viernes, 1 de marzo de 2013

LA MALDICIÓN DEL REY GODO

(Todo el relato es cierto)
Era el mes de julio, el sol abrasaba a las 4 de la tarde, Ana, Sol, Antonio, Ángel, y yo, preparábamos bajo un árbol los últimos datos sobre lo que íbamos a hacer, nuestros ojos brillaban de alegría ante la aventura.Todos habíamos aprobado la Reválida del Bachillerato Superior y ahora haríamos lo que muchas veces habíamos deseado…
¡Íbamos a buscar la tumba de un rey godo enterrado en los cerros del pueblo! nosotros pensábamos que era la tumba de Alarico, el bárbaro que saqueó la poderosa Roma y venció a su emperador Honorio, su tumba no ha sido hallada nunca.
.
Y en nuestro pueblo se ha contado siempre que un rey godo está enterrado en un ataúd de oro y con un inmenso tesoro, en una cueva de los cerros, era una leyenda que habíamos escuchado muchas veces, y ahora nosotros estábamos decididos a encontrarla.
Cuándo el sol dejó de ser una brasa que llagaba, salimos por la calleja de la Cueva, se llama así, y esto nos parecía ya una pista. El cauce de un arroyo de estiaje, corría entre las piedras graníticas, y por él comenzamos a subir
 
Llevábamos linternas, agua, una cuerda, y un farol de carburo para ver mejor si encontrábamos la cueva, que suponíamos con un tesoro superior al encontrado en Guarrazar.
 Durante mucho tiempo estuvimos, andando, subiendo por el cauce seco del arroyo, saltando de roca en roca, pero nada, sólo el chirriar de las chicharras y el zumbido de los insectos nos acompañaban
.
De pronto, yo vi una oquedad entre unas piedras, casi cubierta por un gran zarzal y les llamé a gritos… En efecto, parecía una cueva, y con palos, rompimos el gran zarzal, y dejamos libre la entrada.
Ni Woward Carter, debió de gritar y saltar como lo hacíamos nosotros… era nuestro gran descubrimiento, y nuestra imaginación de adolescentes se desbordó. Con los gritos y la claridad que entraba en la cueva, decenas de murciélagos salieron de ella chirriando… nos asustamos mucho, pero Antonio dijo que era otra señal, porque eran los guardianes de la tumba, lo mismo que los escarabajos en Egipto
 
Y encendiendo las linternas entramos en una cavidad bastante grande, de la que partían tres pequeños túneles… ¡No teníamos ninguna duda, habíamos encontrado la cueva donde estaba la tumba del Rey Godo! ¿Pero dónde buscar?
Ángel dijo, que deberíamos ir tocando todas las piedras, para encontrar algún resorte que se abriera y allí estaría el ataúd de oro y el tesoro.
Y eso comenzamos a hacer, tocar, y tocar por todas las piedras, incluso adentrándonos por los pequeños túneles, pero nada de nada, ninguna se movía… nuestro entusiasmo se iba evaporando como las horas de la tarde, y decidimos dejar para el día siguiente, la búsqueda del resorte que abriría la tumba.
 
Cuando salimos de la cueva, era totalmente de noche… ¡Y de pronto, los gritos más aterradores se fundieron con el silencio que había fuera…! Todos teníamos la cara, los brazos, la ropa de un verde fosforito que impresionaba en la oscuridad.
Cuánto más intentábamos quitarnos ese horripilante color, más se extendía por todas partes. Sol comenzó a gritar diciendo, que estábamos así, por haber intentado profanar la tumba del Rey Godo, y esta era su maldición…
¡Horror! Podía ser cierto, esa cosa verde fosforito cuanto más intentábamos quitárnosla
 más se extendía. 
Y además estábamos perdidos, ninguno ubicaba donde estaba el arroyo por el que habíamos subido… Una angustia infinita nos llenó y comenzamos a caminar sin rumbo, no se veían las luces del pueblo, ni sabíamos dónde estábamos y además cubiertos de ese verde fosforito con la certeza que era la maldición del Rey Godo.
Después de mucho caminar, salimos a una carretera, y pensamos que sería la que unía Valdehúncar con nuestro pueblo y continuamos caminando silenciosos y derrotados por ella. Un coche que venía, paró a nuestro lado y nos preguntó sí necesitábamos ayuda
 
