domingo, 3 de febrero de 2013

CUANDO EL AMOR SE HACE SILENCIO

                            ( A Eusebio con mi cariño)
 Desde siempre Eusebio ha estado en mi vida, era el mejor amigo de mi padre, y compañero de labranza en las dehesas El Fondón y El Ejido. Él siempre me ha querido como a la hija que no tiene, no se ha casado, y yo también siento por él un inmenso cariño.Tenía y tiene un huerto, que es una gozada ir a él...
 Desde muy pequeña, fue un lugar mágico para mí. Me subía a los árboles frutales y sobre todo a la higuera y buscaba los higos maduros con su gotita de miel, cogía las fresas de la regatera del pozo, perseguía a la cabra Jacinta que huía de mí porque yo me empeñaba en subirme en ella, o jugaba con Balines el perro, que me llenaba de babas…
¡Era la libertad al desnudo!
 Hoy a pesar de sus muchos años, aún cultiva su huerto  tiene un vigor increíble, y en su alma llena de edades, habitan la ternura, la honradez y la integridad que siempre tuvo.
Nos vemos cuándo voy a mi pueblo, pero cada vez me preocupa más, porque le veo muy mayor y muy solo..
Este último verano, llegó una tarde a mi casa, y sólo con mirarle a los ojos, supe que le reía el alma, y estaba muy feliz… ¡Dios, cómo me alegró verle así! Sentí su abrazo en el alma, como una caricia que me desbordó y anegó de recuerdos.

Niña (siempre me ha llamado así) te traigo algo que te va a gustar mucho, siempre andas por el campo buscando bichos y cosas (se refería a fósiles) yo pensé que quizá él había encontrado alguno, mientras con misterio metía su mano en el bolsillo y sacaba un blanco pañuelo que puso sobre la mesa…-¿Qué es esto pregunté con curiosidad…? –Ábrelo y lo verás dijo él con dulzura. Yo cogí el pañuelo que tenía hecho varios nudos, y supe que lo que en él había no era un fósil porque pesaba muy poco… Eusebio me miraba sonriendo, mientras yo curiosa intentaba quitar los nudos del pañuelo, cuándo lo logré… me quedé sin palabras… ¡dos monedas aparecieron en él, las miré con admiración e incredulidad…!
 -¿Te gustan niña? me preguntó con alegría contenida. Yo me había quedado sin comprender donde podía haberlas encontrado. -Eusebio, ¡son maravillosas! le dije mientras las miraba, ¿dónde las has conseguido? ¡Son dos dirham árabes de plata, y tienen muchos años…! le dije
 Mientras, las monedas en mi mano me hablaban desde su mudo silencio, de otra cultura en una época muy lejana, no entendía como podían haber llegado hasta él. -¿Cómo las tienes tú? pregunté con asombro.
 - Esta primavera, estaba haciendo una zanja en el huerto, para sembrar  kiwis, cuando el azadón golpeó en algo duro, pensé que era una piedra…  continué dando golpes para sacarla, entonces sentí que algo se rompía y saltaron por el aire algunas de estas monedas… estaban guardadas en un puchero.
 -¿En tu huerto dije? ¿Y cuántas había le pregunte.- ¡72, niña, que bien que las rebusqué entre la tierra, porque quedaron desparramadas por ella al romperse el puchero! -¿Y qué vas a hacer con ellas, esto es Patrimonio Nacional…?- Ya nada, no las tengo, las he vendido, me he quedado con estas dos para ti, porque sabía que te iban a gustar… -¿Quéééééé? ¿qué las has vendido? ¿ y a quién? le pregunté incrédula y sin asimilar bien lo que me estaba relatando  
 -No le conoces, es uno de Talavera, que viene comprando cosas viejas, y las paga muy bien. Llena de miedo le pregunté- Y a ti… ¿cuánto te ha pagado por tus 70 monedas?
-¡100 euros, dijo con orgullo ¡ -Dios, me quedé muda…! ¿Cómo podía decirle que el tal Felipe le había estafado con 100 míseros euros?
 ¿Cómo decirle que lo encontrado en su huerto tenía un valor infinito, y no tenía precio? ¿Cómo decirle que le había engañado, robado…? ¡Sí era cómo un niño grande, lleno de felicidad, con sus 100 euros, y con haberse quedado con dos monedas para mí…!
 -¡Estaba furiosa con ese Felipe… furiosa por haber engañado a un hombre bueno, furiosa porque ¡ya estaba hecho y no conocía al estafador! furiosa porque no podía decirle lo rata y gusano que era, al robar así a un anciano, furiosa porque Felipe sabía que esas monedas eran Patrimonio Nacional y no se podía comerciar con ellas, furiosa porque no podía denunciarle…!
 Luché por contener las lágrimas de mis ojos… ¡Ya no se podía hacer nada! Las dos monedas en mis manos, me hablaban de la generosidad y el cariño que Eusebio me tiene. ¿Cómo podía desvelarle la verdad y matar su ilusión? 
 No, no podía hacerlo, sería cómo clavarle un cuchillo, y yo le quiero demasiado para hacerle daño diciéndole la verdad… Me abracé a él con un inmenso cariño, y mientras disimulaba las lágrimas que me quemaban los ojos y el alma… ¡supe que él estaba completamente feliz!

