miércoles, 1 de abril de 2015

"LOS EMPALAOS" Valverde de la Vera ( Cáceres )

El origen de los "empalaos" de Valverde de la Vera se pierde en la noche de los tiempos arraigado en una profunda fe de este pueblo. Existen numerosas tesis verbales sobre su origen qué se remontan hasta los siglos X y XI.
 Aunque el primer dato escrito, es del año 1522, cuando el Papa Andrián VI concedió indulgencias a la cofradía de Vera Cruz, antiguo nombre de la hermandad que cambió en 1936 por Señor Jesucristo y Empalao.
 El libro más antiguo qué se conserva de la Cofradía de la Pasión, qué era la de los hermanos "empalaos", es del año 1600. 
También el emperador Carlos V, retirado en el Monasterio de Yuste, (1556-1558) próximo a Valverde se refiere al sufrimiento de estos penitentes. Se trata, pues, de una tradición secular qué se repite puntualmente desde hace siglos. 
A partir de las doce de la noche del Jueves Santo, los "empalaos", con el cuerpo y los brazos aprisionados por el áspero esparto de una soga, descalzos, y en doloroso peregrinaje, realizan un vía-crucis de catorce estaciones señaladas por otras tantas cruces en las irregulares y estrechas calles del pueblo.
Llevan sobre los hombros el timón del arado, un madero aproximadamente cinco kilos de peso, con el qué se confunden los brazos del "empalao", firmemente sujetos por la soga qué en espiral, los envuelve en su totalidad.
Del mismo modo, las sogas forman un cilindro de esparto en el qué queda embutido el tórax del "penitente". Unos paños finamente bordados cuelgan, a modo de sudarios, de los brazos, a ambos lados del timón. 
Otras piezas del mismo arado romano que estas gentes usan en las labores agrícolas, son las vilortas, especie de abrazaderas metálicas, qué cuelgan entrelazadas, de los extremos del timón, sonando a los movimientos como si de campanillas se tratara. 
 Su tintineo y la tenue luz del farol qué porta el cirineo qué acompaña a cada "empalao" es el anuncio inequívoco de su presencia y una llamada al recogimiento de las personas con las qué se encuentra en el silencio más absoluto.
Una enagua blanca bordada, un velo cubriendo la cara para guardar la identidad, dos espadas cruzadas detrás de la cabeza y una corona metálica de pinchos completan la indumentaria del penitente, verdadero crucifijo viviente y doloroso. Los "empalaos" hacen su vía-crucis, qué dura aproximadamente unos cuarenta y cinco minutos, individualmente, saliendo de un sitio normalmente secreto.
En el curso del mismo, tienen que arrodillarse a orar ante cada cruz del recorrido y ante cada penitente que encuentran.
El camino se va haciendo más penoso a medida que se avanza por las inclinadas calles de Valverde y con la sola luz del farol que lleva el cirineo que le acompaña, ya que las luces del pueblo se apagan, para que todo sea como en su origen, cuando no había luz eléctrica.
Y poco a poco va consumiendo las estaciones del Vía Crucis. La ermita, el castillo, la iglesia…en un absoluto silencio de penitencia y fe. Una vez terminado el Vía Crucis, el empalao retorna al lugar donde fue vestido, para ahora ser desnudado
Las hábiles manos de los hombres desvisten al empalao, quitándole las vilortas y las espadas para desliar rápidamente la soga que cubre brazos y pecho, que aparece lacerado y herido por la dura penitencia, así como realizar masajes para volver a activar la circulación de la sangre, qué ha estado comprimida por la soga liada a los brazos y el tórax
Es la Fiesta más emblemática de Valverde de la Vera y quizás de toda la comarca, declarada de Interés Turístico Nacional el 18 de Enero de 1980.
¡Impresiona el doloroso silencio que se hace ante la cercana presencia del empalao, qué es anunciado con el tintineo de las vilortas, la fe y el profundo recogimiento de las personas qué le acompañan. Es un grito de silencioso dolor, qué eleva el alma en comunión con la Pasión del Nazareno en la noche del Jueves Santo...!