Entre lágrimas y miedo contamos al conductor nuestra aventura, y nuestra maldición verde fosforito, por haber querido encontrar la tumba de Alarico.
El hombre se bajó del coche y comenzó a reírse con todas sus ganas repitiendo,
-Coño, coño, que no me lo puedo creer, os habéis metido en la vieja mina de fosforita, que hace años que se dejó de utilizar, y eso es el polvo verde de la fosforita que se os ha pegado por todas partes, ¡chavales, parecéis muertos andantes...!
Creo que nunca Dios escuchó tantas veces la palabra ¡gracias,!no teníamos maldición ninguna y alguien nos había encontrado y nos llevaba al pueblo, que al verle, nos pareció que estaba bañado con la luz más radiante
  Cuando llegué a mi casa, me metí directamente a la ducha, para que no me viesen así mis padres… ¡y según se escapaba por el sumidero la fosforita pegada a mi cuerpo, sentí que por él se iban también mis sueños de descubrir la tumba del Rey Alarico, qué aún no ha sido hallada!

50 comentarios:

  1. Angeles, no se si es fantasía o realidad tu historia. pero me has hecho revivir aquellas edades, y alguna vivencia personal, en parte parecida, pues veraneaba en tierra morisca que coincidió con descubrimiento de túneles subterráneos, cuyos accesos estuve buscando infructuosamente algunos años. Gracias por revivirlo.

    ResponderEliminar
  2. Es sin duda una aventura en toda regla,de esas que no se olvidan jamás y dan para llenar,éste sí,un libro de recuerdos.
    Me ha encantado sentir toda la tensión,alegría y derrota de esos jóvenes que al menos podían presumir de haber investigado con tesón!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno, ängeles. Qué bueno ahora porque antes, en aquellos momentos os pillásteis un susto de miedo. :):):):):)

    Bendita juventud aventurera!

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, me ha recordado las aventuras de los cinco, aquello libros que devoraban mis hijos (y yo)cuando eran niños, pero tú lo has hecho muy resumido, que es un arte mucho más difícil.

    ResponderEliminar
  5. Ni me lo creo ni me lo dejo de creer, pero me has hecho reír y eso es estupendo. En algún momento todos pensamos que podiamos descubrir un tesoro, pero yo nunca llegue a meterme en una mina, era la que se quedaba fuera cuidando y probando los bocadillos. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué maravillosa edad, la edad de las aventuras, donde todo es posible, donde, en principio, nada nos arredra; yo que siempre he escrito historias de este tipo, sencillas, y he anhelado vivirlas, te digo que he pasado un buen rato leyendo, aunque el final no haya sido recompensado encontrando la tumba de Alarico,el bárbaro.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay, Angeles ! qué preciosa aventura !! Hubiera querido estar con ustedes. JUVENTUD... ¡divino tesoro !!

    Besos de miel y canela.

    ResponderEliminar
  8. Hola Marcos, gracias por llegar a mi espacio. El relato es totalmente cierto, lo mismo que es cierto la leyenda que hay en el pueblo sobre la tumba.

    Desde niños teníamos deseos de buscar la tumba, que pensamos sería más fácil de encontrar, y terminamos así, enlodados en verde fosforito, perdidos... pero no derrotados, porque lo intentamos otras dos veces... aunque no encontramos nada

    Un abrazo con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  9. Hola Marinel, no te puedes imaginar el entusiasmo y el miedo que tuvimos esa primera vez. Es algo imborrable, que siempre volvemos a revivir cuando nos reencontramos cada uno con nuestras vidas forjadas por diferentes caminos.

    Pero esta aventura vivida cuando éramos adolescentes, nos hace reir y al mismo tiempo sentir admiración por los chavales que éramos, decididos a encontrar la tumba del rey godo.

