lunes, 11 de marzo de 2013

UNA TIRITA LLENA DE AMOR

Durante toda la noche el pueblo había recibido la visita inesperada de una tormenta. No sólo había mostrado su identidad de truenos y relámpagos, también una catarata de lluvia había venido como compañera inseparable.
La madrugada se hacía día con su resplandor, Cuando me levanté, vi con tristeza que los melocotoneros, los ciruelos, y hasta el viejo cerezo del jardín, mi favorito, el agua caída durante la noche, les había desnudado de todos sus frutos y estaban caídos bajo los árboles.
Sentí una gran tristeza al ver las ramas desvestidas. Ayer, eran promesas de futuro, hoy una alfombra exiliada, esperando la caricia de unas manos que les recogiesen del suelo.
Debía hacer mermeladas y compotas con ellos… pero no tenía suficientes frascos de cristal para envasar y decidí salir a una tienda de “chinos” para comprarlos.
Sigrid, con sus tres añitos, estaba alucinada recogiendo los frutos caídos y jugando con Dumbo, al qué pone los vestidos de sus muñecas pero al ver que yo salía de casa, se cogió de mi mano, dispuesta a ir donde yo fuese.
 .
Cuándo pasamos por la ermita donde está la imagen de la patrona del pueblo, La Virgen de las Angustias, vi que la puerta estaba abierta y decidí entrar.
La ermita nos acogió con su silencio, con su aroma a incienso, a velas, a paz… todo estaba en una penumbra que incitaba a mirar a la Virgen llena de luz, era la más bella y dolorosa expresión de amor y duelo con su hijo muerto en los brazos.
Los recuerdos de mi infancia me invadieron, y comenzaron a llegar como las golondrinas cuando vuelven al nido. Tan sólo la voz de Sigrid, me devolvió al presente
 .
-Nines ¿quién es ese hombre que tiene María cogido? -Nines ¿Por qué tiene pupa y nadie le cura,? ¡está lleno de sangre! -Nines ¿ Por qué llora María y está solita?¿Podemos quedarnos aquí con ella? Las palabras salían de su boca con dolor y tristeza como un gorrión asustado.
 Ella va a primero de preescolar en un colegio de Maristas, y la imagen de María, no era la que estaba viendo ahora, sobre todo el cuerpo ensangrentado de Jesús, la impactó.
La contesté con palabras sencillas, para no aumentar su pena, pero no pude evitar que las lágrimas brotasen de sus ojos azules de ángel  de inocencia
.
Cuando salíamos, cogí un folleto de las novena de la Virgen, donde estaba su imagen  con el hijo muerto en los brazos… ella quiso coger también otro “cuento”, todo lo que tiene letras y dibujos son cuentos para ella. Volvía a ser la niña-ángel que siempre es, feliz y alegre.
Cuando volvimos a casa, mientras yo preparaba los botes de cristal, ella se puso a jugar, y la sentía revolotear como una mariposa, hablando con Linda en un interminable parloteo que sólo ellas conocen
Pasó casi una hora hasta que volvió a aparecer con Linda disfrazada...y algo en las manos, escondido en la espalda, con una alegría desbordada en sus ojos de cielo me dijo…
-¡Ya está, ya he curado al hijo de María, y no va a estar triste nunca más, mira, mira, ya no tiene pupa, ni sangre…!
Y al decir esto me mostraba el folleto que había cogido, y sobre la imagen de Jesús había puesto… ¡una tirita! que le cubría la herida del costado y la de las rodillas…
Era cierto, ¡no se le veía la sangre en ningún lugar del cuerpo!¡ella le había curado...!
¡Se había tenido que subir al taburete del cuarto de baño, abrir el botiquín coger una tirita, y con todo el amor que sentía por el dolor de María, curar a su hijo como ella creía
Si existen momentos en los que se toca el cielo, este fue uno de ellos… mi pequeña Sigrid con su inocencia de ángel, me había llevado a él, yo la abracé llorando de alegría. El momento se llenó de luz, y en mi alma arañada por la vida, resonaron nítidas las palabras de Jesús de Nazaret.
“¡Dejad que los niños se acerquen a mí, porque de ellos es el Reino de los Cielos!”

