sábado, 6 de abril de 2013

RUFINO

                                                        In memoriam
Apareció… cuándo las golondrinas regresan a sus nidos… cuándo las amapolas visten de rojo los campos… cuándo el sol estrena rayos de luz después del invierno. Su cuerpo encorvado, y sus pequeños pasos delataban una edad avanzada, en su rostro estaban marcadas las huellas de una vida al relente de escarchas, y sol ardiente.
Se puso en la puerta del Supermercado, y su mano lacerada y rugosa, la extendió humildemente pidiendo limosna. Muchas personas pasaban delante ignorándole… y sí alguien le daba algunos céntimos, una sonrisa aparecía en su cara inclinando la cabeza
En el rotar de los días…se ganó el aprecio de muchos, por su educación, sus palabras, su humildad y su sonrisa. Un día me detuve a hablar con él, le pregunté su nombre, le dije si necesitaba algo del supermercado, que iba a entrar y le traería lo que él me dijera…
Vi como intentaba reprimir unas lágrimas que se escapaban de sus ojos, y se deslizaban por las arrugas de su rostro. Así supe que se llamaba Rufino… y que era de un pueblín de Asturias… Le costaba hablar de sí mismo, y no pregunté más, pero me dijo que sí podía traerle un cartón de leche… Eso hice, y además le cogí, un trozo de queso, pan, fruta y yogures
 
Cuándo se lo entregué todo en una bolsa… ¡Dios, me sentí horriblemente mal, porque cogió mis manos y comenzó a besármelas…! ¡Nadie debería tener este gesto de servilismo por agradecer a otra persona algo…
Yo las retiré avergonzada, pidiéndole por favor que conmigo no lo volviese hacer nunca! A partir de ese día, siempre que le encontraba cerca de la puerta del Supermercado hablaba con él, nunca le pregunté más sobre su vida, pero él me fue
 relatando retazos de ella, y supe que el dolor y el sufrimiento, habían sido durante muchos años los inquilinos de su cuerpo
Sin dinero ni trabajo fijo, había hecho de todo en su vida, hasta que un día, no volvió a encontrar trabajo… y se hundió en un silente abismo de desesperación, encontrando en el alcohol, el amigo que le hacía olvidar su negra vida de trapo.
 Atrapado en sus garras depredadoras había vivido mendigando para poder comprar cartones de vino, que le sedaban su vida, se convirtió en una marioneta movida por el alcohol. Un día de invierno, borracho, se cayó en un río de Soria, y en sus orillas permaneció inconsciente tres días, cuándo le rescataron no le quedaba casi vida, y desde sus pulmones encharcados en una grave neumonía, agonizaba entre estertores
.
Le llevaron a un hospital, y durante días luchó contra la muerte… pasaron tres meses antes que pudiese salir de él. En este tiempo, se dio cuenta, por el borde del abismo donde había estado caminando, y se prometió a sí mismo que jamás volvería a tomar una gota de alcohol.
Ahora vivía en una vieja marquesina del autobús 144 que ya estaba fuera de ruta.
 Quería vivir en libertad,  sólo acudía a un Albergue Social cuándo tenía que ducharse o no tenía para comer…
 Hablaba con él siempre que iba al supermercado, y le compraba alimentos no perecederos, que suponía necesitaba, porque siempre me decía que le trajese cualquier cosa, que ya le daba bastante hablando con él, porque no tenía a nadie
.
Tuvimos una relación muy especial de amistad y respeto mutuo, y aprendí de él una filosofía de la vida que me enriqueció el alma.
Así pasó más de un año, hasta que un día no le vi… me extrañó, pero no le di mucha importancia, sólo cuándo esto se repitió varios días, supe que algo le pasaba. Sabía dónde tenía “su casa”, y una tarde al salir de mi trabajo me acerqué hasta allí. La marquesina estaba ocupada por una persona que no conocía, pero me acerqué a él y después de saludarle le pregunte sí conocía a Rufino.
-Sí, pero Rufino ha muerto. Las palabras me golpearon el alma, las había entendido perfectamente, pero me negaba a aceptarlas-¿Qué dice? ¿Qué Rufino ha muerto? ¿Cómo? ¿Cuándo?... -Hace unas noches mientras dormía, alguien le roció con gasolina y le prendió fuego, cuándo vino el SAMUR, no pudo hacer nada por él…¡Había muerto ya…!
Un dolor sordo y lacerante me desbordó…no podía reaccionar ante lo que estaba oyendo, ni asimilar la maldad de quemar a una persona por el único motivo de ser un pobre indigente
  Las lágrimas llenaron mis ojos… no podía contenerlas, me ahogaba el dolor,… el mío, y el que debió pasar Rufino hasta morir abrasado, no comprendo la maldad, ni las injusticias de la vida, ni como esta es tan diferente para muchas personas…
Miré al cielo desolada…¿Por qué?, ¿por qué?, ¿por qué?… pero mis preguntas se perdieron en la inmensidad del azul…

51 comentarios:

  1. Tengo alguna experiencia similar, y creo saber como te encuentras, pero cuando un día con nubes veas que por un momento rompe el cielo y llega un rayo de sol, no lo dudes, Rufino te regala una sonrisa.