60 comentarios:

  1. ¡Que historia más bella y más Tierna!
    ¡Cuanta hiena hay suelta por ahí! Aprovechándose de los ancianos y personas inocentes, sobre todo.
    Por estos lares de nuestra querida España al mover un poco la tierra puedes encontrarte verdaderas joyas como esos dirhanes.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué historia tan, tan bonita, Ángeles. Qué ternura de hombre y qué suerte la tuya por tener en tu vida a alguien así.
    La inocencia no debería pagarse tan cara; deberían hacerle un monumento, sobretodo, si se conserva cuando se ha vivido tanto.
    Mejor dejarle sonriendo y feliz con lo que consiguió.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Bonita historia, y sobre todo puedes sentirte orgullosa del cariño de un hombre bueno sin maldad, ni avaricia, conservó una parte de su tesoro para ti. Al “Felipe” ojala le pase lo que a Judas con sus monedas…
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Angeles,por encima de todos los tesoros materiales y patrimonios...está el sentimiento y tú lo viste con claridad evidente en Eusebio...El te regaló lo más grande,lo que nunca podrá tener el comprador...El amor y fidelidad de un amigo,que a través de los años se conserva intacto,porque es eterno...
    Preciosa historia,que nos hace reflexionar...Lo importante no son las monedas perdidas y mal pagadas,lo importante es Eusebio,su grandeza interior y sus sentimientos...Y tú mi querida amiga,por contarnos esta historia,que nos emociona y nos hace ver lo que vale realmente la pena.
    Mi felicitación y mi abrazo grande por tus buenas lecciones y buenas letras.
    Feliz semana,Angeles.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  5. Que bonito nos cuentas las cosas.
    Pobre hombre como iba a saber él el valor que eso tenía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ángeles, es una historia donde la calidez y calidad humana prevalecen sobre los bienes materiales.
    Alguien que apenas da valor al metal porque por encima está la humanidad, la ternura, el cariño y sobre todo la generosidad.
    Es una historia que nos lleva a reflexionar hondamente sobre los auténticos valores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Una bonita historia que nos muestra las dos caras de nuestra sociedad: la de tu encantador viejecito y la de mi tocayo, el ladino estafador. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  8. Ángeles, que bonita historia, pobre Eusebio, si que le tomaron el pelo,lo que hace la ignorancia y siempre hay un sinvergüenza que se aprovecha de ellos.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Es cierto Pedro Luis, cuántas hienas andan sueltas... engañando, robando, pero todo por el dinero asqueroso, que puede comprar hasta las personas.