56 comentarios:

  1. No hay mejor puente hacia la Fe, que los niños, ellos con su cándida inocencia, su innata bondad, su espíritu resolutivo y simple, son lo mejor del mundo.
    Sigrid es uno de tantos angelitos cuya ternura debiera conmover el mundo.
    Una preciosidad de historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa y encantadora historia Ángeles, parece ser que son los niños los únicos que nos pueden dar las mayores alegrias y satisfacciones. Tu Sigrid debe de ser de esos ángeles que Dios pone en la tierra para que lleguemos a ser más humanos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un cuento precioso, una historia llena de dulzura. Siempre son los niños los que nos enseñan. Que pena que nos empeñemos en educarlos y convertirlos en adultos. Un abrazo azul

    ResponderEliminar
  4. "Una tirita llena de amor " qué cuento precioso ! un derroche de ternura y de candor.Yo amo a los niños. Como son puros de corazón todo lo que sale de ellos es sanador. Trabajé 32 años de mi vida con niños. Después llegaron los nietos.Soy MARIANA hasta los huesos y esa devoción de LA VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS me fascina. Nosotros no la tenemos.Esa niñita me mató de amor.Siento que DE VERDAD ella con su tirita curó a Jesús-"Dejad que los niños vengan a mí ". MARAVILLOSO !!
    Besos bañados de inocencia ! :)

    ResponderEliminar
  5. Angeles,siempre nos emocionas,amiga.
    Los niños nos hacen tocar el cielo siempre,porque llevan la esencia de Dios en el alma y es traslúcido en su mirada y en sus palabras...No me extraña que te hiciera llorar...Esa tirita de amor ha atravesado la pantalla y nos ha curado a todos,amiga...Una maravilla tu claridad y magia en la palabra,que nos llega directamente al corazón.
    Mi felicitación y mi abrazo grande por la inmensidad que nos transmites y lo bien que lo haces,ANGELES...
    Feliz noche,maestra y amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso Cuento con esa enseñanza que siempre nos dan los niños. Lástima que ese niño que llevamos dentro esté, cada vez, más temerosos a salir al exterior.
    Precioso Relato.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  7. Que delicia cuando los niños aun son ángeles.

    ResponderEliminar
  8. Un placer leer tus relatos, tan personales y llenos de ternura.

    ResponderEliminar
  9. Los niños son los que saben querer
    porque los niños son la esperanza del mundo.

    José Martí


    Como siempre nos llevas de tu mano por los latidos de tus sentimientos.

    Aunque ausente, te leo.

    Abrazos, Angeles

    ResponderEliminar
  10. Bendita inocencia la de los niños, Ángeles.
    Qué pena algunas veces hacernos mayores.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  11. QUERIDA ANGELES ¡ QUE MARAVILLOSO RELATO
    TAN CONMOVEDOR , COMO TODO LO QUE
    NOS MUESTRAS EN TUS HERMOSAS ENTRADAS !
    DESDE LUEGO, NO HAY OTRA COSA MAS HERMOSA
    QUE LA INOCENCIA Y CLARIDAD DE LOS NIÑOS...
    ¡ NOS CONMUEVES EN CADA RELATO !

    BESOS DE TU SEGUIDORA , CONCHITA

    ResponderEliminar
  12. Bonito relato Ángeles y nada más tierno que la sinceridad e inocencia de los niños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Marinel por tu bello comentario en mi blog. Yo creo también que los niños nos dan muchas veces ejemplo, de lo que es una fe sin descafeinar porque son capaces de ver con el alma. Sigrid es así.

    Un abrazo con alas de luz.

    ResponderEliminar
  14. Hola palabras al viento, creo que todos los niños tienen la maravillosa inocencia y ternura que deben tener los ángeles... y son nuestra esperanza y nuestra luz en muchas ocasiones.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  15. Hola Ester, no es un cuento, es un relato real que viví con mi angel de luz, Sigrid, hoy tengo como un trozo ce cielo, ese programa de la Virgen de las Angustias con la tirita puesta a Jesús... es una de mis bellas estrellas de fe y luz, donde la ternura de una niña de tres años, vivió la fe desde su alma de ángel.