    ResponderEliminar
  2. Es horrible!! Me he sentido fatal, puedo suponer cómo te sientes tú. Tus preguntas son las mías, nunca he comprendido a quienes se aprovechan, abusan o dañan al débil por el mero hecho de serlo, es un acto repugnante y cruel.
    Espero que Rufino haya encontrado justicia allá donde esté.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Tantos Rufinos... Cada pedazo de pan que podemos comernos, nos debería doler como el hambre del hambriento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Cómo es posible que haya personas capaces de hacer esas cosas?.
    Entiendo tu dolor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ay Angeles ! Qué maldad ! ¡Cuántos Rufinos andan por el ancho mundo en estas condiciones. ! Cuántas personas tienen tu corazón generoso y les dan la mano ? No lo sabemos. pero es una realidad que cada vez crece más y más.
    Yo siempre me pregunto ¿por qué ? pero como te ha pasado, no recibo respuesta.
    Te felicito por tu generosidad y tu respeto. Si todos pusiéramos un granito de arena para mejorar estas vidas que andan a la driva, por lo que sea. Cada uno vive su dolor a su manera. Si ayudáramos tendríamos un mundo más justo.
    Besos de luz.

    ResponderEliminar
  6. cuando despertaremos todos de el infierno en que el sentimiento para muchos humanos esta muerto
    sentimos pasamos por delante de personas que tienen vacíos los bolsillos y llora la soledad por no ser comprendidos
    ¿ que pensara dios ? del que anda descalzo
    entre espinas y no siente dolor por nada
    no me extraña que el
    cada día sufra mas y mas por la humanidad
    que con lo contrario a el
    pasamos ya de todos
    un beso angela

    ResponderEliminar
  7. Hola Marcos, gracias por tus palabras, pero no existe un antídoto que haga desaparecer la impotencia y dolor que la muerte de Rufino me laceró en el alma. No comprendo como el hombre es el peor de los lobos para otros hombres...

    ¡Ojalá el cielo se abra y vea ese rayo de sol, de momento, solo hay un vacío de incomprensión, agravado porque él, o los culpables...no han sido encontrados!

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  8. Querida Nena, tus palabras las dicta la fe...
    Y no, aquí es maldad pura, al desnudo, me da igual que sea por el odio a los indigentes o por el gozo de ver sufrir a otro hombre. ¿Quién hará justicia sobre un hombre olvidado por todos y sin un solo euros...? NADIE...

    Murió como tantas personas buenas han muerto... A manos de otros hombres cegados por la prepotencia y el abuso de poder, siempre del fuerte sobre el débil.

    Un abrazo, y gracias por tu cercanía.

    ResponderEliminar
  9. Aurora, que bien lo has plasmado...
    "Cada pedazo de pan que podemos comernos, nos debería doler como el hambre del hambriento"

    Rufino era una persona indefensa, buena, generosa humilde... sobreviviendo con la ayuda de otras personas... ¡no hay derecho a matar a nadie, que sólo tiene la culpa de no tener nada, ni comida, ni ropa, ni casa...! Y la forma como lo hicieron sólo demuestra un odio étnico infernal...¿Quién juzgará a los culpables? Nadie, ni los buscarán, quizá un día si repiten esta acción puedan cogerles, pero hoy no se hace nada.

    Porque Rufino no tenía familia y no tenía ni un solo euro, que es lo único que parece importar hoy.

    Un abrazo con alas de esperanza

    ResponderEliminar
  10. Es cierto Chelo, eso nos preguntamos todos cuándo conocimos la muerte de Rufino, y la manera como murió. ¡Pero también sabemos, que para muchos, la limpieza étnica es su credo, y en este credo, los marginados indigentes, sobran.

    Y no es que sobren Chelo, es que hemos perdido los valores que como personas, deberíamos tener. Y sí, hay en mi alma, mucho dolor y mucha impotencia, y muuuuuchas preguntas a las que ni mi fe, encuentra respuestas.

    Un abrazo, y siempre mi cariño.
    .

    ResponderEliminar
  11. Hola Mª del Carmen, es cierto que los interrogantes nos paralizan, porque no vemos justicia en la vida. Es cierto que hay muchos Rufinos... y muchos mueren como él abrasados, o degollados mientras duermen en España se han dado varios casos, no sé en Argentina.

    Y el dolor te prometo que es inmenso, él nunca hizo nada malo a nadie, mientras ególatras del poder, siembran de cadáveres el suelo que pisan, y nadie se mete con ellos.

    Aún hay en mi alma mucho dolor Mª del Carmen, y es cierto que me hago muchas preguntas... que no tienen respuesta.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  12. Hadama, tus palabras son la muestra de el alma tan grande que tienes. Es cierto que hay muchos desaprensivos que piden limosna sólo para droga, o cosas peores, pero cuándo ves a un anciano, débil y solo, que te pide pan... ese grito es desgarrador y haces todo lo que puedes para ayudarle.