    Eusebio es como un "niño grande" y fue una presa muy fácil de timar. Yo me sentí fatal con el timo, pero no conocía al tal Felipe y nada pude hacer.

    Lo hermoso fue y es el cariño que me tiene, ese no tiene precio, y con él me quedo.

    Un abrazo con deseos de felicidad.

    ResponderEliminar
  10. Nena, lo has expresado con mis mismos sentimientos, sé que es una inmensa suerte el tener a Eusebio en mi vida... no solo por su cariño y generosidad, si no también porque tiene una ternura infinita, y siempre le recuerdo a mi lado en momentos negros de mi vida, como fue cuando mi padre murió...

    Continua teniendo la nobleza de un alma grande y su integridad como persona es de luz.

    Un abrazo con brisas de felicidad.

    ResponderEliminar
  11. Hola José, gracias por tus palabras que son verdades como la luz del sol. Es un gozo tener en nuestras vidas personas como él, tiene el alma sin contaminar ni por la ambición, ni por el egoísmo. Ni siquiera se quedó para él con ninguna moneda... eso es la generosidad al desnudo.

    Y mira, lo de Judas, me ha hecho bien en el alma, no lo había pensado, pero el mal que hacemos, se nos devuelve siempre, y de alguna manera el tal Felipe puede terminar muy mal, porque habrá alguien que le de lo que se merece.

    Gracias José, por tus palabras, no sabes el bien que me han hecho, tenía una impotencia inmensa, por no poder hacer nada, pero ahora tengo la fe, que alguien lo hará por mí, hay Judas, pero también hay hombres buenos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Mª Jesús, siempre tienes en tu alma palabras de luz, es cierto que por encima del valor material está el cariño de una persona...
    Y Eusebio me lo ha demostrado muchas veces, tiene el alma sin contaminar por el egoismo y eso es casi impensable en nuestro mundo hoy. Fïjate que ni siquiera se quedó él con ninguna de las monedas... hasta ahí llega su generosidad.

    No puedo expresar con palabras, los sentimientos que me anegaron cuando esto sucedió... pero lo que si sabía era que yo no iba a decirle que le habían robado, me importaba mucho más su felicidad y la luz de alegría que había y hay siempre en sus ojos

    Somos caminantes por los senderos de la vida, y aprendemos de todo lo que nos sucede... y el amor, es el mayor de los tesoros que podemos encontrar, y yo esa tarde le viví desde el alma gracias a la generosidad de un hombre bueno.

    Amiga, mi cariño con un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Chelo por tus palabras, a veces a mi me faltan las mías cuando quiero convertir los sentimientos en palabras, cuando es el alma la que siente, y la boca la que debe encontrar las palabras justas.

    Hoy guardo esas dos monedas como uno de los tesoros más hermosos, sobre todo porque estan bañadas de amor.

    Un abrazo con mi cariño

    ResponderEliminar
  14. Así es Felicidad, en esta época que hoy vivimos, parece que se han perdido muchos de los valores mejores que tenemos los humanos, y el dinero se ha coronado como Rey absoluto... y que un hombre sencillo y bueno sea todo generosidad, parece impensable.

    Y creo que sinceramente deberíamos pensar por esos auténticoa valores que han quedado dormidos y aletargados en algún rincón del alma... ¡Mejor sería nuestro mundo!

    Un abrazo con brisas de felicidad.

    ResponderEliminar
  15. Hola Felipe, es muy cierto que para que haya vencedores, tiene que haber vencidos, y esto llena de impotencia.
    Eusebio vive feliz, y esto es lo más importante. Tiene un corazón de oro, y una filosofía de la vida, que siembra en armonías allí donde esté.

    Te envio mi abrazo hasta tu mejana.

    ResponderEliminar
  16. Querida Ángeles,que bonito es ser querida por esas personas que en nuestra niñez conocimos, el Sr. Eusebio tiene una gran amiga en ti.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Así es palabras al viento, siempre hay carroñeros que se alimentan de otros. ¿Sabes? no sabía si relatar lo ocurrido con las monedas encontradas por Eusebio, pero al final lo he hecho porque él no se merecía lo que le ha hecho el tal Felipe, y si por milagros de la vida, pudiese leer mi entrada... ¡sabría que es un gusarapo, una mala persona... y quizá un día sí llegue a conocerle, y se lo diré en la cara.