37 comentarios:

  1. Hay tradiciones en esta época que vienen desde antaño y que a pesar del tiempo siguen están muy presentes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ilesín, gracias por tu comentario en mi espacio. Yo creo que en esta tradición, hay una fe inmensa... no puedes imaginar, como está el cuerpo del empalao, cuándo le quitan la soga del cuerpo, es todo una llaga, llaga de fe, donde se hace igual que hace 400 años.

      Mi abrazo con cariño

      Eliminar
  2. Mi querida amiga Nines, es una delicia leerte y aprender contigo la importancia de tradiciones, pueblos y paisajes de tu tierra. A pesar de ello, Nines, los empalaos siempre me han producido una especie de rechazo mezclado con respeto por ser una tradición de autoinmolación, de dolor, de horror, estando convencido que la serenidad y la paz de espíritu debe ser la meta de los creyentes, sea cual sea su religión. La igualdad de la mortificación mediante el dolor que realizan en la India determinadas castas cuando se cuelgan de ganchos, los empalaos pagan culpas propias y ajenas mortificando el recipiente que contiene un espíritu insuflado por Dios. Un recipiente que debe conservarse para que la mente que contiene esté en contacto con la glorificación del equilibrio emocional hacia los demás y hacia uno mismo. Una publicación excepcional.

    Un cariñoso abrazo, querida Nines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, mil gracias por tu comentario, con el que me identifico por lo que dices. He estado esta Semana Santa en mi pueblo, y he vuelto a ver a los empalaos, no los que hoy son pagados por el ayuntaminento para atraer a los turistas (para mí esta farsa es imperdonable, porque es la que proporciona beneficios al pueblo y detesto las mentiras...estos empalaos representan una comedia y las personas què no lo saben se admiran ante ellos...)

      No, he estado como siempre junto a esas personas anónimas que salen hacia las 4 horas de la madrugada cuándo el pueblo se queda solo y aparecen los verdaderos empalos, motivadas por su fe, o su agradecimiento, pero no sé como tú dices, porque hay que mortificar el cuerpo con esa penitencia, no entiendo los latigazos dados en la espalda, ni los cilicios que se ponen en cuaresma, no sé porque este derramar sangre para agradar al Dios que sea de las distintas religiones.

      Creo que nuestro cuerpo es el recipiente de algo muy grande, llamado alma, psique, espíritu o los diferentes nombres como es conocido esa chispa de luz que está en todos nosotros, y debemos cuidar el recipiente para guardar y hacer crecer lo que de verdad somos todos, sin importar el color de la piel, ni las diferentes religiones.

      Pero no dejo de admirar como estas personas pueden soportar un dolor tan grande, luego su cuerpo aparece todo llagado y lacerado...

      Un gran abrazo Antonio.

      Eliminar
  3. Es impresionante y los motivos para hacerlo tienen que ser muy poderosos. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Trimbolera, creo que los motivos que impulsan a realizar este vía crucis de dolor, deben ser muy grandes y quizá tan grande, como para no importar el sufrimiento que ello produce.

      De todos modos, es una tradición desde hace siglos, y en la madrugada del Jueves Santo aparecen como siempre estos empalaos, y no ha variado en nada su sacrificio cruento.

      Un abrazo con mi cariño.
      Ángeles.

      Eliminar
  4. Me encanta comprobar que sigues adelante con el blog, y recordando a nuestra querida tierra.Yo he estado ausente un tiempo, ahora he vuelto de nuevo y espero quedarme. Un abrazo, Ángeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JARA, qué alegría volverte a reencontrar por este mundo de la Red. Sí, he continuado siempre con mis dos blogs, no con la asiduidad que desearía porque lo primero es mi trabajo, pero robándole horas a mi sueño, como me encanta escribir, voy dejando mis pequeños pasos en ellos.