    Gracias por tu cercanía y un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Ay Mos, no te puedes imaginar con el entusiasmo que iniciamos la aventura, y lo que sentimos al vernos impregnados del color de la fosforita. Tuvimos verdadero pánico, porque ninguno sabíamos que era lo que se había pegado a nosotros.

    Hoy es un bello recuerdo, pero tengo que confesar, que yo sí he vuelto varios veranos en las vacaciones, a buscar la famosa tumba.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  11. Gracias trimbolera, por tus palabras en mi blog. Nuestra aventura fue muy anterior a los famosos libros de los 5, que yo también compré a nuestra hija y los leía.

    Lo que más nos impactó, fue vernos bañados en ese verde fosforito, porque desconocíamos la existencia de esa mina, y lo que hace el polvo de la fosforita...Y estar perdidos en medio de la noche.

    Gracias por tu cercanía y un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Ester, es completamente cierto y veraz lo que cuento, eso nos ocurrió a mis amigos a mí. Yo he buscado después muchas veces esa tumba. Por el término municipal de mi pueblo, pasaba la Vía de la Plata que conducía a Mérida, la capital Hispana de los romanos, y se han encontrado verdaderas maravillas en tumbas descubiertas.

    Pero esta de un rey godo, no ha sido hallada todavía.

    Un abrazo con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  13. Hola Nena, mi historía escrita es totalmente veraz, nos aventuramos esa primera vez, y luego dos más, pero yo he continuado muchos veranos cuando voy a mi pueblo, subir a los cerros, con la ilusión de encontrar una pista sobre la leyenda que existe.

    Cuándo estaban haciendo la autovía de Extremadura que pasa por los cerros de mi pueblo, se encontraron tres tumbas romanas, que paralizaron las obras, hasta su valoración, pero la del rey godo, no ha sido encontrada... y se continua buscando.

    Un abrazo con brisas de felicidad.

    ResponderEliminar
  14. Benditos sueños y benditas aventuras de la adolescencia, querida amiga.

    Gracias por compartir este interesante relato, producto de la inocencia e ingenuidad de "aquellos maravillosos años"

    Besos. María

    ResponderEliminar
  15. Gracias Mª del Carmen, si es cierto que fue una aventura, aunque el final no fue el que buscábamos. Pero yo es que soy muy aventurera, y he vuelto varías veces por donde se dice que está ubicada, mas no he visto ningún indicio de nada.

    Fíjate si me gustará... que he transmitido a mi hija este amor a las culturas antiguas, y es licenciada en Arqueología por la Sapienza de Roma, y ha estado cuatro años nombrada por la Junta de Extremadura, prospectando todo el Campo Arañuelo.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  16. Tú lo has dicho querida María... ¡aquellos maravillosos años, en los que teníamos un mundo de sueños...!

    A pesar del mal final de nuestra primera vez, volvimos en dos ocasiones más a buscar la tumba. Después de ese verano, nos separamos todos los amigos, yo me vine a Madrid, y otros a estudiar a Cáceres o Salamanca, pero nos hemos reunido alguna vez, y esta aventura con el lastre de la maldición, nos acaricia el alma por su ingenuidad y al mismo tiepo, hacernos perseguir el sueño que teníamos.

    Un abrazo desde la libertad de mis alas de golondrina.

    ResponderEliminar
  17. Hoy paso por tu blog y estoy leyendo esta historia que no parece real suena a fantasía, te felicito por tu aportación a la historia. desde Jaen un abrazo y feliz domingo

    ResponderEliminar
  18. En casi todos los pueblos hay una historia de tesoros enterrados en algún monte cercano.
    Que bonita experiencia la tuya.
    Besos Ángeles.