    Aún me siento mal, al recordar lo ocurrido, pero me quedo con la bondad y la generosidad de un hombre bueno que es mi amigo.

    Gracias por llegar hasta mi espacio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Letras de papelpor tus palabras en mi espacio. Sí es hermoso saber que aún existen personas íntegras, y Eusebio lo ha sido siempre. Cuando era niña, era como un Rey Mago para mí, porque siempre me regalaba cosas que él sabía que me harían feliz... y lo mismo hizo este verano pasado con las dos monedas que me regaló.

    Un abrazo y mis deseos de felicidad.

    ResponderEliminar
  19. Hola querida Ángeles
    Siempre nos relatas historias tan conmovedoras, historias de vida, de códigos y valores, de seres humanos nítidos, puros.

    Precioso querida amiga.
    Buenas noches.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Un tesoro para los historiadores, desde luego. Pero no se podía hacer nada. Eusebio nada receló y Felipe sabía demasiado. Esta situación se repetirá tantas veces.

    ResponderEliminar
  21. Pobre Eusebio. Siempre hay gente que se aprovecha de la ignorancia y bondad de otras personas nobles como el pobre Eusebio. Y él otro elemento que no merece ni que lo nombren, menudo sinvergüenza.

    Un abrazo Ángeles.

    ResponderEliminar
  22. Pues yo creo que obraste de la mejor forma posible, Ángeles. Así Eusebio seguiría feliz por haberte dado esa sorpresa de las monedas y no se enteraría del timo del de Talavera.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  23. Ángeles, no tengo palabras para definir a ese miserable, que abusó de un pobre hombre sin conocimiento de lo que tenía en sus manos, ¡cuanto canalla hay por el mundo!.
    Un bonito relato, te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Cuanto desalmado hay por el mundo, pero que maravilla de alma y de inocencia la de Felipe.
    Hiciste bien, querida Angeles, supiste respetar el brillo de sus ojos y su felicidad, atesora esas dos monedas como prueba de algo tyan hermoso y que tristemente se va perdiendo por el maldito interés en los bienes materiales, esas dos monedas tienen el alma de Felipe.

    Un muy fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Qué historia tan hermosa y a la vez tan triste. Algo parecido me hicieron a mi con unos sellos de correos. Pero tiene su encanto y el título lo describe todo Ángeles. Me encanta leerte siempre. Te mando mi falicitación más sincera. Cuánta gente auténtica, noble, sencilla en estos pueblos. Donde la inocencia, la ignorancia, es también manipulada. Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Luján por tus palabras en mi blog. A veces pienso que en nuestro caminar por la vida, aparecen personas que dejan en nosotros huellas, y lo más importante es guardar en el alma, aquellas que nos den vitaminas de amor.

    Y eso me ha ocurrido con algunas personas que me cosquillearon el alma por sus valores humanos, y sus huellas son imborrables.

    Un abrazo desde mis alas de golondrina

    ResponderEliminar
  27. Al final, lo de menos son las monedas. Dicen que los viejos son como niños, y no hay moneda que pague la felicidad de un niño.
    Gracias por pasar por mi blog.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  28. Lo has dicho maravillosamente dafd. Siempre existirán Judas que traicionen por unas monedas. Eusebio tiene el alma sin contaminar, como yo digo, confia en todas las personas, y el cree que todos son como él, incapaz de hacer daño. ¡Y bien que le engañaron !

    Para mí lo importante es que Eusebio sea feliz, y lo era de verdad, además ya nada se podía hacer, el tal Felipe, sabía muy bien lo que hacía... y lavó su conciencia con 100 euros... quizá algún día la vida le pase factura por robar a un hombre bueno.