    Un abrazo con brisas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  16. Delicioso el relato, Ángeles.
    Creo que todas esas imágenes religiosas de sufrimiento son muy impactantes para los niños. Les generan pena o miedo, lo mismo que a mí me pasaba de pequeña.
    Un abrazo y gracias por tus cariñosas palabras en mi blog, esas que me han llegado muy dentro (se ve que necesito ánimos). Otro abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
  17. Hola Mª del Carmen, no es un cuento, es un hecho real que me elevó al cielo. Mi pequeña Sigrid es un ángel de luz, y su inocencia y ternura, son capaces de todo. Habla de María, la Virgen, como si fuese alguien real, y muchas veces me hace meditar en lo que dice.

    Cuándo dice... ¡me ha dicho María...! y es la respuesta que tú estabas buscando y te la da ella sin saberlo. Creo que los niños tienen esa luz que tanto admiraba Jesús de Nazaret, cuándo decía..."Dejad que los niños se acerquen a mí, porque de ellos es el Reino de los cielos"

    Un abrazo desde la luz de la esperanza.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Mª Jesús por tus palabras hechas sentimiento. yo también creo que los niños, tienen una conexión angelical, que después vamos perdiendo muchas veces. Hay en sus ojos la luz del cielo, y la ternura de un ángel.

    Tengo como un tesoro el programa de la Virgen de las Angustias con la tirita que puso en él Sigrid, y alguna vez, cuándo el cielo de mi vida se ha nublado... la miro y mi alma se llena de paz. No hay nada más bello en este mundo, que la inocencia y la ternura que tienen los niños... y es un tesoro que nunca debiéramos perder cuándo nos hacemos adultos.

    Un abrazo grande con alas de luz.

    ResponderEliminar
  19. Gracias Pedro Luis por llegar a mi blog, y antes de nada quiero comentarte que me resulta imposible entrar a tu blog... pasan segundos, los segundos se hacen minutos, comienza algunas veces sí, y otras no, a sonar la música que has puesto arriba en tu blog, pero no se abre, y no puedo entrar a él.

    Gracias por tus palabras sobre mi entrada, no es un cuento, es un hecho rel, que me llevó a tocar el cielo, y a llorar de emoción, por la inocencia y la ternura de mi pequeña Sigrid, hoy como la he dicho a Mª Jesús, guardo ese programa de la Virgen, con la tirita, como algo maraviilloso y lleno de inocencia, la inocencia que tienen los niños.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  20. Hola Marcos, es cierto que son verdaderas vitaminas de luz, cuándo un niño con toda su luz y su inocencia, te hace tocar el cielo.

    He tenido la inmensa alegría de vivir junto a mi Sigrid, verdaderos milagros hechos desde la fe que ella tiene en su alma de ángel.

    Un abrazo con alas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  21. Gracias Ximens por acercarte a mi espacio y dejarme la huella de tus palabras. Creo que nuestras vidas son como las olas del mar, unas veces estamos en la cresta de la ola, y otras en el abismo de ella... Sin embargo de vez en cuando, surge algo que te hace tocar las estrellas por su inocencia, su ternura y su luz. Yo lo viví con Sigrid.

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  22. Gracias Alborada por acercarte a mi blog. Es cierto que los niños son la esperanza de nuestro futuro, y también es cierto que en sus ojos llenos de inocencia y luz, se vive y siente la fe.

    ¿Sabes una cosa que para mí es un gran dolor? ver a cientos de miles de niños, que en sus ojos sólo habita el dolor y la muerte... esto me desborda, porque somos los hombres quienes no hacemos aquello que les sacaría del pozo del dolor... y todo por el asqueroso dinero. Mientras medio mundo se gasta el dinero en píldoras para no tener hambre y adelgazar, el otro medio se muere de hambre porque no tiene ese dinero para poder comer.

    Un abrazo con estrellas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  23. Hola Mos, yo creo que ese niño que fuimos, permanece en nuestro interior, tan sólo debemos escucharle algunas veces, es cuándo el alma habla desde el silencio, y nos anega con su luz, yo lo vivo y lo creo así... y en muchas ocasiones escuchar a mi alma me llena de verdadera paz.