    ResponderEliminar
  19. Sin duda has sabido imprimir a tu vida imaginación y magia.Tu relato es prueba de que la imaginación es la única que nos redime del sopor de la realidad.Un relato para soñar.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Angeles,esa aventura es inolvidable y además vivida en grupo para que cada uno cuente a sus hijos lo vivido...Realmente interesante la subida a la cueva,la investigación interior,el color verde,que a todos os asustó y esa salida a la libertad confusa,pero con un un final alegre y divertido...
    Mi felicitacíón por la magia de tus letras,que siempre nos deja buen ánimo para seguir creando y recreando la vida.
    Mi abrazo inmenso y mi cariño,compañera y amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  21. Gracias Miguel por acercarte a mi blog. El relato que he expuesto, es totalmente real, en principio fue una mágica aventura, pero el final, fue de autentico miedo, porque no sabíamos que se nos había pegado en la cueva, impresionaba esa "cosa" verde fosforito que todos sabíamos que se nos había pegado en la cueva.

    Además cuándo salimos de ella era de noche y estuvimos andando sin rumbo, porque no veíamos las luces del pueblo, y en oscuridad todo nos daba más pánico. Hoy es un bello recuerdo, que hemos revivido muchas veces cuando nos hemos vuelto a encontrar los amigos.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  22. Hola Rafaela, lo que dices es cierto, en casi todos los pueblos existe alguna leyenda sobre tesoros ocultos.
    Hoy teniéndo una hija arqueóloga, becada por el CSIC en Roma, para investigar los daños hechos en la 2ª Guerra Mundial, sobre los Foros romanos. Y después en Extreamdura trabajando para la Junta y prospectando el Campo Arañuelo... sí puedo afirmar con toda seguridad que esa tumba existe en algún lugar
    de los cerros de mi pueblo, y será hallada alguna vez.

    Nosotros en nuestra adolescencia la buscamos en dos ocasiones más, pero no hallamos ningún indicio de ella... y ahí continua celando su secreto.

    Mi cariño con un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Gtacias Juan por tus palabras. Sí puedo decirte que soy una apasionada de la naturaleza y en ella he encontrado siempre la armonía y la paz que anhelo desde este Madrid de prisas y atascos. Me continua hechizando un cielo estrellado, un regato escondido, unas ruinas de la cultura que sean...

    Se despiertan en mi alma, anhelos dormidos, y con mis "botas de siete leguas" como Pulgarcito, me pierdo por esos lugares vírgenes, que me llenen de vitaminas.

    Un abrazo con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Mª Jesús, es cierto que fue una aventura con un gran susto cuando salimos de la cueva... pero continuamos buscándola en otras dos ocasiones. Hoy sé con toda seguridad que está en algún lugar de los cerros de mi pueblo, que son bastane exensos.

    Cuándo estaban haciendo la Autovía de Extremadura, encontraron tres tumbas romanas, que paralizaron las obras. Sé que se han descubierto otras, porque hace unos años los detectores de metales no estaban prohibidos, y los alrededores de mi pueblo tienen muchos yacimientos arqueológicos, por él pasaba la Vía de la Plata romana, que terminaba en Mérida, y por ella pasaron tambien los pueblos que nos invadieron después... con todo lo que ello conlleva...

    Todos los veranos cuando voy de vacaciones a mi pueblo, me gusta perderme por lugares vírgenes donde se siente el alma de la naturaleza y su mensaje de armonía y paz.

    Un inmenso abrazo con mi cariño, y gracias por tu amistad y cerdanía.

    ResponderEliminar
  25. Querida Ángeles, que bonita historia y a la vez preocupante,¡y si en vez de ser una mina de fosforita hubiese sido una cueva de nuestros amigos extraterrestres!.Cuando somos jóvenes no miramos ni nos paramos si hay peligro o nó, todo lo hacemos expontáneo,y así nos va algunas veces, como en este caso a vosotros.
    Menos mal que todo fué un susto, mi enhorabuena.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  26. Hola, extraordinaria experiencia, no sé si volverás a tu cueva o a cualquier otra, si lo haces asegurate primero que no es de carbón, no vaya a ser que salgas como un tiznón de negro. Me has hecho reir con tu relato, que en la próxima experiencia tengas mas suerte.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  27. Es cierto lo que dices palabras al viento, siempre me ha seducido el alma poder estar por los campos y pueblines de mi Extremadura, hay tanta belleza escondida en ellos, junto con la armonía que ofrece la naturaleza.