    Un abrazo con estrellas de felicidad

    ResponderEliminar
  29. Gracias Rafa por dejarme tus palabras en mi blog, es cierto que la vida es así... siempre hay algún sirvengüenza que engañe a una persona buena... y creo que esto si que no cambiará nunca, porque los timos, los robos y las amenazas, son el pan nuestro de cada día.

    Un abrazo con mis deseos de .felicidad

    ResponderEliminar
  30. Hola Angeles, es la primera vez que te visito pero te conozco algo de verte en los blogs de algunos amigos en común, me gusta lo que veo en tu casita y si me lo permites me quedo por aquí siguiéndote.
    La historia que cuentas es muy entrañable y a la vez da mucha rabia saber que aun quedan estos personajillos que se aprovechan de la buena voluntad de los demás, yo creo que hiciste lo es debido, ya que si le dices la verdad a Eusebio (mi abuelo se llamaba así), el pobre se habría llevado un gran disgusto, ya que el creía que había echo un gran negocio y se lo habían pagado bien, pobre hombre pero al menos el seguía siendo feliz y te guardo con todo su cariño las monedas, que pena no darle al otro su merecido por engañar tan cruelmente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Mos, no podía hacer otra cosa que mi silencio, porque no conocía ni conozco al estafador, pero si le conociese, le denunciaría, porque creo que lo mismo que robó a Eusebio, ha robado a más personas, y debe dedicarse a comerciar con objetos antiguos, ser un anticuario o tener en su poder objetos ilegales, porque la zona del Campo Arañuelo es muy rica en yacimientos de épocas muy antiguas, y estará muy acostumbrado a saber lo que le enseñan y su valor.

    Lo importante es que Eusebio no sospechó nada y era feliz, con haberse quedado con dos de las monedas para mí...¡ni pensó en él, para quedarse con algunas!

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  32. Totalmente de acuerdo contigo halconcien... hay demasiados timadores, que desvestidos de toda moralidad, mienten, roban y estafan a hombres sencillos y con un gran corazón, como es Eusebio.

    ¿Sabias que la figura del Pícaro solo se da en la literatura española...?

    Creo que El lazarillo de Tormes, formó escuela, para tantos "chorizos"como vemos cada vez en las noticias, que se han forrado timando o cogiendo lo que no es suyo... y para que encuentren a algunos, muchos estarán en la lista negra del averno, y no sabemos quienes son.

    Un .abrazo con mis deseos de felicidad

    ResponderEliminar
  33. Hola Alborada, creo que hice lo correcto, aunque estaba furiosa porque habían robado a un hombre bueno, pero ya estaba hecho, y yo no conocía a esa persona, bueno lo de persona, lo cambiaría por rata, gusano, o cuervo carroñero, que son nombres que mejor le van.
    Aún hoy continuo con el dolor de no conocerle, para denunciarle.

    Un abrazo dese mis alas libres de golondrina

    ResponderEliminar
  34. Julie, te siento muy cercana a mi, y me da mucha alegría tu presencia en mi espacio. Es cierto que queda mucha buena gente aún por el mundo. En mi tierra Extremadura hay verdaderos hombres y mujeres mayores, que tienen unos valores de integridad, honestidad y sinceridad, que te impactan. Además Eusebio es un idealista y un Quijote que no ve la maldad por ningún sitio.

    Valoro muchísimo que esté en mi vida, y continue teniéndome el mismo cariño que cuando era una niña, me aporta mucha paz y serenidad.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  35. Gracias Alfredo por pasar por mi espacio. Me gusta lo que has dicho de que los viejos son como los niños y no hay moneda que pague su felicidad.

    Yo creo que aún son mejores, porque los niños suelen ser egoistas y acaparadores, sin embargo en las personas mayores, este egoismo es muy relativo porque ven que en su vida, no necesitan tantas cosas y dan más importancia al cariño que se les da y al amor que reciben.