    Un abrazo con alas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Conchita por tus palabras siempre lindas y llenas de luz. Es cierto lo que dices, los niños son faros de fe, por su inocencia y ternura. Mi pequeña Sigrid es como un ángel, a veces nos queda bañados con su luz, por algún comentario que ha hecho... y entonces sientes en el alma la caricia del ángel que es.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  25. Rafa, mágicas palabras las que has dicho, porque son ciertas, no hay nada comparable a la inocencia y ternura de un niño que te deja bañada con su luz.

    ¡Lo doloroso es que no todos los niños del mundo pueden hacer que en ellos brille esa inocencia... sólo habita en ellos el dolor, el hambre y la muerte!

    En la esperanza de un mundo más justo, te envio un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Hola Isabel, es cierto lo que dices, las imágenes de María o Jesús cuando son de dolor, impresionan mucho a los niños. Sigrid nunca había visto la imagen de Jesús muerto y eso la impactó, y fue lo que la llevó a ponerle una tirita como hacemos con ella cuando se hace algún roce grande en las rodillas...

    Desde su inocencia ella creyó que eso curaría al hijo de María, como ella la llama siempre.

    Y lo que te he dicho en tu blog, te lo ratifico Isabel... escribes muy bien para mendigar limosnas. Creo que lo vas a lograr.

    Un abrazo con una cascada de esperanzas y estrellas de sueños.

    ResponderEliminar
  27. Excelente relato, lleno de amor y bondad, una vez más demuestras el calor que nos dan los niños y en especial tu niña SIGRID que debe de ser un ángel.
    Muchas felicidades Ángeles.

    ResponderEliminar
  28. Gracias Letras de papel, por dejarme la huella de tus palabras. Creo que en los niños, habita la inocencia, la ternura la luz... y lo manifiestan de muchas formas. Para mí es cierto que mi pequeña Sigris es un ángel que cauteriza muchas heridas... y es como un faro de luz.

    Un abrazo con brisas de felicidad.

    ResponderEliminar
  29. Hola Angeles, aparte de gozar con este relato tan tierno, paso a decirte que ya me inscribi de nuevo, van varias personas que me dicen lo mismo, no entiendo que pasara. Tu blog es uno de mis favoritos. Besos

    ResponderEliminar
  30. El im`pacto de tu bondad, Ángeles, es extraordinario. Has escrito un relato tan puro y edificante como pocos se leen en blog alguno. Conoces a la perfección la psicología de los niños y niñas que se encandilan con su propia imaginación. Un relato para releer.

    Un fuerte abrazo, querida Ángeles.

    ResponderEliminar
  31. si a si es ángeles los niños son el futuro de nosotros mismo y que bello es saber que mientras el futuro tenga fe y buenas acciones el reino de los cielo estara libre de las maldades de la tierra de esos que se empeñan en hacer daño a los demás pero siempre hay ángeles a nuestro lado para dar la pincelada de luz a nuestra fe un beso ceilo

    ResponderEliminar
  32. Entrada digna de ser publicada. Qué ternura rebosa por tus poros amiga¡¡¡¡ La inocencia y la imaginación de los niños son de las pocas cosas que siguen conmoviendo. Besos alados y no dejes de tocarte con un sombrero de amapolas. Tú sí que lo sabrás llevar.

    ResponderEliminar
  33. Cuánto tenemos que aprender de los niños Ángeles, ahí está su sinceridad, son como son, inigualables y auténticos. Me ha encantado tu entrada, y esa Piedad me parece preciosa. Un fuerte abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  34. Gracias por tus palabras Mharta. Es cierto que la inocencia y la ternura, habitan en el alma de los niños. Hay una luz especial que acaricía el alma.
    No he podido entrar a tu blog, desde hace algún tiempo, porque me decía que ese blog, era sólo para personas invitadas. Me alegro que ya lo hayas solucionado, tú también sabes que tu blog es uno de mis favoritos.

    Un abrazo con alas de felicidad.