    Mi amiga Mary siempre suele decirme "¡qué gran atleta se perdió España"! porque he saltado paredes de piedras, he subido a árboles, cruzado arroyos, metido en cuevas... sin ningún temor... y les animaba ante cualquier reto que decidíamos hacer.

    Esta aventura nos salió mal la primera vez, porque al final nuestros padres se enteraron de todo, lo contó el señor que nos recogió con su coche en el camino. Y cada uno tuvimos una buena regañina,...Ah, pero el recuerdo de lo ocurrido nos ha hecho reir después, mucho, mucho.

    Gracias por tu cercanía y un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. No, halconcien, ahora no hay cuevas, ahora estamos esperando que alguien de la Junta de Extremadura visite NUESTRO VALLE ENCANTADO... le hemos llamado nosotros así.

    Creemos que además de la inmensidad de fósiles que hemos recogido de él, hay huevos de dinosaurios, son una pasada, el tamano ya nos hizo pensar en que eran huevos...¿Pero quién podía ponerlos tan grandes? Sólo los dinosaurios, y partimos uno o dos, y en efecto son huevos porque tienen la yema petrificada y amarilla en el interior. Los ha analizado un químico y nos lo ha confirmado, ahora sólo nos queda, que la Junta, mande a alguien que lo asegure... y en esto estamos, esperando porque con esta crisis, se han suspendido todas las ayudas para la investigación arqueológica y restos encontrados.

    ¡Sería tan maravilloso que nuestro VALLE ENCANTADO, fuera reconocido por lo que creemos que hay en él con toda seguridad!

    Ya ves que continuo con los mismos deseos que cuándo era una adolescente.

    Un abrazo desde el valle encantado.

    ResponderEliminar



  29. LA FOSFORITA


    Qué corto es el camino en la alborada,
    y cuán largo en la noche tenebrosa,
    si buscaras la tumba misteriosa,
    del rey godo Alarico, en tu mirada.

    Encuentras una cueva atravesada,
    y penetras en ella silenciosa,
    horadas en la piedra majestuosa,
    buscando aquel arcón, ilusionada.

    Y se escapa el tesoro como el día,
    por la rendija del dolor, maldita,
    y transformas tu rostro de alegría,

    en una sensación no tan bonita,
    pues tu cara a la luz reverdecía,
    ya que hallaste un filón de fosforita.

    O.Z.M.


    Muchas felicidades y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Dado que yo soy un mentiroso compulsivo, me inclino por creer que esto... es un cuento.
    De todas formas, no hubiera estado mal que fuera verdad.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  31. Fenomenal como siempre amigo Olegario, es un soneto bellisimo y al mismo tiempo con los sentimientos que nosotros sentimos al comenzar nuestra ventura... y ver como terminó. Porque lo de la fosforita no nos gustó nada, porque no sabíamos que era eso, y pasamos bastante miedo. En aquel verano volvimos dos veces más, y ya no nos asusto salir bañadas en ese color verde, pero de la tumba, no descubrimos nada, por ningún lugar de los que buscamos.

    Un abrazo con carño, poeta.

    ResponderEliminar
  32. Hola Alfredo, respeto siempre la libertad de expresión de cualquier persona, más ello no indica que esté de acuerdo con ella. No sé como tú eres, ni tengo motivos para juzgarte, como mentiroso compulsivo como dices que eres tú.

    Yo la mentira no la soporto en nadie, y mucho menos en mí, lo saben quienes me conocen, siempre voy de frente y con la verdad como parte de mi bandera. Todo el relato es cierto, y si deseas comprobarlo por ti mismo, me lo haces saber en el correo que tengo en mi perfíl, y te digo el lugar donde está la improductiva y olvidada mina de fosforita, y el arroyo por donde subimos nosotros, así no inventarás lo que juzgas sin saber.