    Un abrazo con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  36. Hola Piruja, te doy la bienvenida a mi espacio, gracias por llegar a él, y claro que puedes quedarte y volver cuando quieras.

    Has captado todas las emociones que yo sentí cuando ocurrió todo esto... con el inmenso cariño hacia Eusebio, tenía una impoencia llena de furia, estaba furiosa con el timador. Pero ya estaba hecho y nada se podía hacer.

    Por eso cuando me abracé a él y vi su felicidad, supe que no le desvelaría su timo.El era completamente feliz, con sus 100 euros y con haberse quedado dos monedas para mí.
    Lo importante es que nos amen, y el amor que damos a otros, este es el camino de la felicidad.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  37. Mi querida amiga , Sabia que tu corazón era grande y generoso pero con esta bella historia me he dado cuenta que me he quedado corto, que eres mucho mejor persona de lo que nunca pude imaginar y no me extraña que ese buen hombre guardase para ti esas monedas con tanto cariño porque para el no eran solo unas monedas como las que aquel codicioso y contrabandista le había robado a cara descubierta. Estas eran especiales porque las había guardado para ti y dártelas era como entregarte un trozo de su corazón, sobre todo porque sabia la ilusión que te harian. Y cuando alguien es tan feliz haciendo un gesto así es porque la persona receptora debe ser grande, muy grande de corazón.
    Me ha encantado tu relato aunque como a ti me indigna que halla gente capaz de violar la inocencia de un venerable anciano como es el caso de tu amigo.
    Te pido disculpas por no venir más a menudo pero ya sabes de mi tarea con mis chiquitines que ahora ya son tres y llenan todas mis horas de trabajo, de amor y de alegría. pero bueno en un comentario tan largo te compenso de los que no he podido hacerte.
    Te deseo lo más maravilloso del mundo y que seas muy feliz con un amistoso y cariñoso beso.

    ResponderEliminar
  38. Mi querida amiga , Sabia que tu corazón era grande y generoso pero con esta bella historia me he dado cuenta que me he quedado corto, que eres mucho mejor persona de lo que nunca pude imaginar y no me extraña que ese buen hombre guardase para ti esas monedas con tanto cariño porque para el no eran solo unas monedas como las que aquel codicioso y contrabandista le había robado a cara descubierta. Estas eran especiales porque las había guardado para ti y dártelas era como entregarte un trozo de su corazón, sobre todo porque sabia la ilusión que te harian. Y cuando alguien es tan feliz haciendo un gesto así es porque la persona receptora debe ser grande, muy grande de corazón.
    Me ha encantado tu relato aunque como a ti me indigna que halla gente capaz de violar la inocencia de un venerable anciano como es el caso de tu amigo.
    Te pido disculpas por no venir más a menudo pero ya sabes de mi tarea con mis chiquitines que ahora ya son tres y llenan todas mis horas de trabajo, de amor y de alegría. pero bueno en un comentario tan largo te compenso de los que no he podido hacerte.
    Te deseo lo más maravilloso del mundo y que seas muy feliz con un amistoso y cariñoso beso.

    ResponderEliminar
  39. Qué historia más bonita y qué majísimo es ese anciano estafado. Claro que él no se considera tal, sino feliz, y eso es lo que importa, pues no es más rico quien más tiene sino quien menos necesita.
    La relación que os une a ambos es estrecha y entrañable, una de esas que nos sustentan a lo largo de la vida, que están en el fondo de nosotros mismos para siempre. Aunque estés lejos, cuídalo, Ángeles.
    Un beso y gracias por esta hermosa historia.

    ResponderEliminar
  40. Muy linda historia Àngeles!
    Impregnada de mucha ternura y generosidad.

    Gracias por compartirla y por la forma
    tan hermosa como la expresas

    Un inmenso Abrazo!