    ResponderEliminar
  35. Mil gracias Antonio por esas palabras tan hermosas que has escrito en mi blog. No siempre lo consigo, pero me involucro en todo lo que a la infancia se refiere. Y sobre todo siempre les doy todo mi amor, confianza, les escucho, y me mimetizo con ellos hasta si hay que jugar a perros y gatos.
    Creo que son como los pajarillos, un día les saldrán las alas y volarán del nido. Pero su vuelo será muy diferente, si en su pequeño equipaje, llevan amor, comprensión y confianza.

    Este relato que cuento es real, mi pequeña Sigrid, es un ángel de inocencia y luz, y todo ocurrió como lo narro. Tengo el programa de las fiesas de la Virgen, con la tirita que ella puso, y te prometo Antonio, que es uno de mis mayores tesoros.

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  36. Hola hadama, que lindas palabras dices siempre, palabras de un hada buena. Yo también pienso como tú, referente a los niños... son nuestro futuro, ángeles de inocencia que brillan con su luz, y a los que debemos momentos mágicos y llenos de ternura. Sigrid es así, es mi ágel de luz frente a la oscuridad con que te envuelve a veces la vida.

    Hadama, no puedo entrar en tu blog, sale en la parte superior una música, que unas veces suena y otras no, pero impide que el blog se abra. Esto me ocurre con todos los que habéis puesto un reproductor de música arriba, y no debiera ocurrir. Ojalá vuelvas por mi blog, y leas lo que me ocurre con el tuyo, ya que no encuentro la forma de ponerme en contacto contigo.

    Un abrazo con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  37. ¿Sabes Campanilla? con este relato que he vivido con mi Sigrid, y he puesto aquí, me he dado cuenta que todos pensamos lo mismo de los niños... todos sabemos lo ellos tienen de ángeles, de inocencia, de ternura, de alegrías.

    Y ante esto, es que no comprendo como continuan muriendo cada día, cientos de niños, en el más oscuro olvido, unas veces de hambre, otras de enfermedades que con una vacuna se les podría haber salvado... es que se llaga el alma de impotencia al ver como en los ojos de estos niños, sólo se ve dolor y muerte...

    ¿No lo ven los paises capitalistas? ¿No lo ve el Vaticano? ¿No lo ven las grandes potencias que alardean de armas nucleares de millones de dólares que sólo son sembradoras de muerte?

    En la esperanza de un futuro mejor, te envio mi abrazo... y lo del sombrero de amapolas, soy muy capaz de hacerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  38. Gracias Pepe por tus palabras hacia los niños y por llegar hasta mi blog. Es cierto que muchas veces los niños, nos desbordan con su ternura llena de inocencia y bondad, esto lo sabemos todos... y hay momentos en los que te hacen tocar el cielo.

    Gracias también por las palabras dedicadas a la imagen de la Virgen de las Angustias, quizá no tenga tanta belleza como las que vosotros dejáis en vuestras entradas... pero todo mi pueblo siente verdadero amor por esta imagen.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  39. Me ha encantado tu historia Ángeles, impresionan las reacciones de los niños ante las cosas de la vida que ellos no comprenden. ¡Enhorabuena por tu niña!
    Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  40. Gracias Rosario, creo que tú también al estar entre niños, habrás visto que son pequeños ángeles llenos de ternura, inocencia y luz, y con ellos se viven momentos que hacen tocar las estrellas, yo los he vivido en muchas ocasiones con Sigrid, y por siempre se quedan en el alma.

    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  41. ME PASO A SALUDARTE Y DESEARTE
    ¡' BUENAS MADRUGADAS !
    CONCHITA Y UN BESO PARA TI...

    ResponderEliminar
  42. Ojalá no perdamos nunca al niño que vive en nuestro interior porque él es fuente de generosidad y amor. Como siempre un relato conmovedor ...para reflexionar.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar






  43. INOCENCIA


    Los ojos de la Virgen, qué hermosura,
    derraman hacia el suelo inmaculado,
    la angustia de su amor ya traspasado,
    por lanza de dolor y de amargura.

    El Hijo entre sus brazos de ternura,
    de la Cruz injuriosa se ha bajado,
    y herido por nosotros, lacerado,
    nos presenta su amor, su desventura.