      Te recuerdo como la primera persona qué encontré de Extremadura y me llenó de alegría, pero niña, te has tomado unas vacaciones muy largasssss y te perdí la pista.

      JARA. un abrazo extremeño, como los que se dan en nuestra tierra, con el alma y el corazón.
      Ángeles.

      Eliminar
  5. Hay tradiciones que respeto aunque se me hacen difíciles, tales como los "empalaos" que tan bien nos has descrito, los "picaos" de San Vicente de la Sonsierra o lo "pasadores" de brasas de San Pedro Manrique. A éstos últimos los he visto y el acto es verdaderamente impresionante. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú Felipe, se lo decía también a Antonio, no entiendo como las promesas que se hacen al Dios que cada persona le vive y le siente de forma diferente, tienen que ser con derramamiento de sangre, no creo en un Dios que quiera este sufrimiento, ni le agrade,

      No comprendo como desde el principio de la Biblia en el Antiguo Testamento, ya Dios,o Jehova... manda sacrificar a Abraham a su hijo Isaac, si Dios todo lo sabe y es amor, sabía que Abraham lo haría... y mandarle matar a su propio hijo... pues no lo entiendo.

      Un abrazo Felipe y feliz semana.
      Ángeles.

      Eliminar
  6. Aprendo siempre de lo que nos cuentas. Y son tradiciones que todavía se conservan y practican en nuestros pueblos. Gracias por compartirlo. Lo admiro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julie bonita, es cierto que son tradiciones que no se han perdido desde hace siglos y hoy siguen igual de vigentes, a mí me ocurre lo mismo cuando te leo en tu blog "Magias de México", siempre aprendo algo y creo que esto es lo hermoso, porque cuando compartimos sentimientos y vivencias nos enriquecemos unos de otros.

      Besos con mi cariño y feliz fin de semana.
      Ángeles.

      Eliminar
  7. Las tradiciones no deben perderse. Lo hes visto alguna vez por la tele.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa es una tradición desde hace siglos, y todo se realiza de igual forma, pero los verdaderos "empalaos" son los que salen entre las 4 ó las 5 de la madrugada, los primeros, los que salen en la tele, o fotografían quienes los ven, son personas pagadas por el ayuntamiento, como cebo turístico...
      De todos modos son impresionantes, sin saber porqué una madrugada cuándo esperábamos ver a los verdaderos y acompañarles en su vía crucis, se abrió una puerta y una señora de entre las personas que habíamos, me llamó a mí, no nos conocíamos de nada, y por eso dudé si era a mí a quien llamaba y me dijo...¡Ven, ¿quieres ver como se viste un empalao?! me quedé muda de asombro y dije que sí, entré en esa casa y ví como se vestía a la persona, es impactante, como impactamte fue el que me llamase entre tantas personas como estábamos allí.
      Luego me dijo que volviese cuando se le desvistiese... y Dios, volví a entrar y cuando le quitaron la soga del tronco, estaba todo lacerado y comenzaron a darle masajes con algún aceite especial, porque ni podía bajar los brazos, lo vivido, fue algo que se quedó en mi alma por siempre.

      Un abrazo con cariño y feliz fin de semana.
      Ángeles.

      Eliminar
  8. HOLA ÁNGELES: BELLISIMA LA DESCRIPCIÓN DE LOS "EMPANLAOS" Y GRATO EL PLACER DE ESTAR EN TU CASA.-
    UN ENORME BESO.-

    ResponderEliminar
  9. ¡No me lo puedo creer Tony...!desde que cambiaste de blog, te he visitado en el otro nuevo, pero no hallaba la forma de poder hablar contigo virtualmente.

    Sí, esta entrada es una tradición de un pueblín de la Vera, donde por siglos se ha mantenido viva y asombra por el sacrificio el silencio que todo lo llena y el tintineo de las virtolas que se escuchan entre sus estrechas callejuelas, anunciando la presencia de otro empalo que se acerca.

