doy un paseo para seguir viendo tus cosas y volveré mas veces. Saltos y brincos y chapoteos en tu charco

    ResponderEliminar
  41. Hola Julie, qué alegría me has dado al encontrarte en mi blog. Es cierto que la lluvia y los cahrcos de agua, siempre me han hechizado, y eso de poder saltar de uno a otro era como una fiesta para mí.

    Son recuerdos muy bellos que están en la memoria del alma.

    Un abrazo con mi cariño

    ResponderEliminar
  42. Hola Ángeles, se me acaba de borrar el comentario y vuelvo a escribirte.
    Te decía que ahora en la edad adulta nos gustaría hacer esas travesuras que no se llevaron a cabo y que un día tú y yo vamos saltar dentro de un charco, todo lo que queramos y con gran alborozo.
    Es curioso que por entonces no nos dejaran y hoy se considere una actividad de psicomotricidad que sirve para compartir experiencias y para la exploración sensorial, lo mismo que chapotear en la bañera y tirar piedras en un río. Iremos con impermeable y pantalones viejos, después nos cambiaremos de ropa y nos tomaremos algo caliente.
    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  43. ANGELES; QUE HERMOSA HISTORIA , ME HICISTE TRANSPORTAR TAMBIÉN A MI NIÑEZ POR AQUELLOS CAMINOS DE TIERRA DE MI ALDEA EN GALICIA, CON LOS ZUECOS , CHAPETONADA EN EL BARRO EN ESOS DÍAS DE LLUVIA MUY TRADICIONAL EN TODO GALICIA.-
    GRACIAS POR TU VISITA Y FUERTE BESO.-

    ResponderEliminar
  44. Hola Trini, es cierto que de los zapatos gorilas, sólo la pelota que traían en la caja era lo que nos gustaba. Era mucho mejor, calzarse las botas katiuscas y poder ir de charco en charco... con la alegría como compañera.

    Gracias por tu cercanía. Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. María del Carmen, gracias por tus bellas palabras a mi relato y a mi blog. Tengo muy poco tiempo libre, pero siempre que puedo, este es mi refugio donde me acuno y dejo mecer con la brisa de las palabras.

    Y sí, es cierto que me gustaba muchísimo saltar sobre los charos de agua... incluso hoy, me atrevo con los chiquitos, porque si no terminaría como un pollo mojado.

    Un abrazo con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  46. Como siempre mis gracias a ti, por legar hasta mi blog, halconcien. Los recuerdos que tenemos en el alma, no se borran nunca, forman parte de la mochila de la vida que todos llevamos, y si son alegres brillan como estrellas de luz.

    Un abrazo con alas de libertad.

    ResponderEliminar
  47. Gracias Letras de papel por tus palabras en mi blog. Me encanta escribir, unas veces mejor y otras menos, pero son sentimientos de mi alma que necesito dejarlos en libertad, para que vuelen..

    Perdona, por no haberte contestado antes, no he podido hacerlo.

    Un abrazo con destellos de felicidad.

    ResponderEliminar
  48. Ayyyy, Mª Teresa, que eso mismo me continúa pasando a mí... algunas veces siento como una pequeña nostalgia de lo que he gozado con los charcos de agua, la lluvia, y después el barro que le utilizaba para hacer figuritas del Belén de Navidad... Todos esos recuerdos habitan en mí, y son muy lindos.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  49. Hola Conchita, gracias por ese torrente de palabras llenas de alegría que me dejas en el blog. Sin tener casi ningún juguete importante, encontrábamos en la Naturaleza, cosas con las que jugar, y nuestra imaginación las convertía en algo maravilloso.

    Los recuerdos son como aleteos de mariposas sutiles que engarzan sentimientos.

    Gracias por tu cercanía y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Gracias Luján es cierto lo que dices...¿ a quién no le ha gustado de niños, jugar con el agua de lluvia, y con las huellas dejadas en los charcos? Era como un día de feria y alegría, que sólo la inocencia convierte en magia, y han quedado en la memoria del alma.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  51. Gracias Pepe, ya me he pasado por tu blog, de veras que tiene que sentirse en el alma algo muy especial y lleno de luz.

    Dices que mis relatos transmiten mucha alegría... sí, algunas veces sí, pero cuando me llora el alma, lo que sientoes dolor, y de la misma forma lo plasmo, sólo es dejar que desde el alma salgan los sentimientos.

    Un abrazo desde mis alas libres de golondrina.

    ResponderEliminar
  52. Teresa, mis gracias a ti por acercarte a mi espacio con tus lindas palabras. ¿sabes? no imaginaba que hubiese tantas personas que tuviesen el mismo recuerdo que yo vivo en mi relato.

    Fueron días de magia de una infancia feliz, llena de estrellas que se quedaron guardaditas en la memoria del alma

    Un abrazo con mi cariño y gracias por tu amistad y cercanía.

    ResponderEliminar
  53. Hracias Ester por llegar a mi blog, puedes brincar y chapotear como tu lo desees, siempre serás bien acogida.

    Es cierto que la lluvia de nuestra infancia, lavó muchas suplencias de juguetes, y nos llenó de felicidad, y ese recuerdo son como vitaminas para el alma.

    Un abrazo con un rayo de sol.

    ResponderEliminar
  54. Guayyyy lo que propones Loli, me apunto para cuando surja la ocasión. Ahora cuando los niños se mueven menos, es cuando los médicos se están dando cuenta que muchos no tienen la psicomotriz que deberían tener, y es que los juguetes de hoy, y su tren de maquinitas y video juegos, les hace ser unos robots, en vez de niños que juegan, corren y se mueven como es lo fundamental en esta etapa de su desarrollo.

    Mil gracias por tu amistad y cercanía, y un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  55. Gracias Thony por dejarme tus mágicos recuerdos en mi blog, es cierto que en tu tierra, debía ser aún más hechizante el chapotear por los charcos, porque llueve más qu.e en el resto de España...

    Hoy, a pesar de ser adulta, me continúan llamando los charcos, con su voz de agua, y algunas veces, les escucho, y piso en ellos...

    Un abrazo con estrellas de felicidad

    ResponderEliminar