    Y Sigrid con su dedo, raudamente,
    lo cubrió de tiritas al momento,
    tratando de parar la sangre ardiente,

    que manaba de amor y sufrimiento
    Bendito el ángel que a la vez se siente,
    compasivo sin más ante el tormento.


    O.Z.M.


    Nota.- Enhorabuena por tu ejemplar, como siempre, compendio
    de un relato prodigioso y muy bien descrito por tu buena pluma.

    ResponderEliminar
  44. HOLA ÁNGELES: ME HICISTE ENTERNECER CON ESTA ENTRADA, LOS NIÑOS TIENE ESE ÁNGEL TAN DENTRO DE SI, QUE A LOS MAYORES LES CUESTA ENTENDER Y ELLOS LO SOLUCIONAN DE LA MANERA MAS SENCILLA.-
    ES INCREÍBLE, NO SE ME HUBIERA PASADO POR LA MENTE COMPONERLA UNA "CURITA" O BANDITA" A LAS HERIDAS DE JESÚS.-
    MUY BUENO.-
    UN BESO ENORME.-

    ResponderEliminar
  45. Hola Conchita, me encanta encontrarte en mi blog, con tus palabras que destilan ecos de luz. Gracias por tu cercanía a mi espacio, porque tienes la gran virtud de iluminar con tus palabras los lugares más oscuros.

    Un abrazo, y siempre mis deseos de felicidad.

    ResponderEliminar
  46. Gracias Juan, yo creo que ese niño interior que llevamos dentro, no se va nunca de nuestra alma, y le dejamos en libertad con nuestros sueños, con la alegría y emoción que vivimos muchas veces, y sobre todo cuando somos capaces de comprender y dar amor a otro niño... entonces sabemos que nunca se marchó y por siempre estará con nosotros.

    Un abrazo con alas de luz.

    ResponderEliminar
  47. Amigo Olegario, como siempre tus sonetos desbordan un sentimiento lírico inigualable... este me ha llenado de lágrimas los ojos, y me ha cosquilleado el alma.

    Me encanta todo el soneto, pero especialmente los dos últimos versos del mismo...

    Bendito el ángel que a la vez se siente,
    compasivo sin más ante el tormento...

    Creo que no se pueden decir palabras más bellas, ojalá todos mostrásemos ese niño interior que nos acompaña siempre, en muchos actos de nuestra vida... entonces si que la Tierra sería un verdadero paraíso.

    Un abrazo con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  48. Hola Thony es cierto que los niños, nos acarician con su inocencia de ángeles muchas veces. Nunca mi alma se había dado un baño de ternura, como cuando viví ese momento, en que Sigrid, me presentaba la imagen dolorosa de la Virgen, y una TIRITA EN EL CUERPO DE JESÚS PARA CURARLE Y QUE NO TUVIESE PUPA... hoy está guardada junto a mis más bellos recuerdos.

    Un abrazo, con brisas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  49. Emotivo y lleno de calidad humana.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  50. Querida Ángeles, quisiera saludarte y desearte un buen fin de semana.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  51. Gracias Alfredo por tus palabras en mi blog. Para ti, también salud.

    Un saludo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  52. Hola halcón cien, gracias por tus deseos que son los mismos que yo te reenvío, junto con estrellas de felicidad y un abrazo.

    ResponderEliminar
  53. Sin palabras me quedo.
    Es como el final de Qué bello es vivir. Cada vez que suena una campana, un ángel se ha ganado las alas. Cada vez que un niño cura a una imagen de Jesús, ha salvado al salvador, nos ha salvado a todos.

    ResponderEliminar
  54. Así es dafd, Sigrid me quedó asombrada, nunca pude imaginar que a una niña tan pequeña se le ocurriese curar a Jesús lacerado, con una tirita...
    Me ha encantado tu comentario..." Cada vez que un niño cura a una imagen de Jesús, ha salvado al salvador, nos ha salvado a todos.

    Gracias dafd. Un abrazo con alas de luz.

    ResponderEliminar
  55. ¡Me encanta como escribes amiga!
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  56. Gracias a ti, Indiasena, por tus palabras, y por visitar mi blog.

    Besos con alas de luz.

    ResponderEliminar