    Mi abrazo con alas de felicidad.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  10. Feliz Pascua Ángeles, gracias por visitar mi blog.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis gracias también para ti Rosario, y en igual forma te deseo hoy y siempre, que la felicidad sea tu compañera de viaje.

      Un abrazo con cariño.
      Ángeles.

      Eliminar
  11. Soy José Manuel de un pueblo de sevilla.y me gustaría saber si los empalaos salen el tres de mayo por la cruz.tengo un enorme interés en verlos y yo j v santos es imposible . gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No José Manuel, los empalaos sólo salen en la noche del Jueves Santo, y de madrugada, sobre las 3 ó las 4 horas.
      Al principio de la noche, a partir de las 12, comienzan a salir empalaos que realizan su vía crucis, pero son pagados por el ayuntamiento, para atración de los turistas,, los que de verdad han hecho esa promesa salen como te he dicho mucho más tarde, cuándo ya el pueblo ha quedado en silencio, y lo hacen como promesa o devoción.

      Nunca más vuelven a salir, lo que sí puedes visitar en cualquier ocasión, es el museo de los empalaos, en el mismo Valverde de la Vera, allí te asombras viendo como a traves de los años, esta penitencia se ha ido pasando de padres a hijos... y los diferentes maderos a los que han atado sus brazos.

      Si puedes esto, no dejes de ver el museo, aunque no hay nada comparable con lo que el alma siente, cuando en la madrugada sin luz, el empalao recorre su vía crucis de dolor y penitencia.

      Un abrazo.
      Ángeles

      Eliminar
  12. Interesante artículo .....muy profunda devoción...
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que deja en el alma una profunda huella, al ver como por fe, el hombre es capaz de hacer el recorrido del vía crucis, por las calles del pueblo, algunas de ellas tan estrechas que debe pasar de lado para continuar avanzando.

      Y es que es cierto que la fe, mueve montañas.
      Un abrazo con mi cariño.
      Ángeles

      Eliminar
  13. Te he leído y, según lo iba haciendo, hasta he contenido la respiración.
    Es como si yo también estuviese haciendo ese Vía-Crucis, acompañando al empalao y compartiendo su sufrimiento.
    Dicen que la fe mueve montañas y yo tendría que arrodillarme ante ellos.
    Respeto todas las tradiciones, pero tengo que reconocer que hay algunas que ponen la piel de gallina.
    Agradezco mucho tu visita, yo contesto a todos los comentarios que me dejan, pero siento que, la mayoría de las veces, no me queda tiempo para corresponder iniciándola yo.
    De todas formas, no me olvidaré de ti.
    Te dejo cariños en un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kasioles, no sé si mis palabras son capaces de hacer sentir lo que hay en mi alma cuando veo a estas personas, haciendo su vía crucis particular por alguna promesa hecha, que en muchas ocasiones es mientras vivan.

      Hay una inmensa fe, es un verdadero suplicio, yo me quedo sin palabras... sé que es una tradición desde hace siglos, y nada ha cambiado, pero si me pregunto muchas veces, sí de verdad quiere Dios que se realicen estos actos tan sangrantes y demoledores, no lo sé Kasioles.

      Yo también intento siempre contestar a toda persona que me haya dejado un comentario, o simplemente tengo mis favoritos, como todos en la red, y busco lo que hayan escrito para comentarles, en verdad nos enriquecemos todos los unos de los otros.

      Un abrazo con mi cariño.
      Ángeles.

      Eliminar
  14. me ha encantado encontrarte
    Disfruto lo que leo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, es cierto que sí nos gusta la literatura, la red es un lugar mágico porque cuando escribimos lo hacemos desde el corazón.

      Un abrazo con rayos de sol.
      Ángeles.