    Para juzgar a alguien o algo hace falta conocer a la persona y saber de que se esta hablando, porque sin un solo dato de ambas cosas, resulta censurable y ridícula toda expeculación que se haga.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Pero qué entusiasmo de estudiantes. Aplicando vuestros conocimientos adquiridos en libros y la escuela, hicisteis vuestros pinitos de investigación. Eso es siempre positivo. Y además la aventura terminó bien. Qué misterios tiene la naturaleza y qué suerte que os ayudara ese hombre.

    ResponderEliminar
  34. Me ha entusiasmado la lectura , casi no tuve tiempo de respirar,. Orgullosa estarás ahora de aquella horrible y maravillosa aventura.
    Nunca es tarde para empezar de nuevo la búsqueda ahora que ya sabes donde está la mina de fosforita.
    Un relato además de bello muy bien narrado ,"engancha"
    Besos.

    ResponderEliminar
  35. Perdona si te has sentido ofendida. Digo que soy un mentiroso compulsivo... pero solamente en mis cuentos, es decir, escribo mentiras que en ocasiones pueden parecer realidad. Escribir algo que no es cierto, pero que pudiera serlo, habla a favor del que lo escribe.
    Creí que el hacerte seguidora de mi blog, era sencillamente porque te gustaba mi forma de ser y de escribir. Siento haberme equivocado y que interpretaras un elogio como algo que no lo es.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  36. Hola Ángeles, has vuelto a las andadas de "en busca del tesoro", si es así espero que sea mejor que la primera vez,je..je.. es broma.
    Bueno , un abrazo muyfuerte.

    ResponderEliminar
  37. Hola dafd, lo cierto es que esta leyenda de la tumba del rey godo en un ataud de oro, siempre se ha contado en mi pueblo. En su entorno, se han encontrado varias tumbas romanas con grandes ajuares funerarios que están en el palacio de las Veletas de Cáceres... y con 16 años, nosotros nos creíamos que podíamos hallarla y nada de nada...

    Ah, pero debo decir, que lo volvimos a intentar en otras dos ocasiones ese mismo verano. Pero la tierra sabe guardar bien su secreto y si existe, está bien celada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Nada, no pasa nada Alfredo, creí entender que me decías que era un cuento inventado, cuándo era todo realidad, por eso reaccioné así. Perdóname tú tambien si con mis palabras te he hecho sentir mal. Nos equivocamos los dos, esto suele ocurrir cuándo todo se hace de esta forma virtual, y con palabras muy escuetas.

    Me gustó todo lo que estuve leyendo en tu blog y por eso me puse como seguidora.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. André, siendo adulta la he buscado varios veranos en mis vacaciones en el pueblo, pero la autovía de Extremadura, ha modificado mucho los cerros, moviendo inmensas toneladas de rocas y tierra, y aunque cuando se estaba construyendo encontraron 7 tumbas romanas, y se paralizaron las obras hasta ver que contenían... la tumba del rey godo no apareció entonces tampoco.

    Hoy mi hija es arqueóloga, doctorada por la Sapienza de Roma. Y nombrada por la junta de Extremadura, para prospectar el Campo Aranuelo, ha descubierto maravillas en el. Sin embargo como no hay dinero para escavar, Mérida lo que hace es cubrir bajo camiones de arena, estos yacimientos.
    Y ella tampoco ha encontrado el menor indicio de donde se pueda hallar, sí es que es cierto que existe, esta tumba tan buscada, ya que casi toda leyenda tiene su origen en un hecho real.

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  40. No te rías palabras al viento, que yo no me doy por vencida y volveré como Indiana Jones "En busca de la tumba perdida" Ya nos traumatizó a todos la primera vez que creíamos haberla encontrado, y nos encontramos con la maldición de la fosforita, y ese verano lo intentamos en dos ocasiones más.