    ResponderEliminar
  41. QUERIDA ANGELES, LO QUE ME HA GUSTADO TU HISTORIA
    AL IGUAL QUE TODAS LAS QUE NOS ESCRIBES PARA
    DELEITARNOS MIENTRAS LAS LEEMOS.
    NO LE VEO VALOR A TODAS ESAS MONEDAS, COMPARANDO
    EL CARIÑO QUE TE TENIA ESE SEÑOR...
    LO DEMÁS, PARA MI, CARECE DE IMPORTANCIA.
    QUE BONITO ME HA PARECIDO Y QUE TIERNO,
    BUENAS MADRUGADAS, UN BESO, CONCHITA

    ResponderEliminar
  42. Muy bella la historia que nos cuentas hoy. Así como Eusebio son la gentes buenas del campo, solo entienden de su huerto, su cosecha y de no hacer daño a nadie. Tienes un gran amigo Ángeles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  43. Personas como Eusebio son las cosas buenas que da la vida. Me ha encantado la historia Ángeles, es preciosa. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  44. Hola Ángeles, me gustaría que visitaras mi blog y leyeras el nuevo reto que he planteado. Estaré encantado con tu participación.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  45. Una historia triste pero bonita, una historia de amistad, de cariño, una historia de la vida.
    Lastima que Felipe haya hecho acto de presencia. Pero sigue sigue siendo un bella historia. Besos

    ResponderEliminar
  46. Es una encantadora historia en la que añoranza, amistad, ilusión por volver a ser tan "curioso" como tú, hacen de Eusebio un hombre curtido pero dulce, trabajado pero delicado. La historia de las monedas es tan sutil como todo el relato.
    Bien, Ángeles, ahora vamos a responder. Picas en la palabra responder que existe debajo de este comentario. Aparece un lugar para escribir y cuando quieras publicar te solicitará dirección y contraseña de identificación. La pones y adelante. Sí, sí salen un poco más pequeños los renglones porque tu configuración así lo determina pero cada uno posee su respuesta. Si no te gusta que salgan los renglones más cortos deberá seguir haciéndolo como siempre pero si aparecen así es para diferenciar comentario de respuesta. En la publicación anterior lo hiciste muy bien.

    Un fuerte abrazo, querida Ángeles.

    ResponderEliminar
  47. Hola Angeles, hoy visitandote por este lugarcito tan bello.
    La historia es tan tierna, tan hermosa. Existen personas como Eusebio y son las personas mas buenas y mas autenticas en la vida, yo diria que es un tesoro contar con el cariño de alguien asi, ese es el gran valor de esta historia, aunque no dejo de sentir impotencia por el mal proceder de Felipe.
    Un deleite para el alma leerte.
    Mi abrazo con todo mi aprecio.

    ResponderEliminar
  48. Amigo josep, sé que con tus tres príncipes tienes mu poquitos momentos para contestar en ningún blogs, ellos son más importantes y son lo más bello y maravilloso que puedes tener en la vida, son risas, ternuras, amor, mimos...

    Gracias por esas lindas palabras que me dices, lo que sí sé es que para mí es un regalo el que Eusebio esté en mi presente, como si no hubiese crecido y tuviese que cuidar de mi... esto me llena de una ternura infinita. Y es muy cierto que guardó esas dos monedas para mí, porque sabía lo que me iban a gustar, y esto sí que no tiene precio.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  49. Pues repetiste el post josep y eso lo hace aún más bello, porque las palabras se elevan al cuadrado. Gracias por llegar hasta mi espacio, y dedicarme un poquín de tu tiempo, y unas palabras tan hermosas.

    Un abrazo, con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  50. Es cierto Isabel, es un cariño infinito el que nos une. Muchas veces hasta intenta protegerme como cuando era niña, y con este gesto, ya sí que mi alma se desbordó.

    Creo que el lenguaje del alma, le entendemos todos, y muchas veces, no está en el valor de lo que nos regalan, si no en como nos hacen ese regalo... Eusebio sabe como soy, y lo que me entristece o llena de alegría, y eso para mí es lo más maravilloso.