      Eliminar
  15. Siempre me han impresionado Angeles, son muy habituales en tu tierra de Extremadura. Largas tradiciones y muy arraigadas devociones y penitencias. Gran entrada amiga, sabes que me gusta. Espero que hayas tenido una buena Semana Santa. Nosotros ya estamos de vuelta en el blog contando cómo la vivimos. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Pepe, y hay en muchos pequeños pueblos de Extremadura, rituales de promesas que asombran por la fe que ello conlleva. Son tradiciones arraigadas a traves de los años y los siglos, pero continúan haciéndose del mismo modo, y sobre todo sin ninguna ostentación de ello. Hay un pueblín perdido en las Hurdes, que realizan la procesión de los latigazos... y es una flagelación brutal la que se hace cada persona así misma, también en la noche del Jueves Santo.

      Un abrazo con cariño y también feliz fin de semana.
      Ángeles.

      Eliminar
  16. Maravillosa Entrada sobre los Empalaos de Valverde de la Vera.
    Es cierto; parece un verdadero crucifijo viviente y doloroso.
    Impresionante Silencio de dolor y el Recogimiento con el que Empalaos y asistentes se manifiestan.
    Como ya sabes; me encanta esa zona de Jarandilla, Yuste, Cuacos y Valverde de la Vera.
    Abrazos y Besines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fe de este pueblo es inmensa, se realiza este ritual desde hace varios siglos y nada ha variado.
      El cuerpo del empalao cuando le quitan la soga del tronco y los brazos, está lacerado, sangrante y los brazos no puede moverlos, por lo que enseguida, según unas personas le desatan del tronco, otras comienzan a masajear con un aceite especial que tampoco ha variado con el tiempo y tiene varias plantas en maceración, le frotan, le dan masajes, le curan las heridas, es una penitencia cruenta, pero la fe de las personas es diferente, como diferentes son las formas de manifestarlas.

      Gracias Pedro Luis, por tu recuerdo a mi tierra, es cierto que todos los lugares que has nombrado y conoces, SON ÚNICOS en belleza, pureza y sencilled de las buenas personas que habitan en ellos.

      Un abrazo con cariño y aromas de primavera.
      Ángeles.

      Eliminar
  17. Ufff, qué tradiciones más...no sé cómo referirme a ellas, la verdad...
    Suelo ser respetuosa con toda creencia, Fe y demás, así que esta me parece tan respetable como otras aún y a pesar de parecerme un poco bárbara.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te comprendo muy bien Marinel, es un vía crucis doloroso hasta el máximo que puede aguantar una persona. Yo soy como tú dices muy respetuosa con cualquier tradición, pero no sé sí esto agrada a un Dios amor, no lo sé tampoco.

      Cariños con un fuerte abrazo.
      Ángeles.

      Eliminar
  18. Hola Ángeles
    Me he quedado impresionada por la fe y el sacrificio de todos aquellos que se brindan a sus creencias. Los admiro porque sé que ellos lo soportan todo por el amor que sienten.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto lo que dices Luján, es impresionante como la fe, nos lleva a dar lo más doloroso que nos podemos inflingir, para agradar a Dios.

      Y sí son admirables, porque no creo que muchas personas puedan soportar tanto dolor por la fe que les llena.

      Un abrazo con cariño y rayos de sol.
      Ángeles.

      Eliminar
  19. Las tradiciones es difícil que se pierdan pero la verdad es que impresionan por mucho que las conozcan. Me han impresionado las fotos, son tan autenticas como todo lo que aquí expones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Lola, que esta tradición tiene siglos de antigüedad y no ha variado en nada... lo que sí hace pensar es que grande debe ser el favor concedido o pedido por estos empalaos a Dios, para inflinglirse este doloroso ritual.

      Un abrazo con estrellas de felicidad.
      Ángeles.

      Eliminar
  20. Por la noche, a la luz de la luna, oyendo el sufriente jadeo del empalao... parece una experiencia bastante catárquica, no solo para el protagonista, también para los silentes acompañantes.

    ResponderEliminar