    Personalmente creo que existe, pero si se encuentra será fortuitamente cuando se esté haciendo algo. No sé si sabes como se descubrió Atapuerca...¡ cuándo estaban haciendo una vía de tren! Y es el mayor de los yacimientos del mundo mundial, por su valor arqueológico y lo que supone en la evolución del "Homo Sapiens"

    Sí a tí te dijeran donde está posiblemente "El Dorado..." ¿A que te apuntabas el primero para ir a buscarlo? Pues eso mismo me pasa en España a mí.

    Un abrazo cruzando el Atlántico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles, no me rio por tus deseos de aventura, sino por la cara y el susto que os llevaríais al veros de esa forma, y otra cosa, yo si que me apuntaría a cualquier aventura por muy rara que fuese. Me gustan esas cosas, sobre todo lo antiguo.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  41. Querida Nines: vengo a visitarte para comunicarte que tienes un regalo por el día de la mujer esperámdote en mi casita pra que lo recojas cuando gustes... La entrada en la que está es: http://almacorazonyplumasegundaedicion.blogspot.com.es/2013/03/feliz-dia-de-la-mujer.html

    Esperando que te guste y que pases ubn buen fin de semana, me despido con...

    Un beso y una flor

    ResponderEliminar
  42. HOLA ÁNGELES
    QUÉ EXPERIENCIA!!! PARECE DE CUENTOS O DE JUEGO DE NIÑOS. NO LO PUEDO CREER, YO TAMBIÉN SOLÍA VISITAR CASAS ABANDONADAS EN ALGUNAS ÉPOCAS.
    TE GUSTA LA AVENTURA ANGELES NO?.

    BESOS AMIGA Y GRACIAS POR TU LINDO COMENTARIO EN MI NOVELA.

    ResponderEliminar
  43. Ángeles, una historia que nos narras con tal virtuosismo que el lector se suma a la expedición y exprimenta sorpresa, susto, emoción, miedo, risas...Todo en ese ambiente tan propicio al misterio que es la adolescencia.
    Gracias por compartir esos retazo de juventud que nos llevan a la nostalgia y a vivencias similares.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. Es cierto palabras al viento, el impacto que nos causó vernos todos verdes... y cuanto más nos intentábamos quitarlo, más se extendía...
    Tambien es cierto que pasamos miedo, hasta saber porque estábamos así, mas luego cuando supimos lo que era...¡ nos estuvimos riendo todo el verano... y repetimos la aventura por otros dos diferentes lugares, sin encontrar nada.

    Un abrazo y gracias por tu cercanía.

    ResponderEliminar
  45. Gracias Corazón y Pluma por tu regalo, siempre es lindo que nos recuerden. Ahora pasaré por él... y de nuevo gracias.

    Un abrazo con brisas de felicidad.

    ResponderEliminar
  46. Hola Luján, es cierto que cuándo me dicen algo de nuestro pasado histórico, siempre suelo ir al encuentro de ello. Sí, me gusta la aventura, aunque algunas veces he salido muy escarmentada... y aunque digo que no voy a volver... siempre vuelvo a lugares que me pueden aportar algo, sobre todo la emoción de encontrar algo de épocas muy lejanas a la nuestra.

    Mi vocación frustrada es la Arqueología, y mi hija ha heredado ese gen mío... y además de ser licenciada en Historia, ha heho tambien en Roma, la carrera de Arqueología.

    Un abrazo desde un lugar del corazón

    ResponderEliminar
  47. Gracias por tus palabras Felicidad, son muy lindas. Es cierto que cuándo somos adolescentes nos creemos que todo lo podemos hacer... esto que he narrado es una de tantas aventuras que nos ocurrió, pero hicimos varías.

    A pesar de los años pasados, sólo yo continuo teniendo un espíritu aventurero, y me encanta salir al campo y perderme por lugares vírgenes.

    Un abrazo desde mis alas libres de golondrina.

    ResponderEliminar
  48. Olá lindíssimo blog parabéns!
    Amei em conhece-lo beijinhos.

    ResponderEliminar
  49. Gracias por tus palabras, y mi saludo también para ti.

    ResponderEliminar