    Gracias por tu cercanía y un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Gracias a ti Francisco José por llegar hasta mi espacio y dejarme la huella de tus palabras en él. Eusebio es todo bondad, integridad y esto es lo que no tiene precio.

    Un abrazo y felicidad para ti.

    ResponderEliminar
  52. Hola Conchita, como siempre dejas chispitas de alegría y luz en tus comentarios. Es muy cierto que el valor económico, no tiene que ver nada, con el valor de los sentimientos nacidos del alma, para mí, son los que de verdad te hacen feliz y llenan el alma con vitaminas de amor. Y eso fue lo que hizo Eusebio este verano pasado con su gran gesto de gariño.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  53. Es muy cierto lo que dices Rafaela, los hombres que viven del trabajo del campo, parece que tienen un gen, que les es desconocido a muchos, y es el gen de la generosidad... Te ofrecen con inmenso cariño lo que tienen, y lo ofrecen sin pedir a cambio nada... y ahí creo que está el secreto de la felicidad.

    Te envio un abrazo desde mis alas libres de golondrina.

    ResponderEliminar
  54. Gracias Pepe por tus palabras, Eusebio sí es una de los regalos que me ha hecho la vida, desde siempre, porque siempre fue amigo de mi padre... y está enre mis primeros recuerdos.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  55. Gracias Mos, por tu invitación a ese reto que acepto y sí, te dejaré mi pequeña aportacion en tu blog.

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  56. Gracias por tus palabras, desde mi atalaya, es cierto que en la vida de las personas, siempre aparece una vívora, que chupa la sangre de las victimas a quienes elige, les he llamado vívoras, o buitres, o cuervos carroñeros... bueno nuestra lengua castellana tiene muchos calificativos para ponérselos a personas como ese Felipe.

    Lo mismo que hay personas generosas, bondadosas, desinteresadas y llenas de amor, y este es Eusebio.

    Un abrazo con brisas de felicidad.

    ResponderEliminar
  57. Hola Antonio, te cuento, en este ordenador nuevo que me he comprado, es imposible realizar mis respuestas dando a responder debajo de los post de los que me comentan. Sin embargo, en el ordenador viejo sí es posible hacerlo. Lo pregunté en la tienda donde le he comprado, incluso le llevé, pensando que tenía algún fallo y me dijeron que no, que este que tengo ahora tiene una configuración diferente al otro viejo, y por eso no lo puedo hacer.

    Gracias infinitas Antonio, por tu explicación, y lo que siento es que ahora que ya sé hacerlo, no lo pueda hacer con mi nuevo ordenador.

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  58. Gracias Betyy por tus palabras y por llegar a mi espacio. Es cierto que quien tiene un amigo, tiene un verdadero tesoro, ya lo decía El Principito, cuándo hablaba de la amistad.

    Hay demasiadas envidias y egoísmos que corroen el alma, estos son los peores males que hoy tiene nuestro mundo, por eso un buen amigo es la mejor de las joyas que podemos tener, pero también es cierto que para tener un buen amigo, hay que saberlo ser el otro también.

    Un abrazo con mi cariño

    ResponderEliminar
  59. Eusebio ! tan querible, tan amoroso, tan bueno !!es un regalo para el alma, es un ser luminoso. Dichosos quienes lo conocen. ¡Y cuánto amor por esa niña ! ¡Cuánto amor compartido ! Este relato se metió en mi corazón sin pedir permiso.Algunas lágrimas se me escaparon. Lágrimas de emoción.
    "... en su alma llena de edades, habitan la ternura ..." Te dejo mi admiración y mi cariño. Besos de luz.

    ResponderEliminar
  60. Es cierto María del Carmen, un buen amigo, no tiene precio, es el mejor de los regalos que nos puede dar la vida, y sobre todo cuando sientes que el otro tiene tendida hacia ti la mano en todo momento, para ayudarte y llenarte de felicidad.

    Un amigo puede sacarte del abismo, y hacerte tocar las estrellas.

    Un abrazo y gracias por tu cercanía.

    ResponderEliminar