    Rufino, ahora era un poco feliz... y todo quedó abrasado por vampiros chupadores de vidas, envalentonados en la noche, y en el anonimato.

    Un beso y mi cariño siempre.

    ResponderEliminar
  13. Que historia más terrible,¿cómo puede haber gente tan mala? por más que pienso no me lo explico.Piensa que esta persona fue feliz durante ese tiempo que te conoció y eso te servirá de algún consuelo.
    Los vídeos que presento los aprendí a hacer yo sola, te aseguro que es muy facil, empieza primero por hacer powerpoints, tienes que tener el programa en tu ordenador y en el mismo programa te da las instrucciones en ayuda......bueno yo consulté también en Google, cuando empieces si tienes dudas ya te explicaré y cuando lo logres el resto ya es más facil.Besotes

    ResponderEliminar
  14. Gracias Charo por llegar a mi blog, no soy capaz de olvidarlo, sólo puedo pensar en como murió un hombre bueno, que nunca hizo mal a nadie, y su único pecado era ser pobre. Y además no se quejaba de su pobreza, cada día tenía una sonrisa para ofrecértela...

    Me pregunto si Dios nos ha olvidado...¡hay tanto dolor en el mundo!

    Gracias por tus consejos sobre los videos, voy a intentar hacer algo y te cuento.

    Cariños, con un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué historia, Dios mío!
    Sin conocerlo recé por él el día de su muerte. Rezo, y pido cada día, por todos los que mueren.

    Un beso y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  16. Impresionante historia Ángeles.
    El hombre es la peor alimaña contra el propio hombre. Que Dios se apiade de su alma.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  17. Algunos temen convertirse en algo que no desean, ese miedo les hace odiarlo. No se trata de un odio superficial, sino sordo y profundo.
    Me has dejado conmocionado.

    ResponderEliminar
  18. Parece que cada cual tiene su sino, el de Rufino era morir violentamente y así ocurrió. Lo que no tengo muy claro, es si el ser un desalmado hasta ser capaz de matar, puede estar escrito. Yo creo, que el asesino que atenta contra alguien indefenso, se va haciendo poco a poco. Seguro que él, o los cobardes que lo hicieron, ya lo eran desde niños.
    Salu2.

    ResponderEliminar


  19. RUFINO

    Cuando estés por el mundo, ya olvidado,
    durmiendo en el rincón de tu pobreza,
    a cuestas con tu vida y tu tristeza,
    llorando sin cesar en tu pasado.

    Cuando pase la gente por tu lado,
    tranquila, indiferente y con presteza,
    ignorante de toda la belleza,
    que encierra un corazón ilusionado.

    No les digas, Rufino, que la gente,
    no tiene caridad, ni fantasía,
    que en el mundo el amor está presente,

    y también la crueldad e hipocresía,
    hay quien llega a quererte dulcemente,
    y quien te abrasa a plena luz del día.



    O.Z.M.


    Nota.- Magnífico tu comentario y el corazón que anida en tu alma
    de samaritana. Dios te pague tanta bondad como derrochas.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Capuchino por tus oraciones, ellas son nuestra única esperanza, ante tanto dolor y muerte como existe hoy en el mundo.

    De veras que yo me pierdo, cuándo la Biblia dice que Dios nos hizo a su imagen y semejanza... y hay bellísimas personas, qué son luz en la noche oscura... Pero también hay otras sembradoras sólo de lágrimas, que te acuchillan el corazón para toda la vida... y lo estamos viviendo, y viendo en el día a día. Hoy el hombre es en muchas ocasiones, el peor lobo para otros hombres.

    Un abrazo con alas de esperanza y luz.

    ResponderEliminar
  21. Hola Mos, es cierto lo que tú afirmas, acabo de decírselo a Capuchino de Silos. No necesitamos irnos a la segunda guerra mundial, con la masacre de tantísimos judíos... Continua ocurriendo en el día a día en muchas partes del mundo, que diariamente mueren niños y personas inocentes.

    Yo no he logrado superar la muerte de Rufino, porque no creía en la maldad en toda su esencia, pero existe Mos, y mucha. A veces he llegado a pensar que es como sí fuésemos cobayas de laboratorio, y alguien, no sé quien, ni como, estuviese implantando ideas de crueldad y muerte...¡porqué el mundo que hoy conocemos, se está hundiendo en una sima más profunda que la de las Marianas.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  22. Hola dafd, por supuesto que en este acto, hay un infinito odio hacia los indigentes, no sé si la supremacía étnica, continua teniendo seguidores activos...creo que sí, es la única explicación que se encuentra en este caso, y en otros similares, cuándo se masacra a mendigos. El año pasado no sé si lo recordaras, quemaron viva también a una anciana, que dormía en un cajero automático. Y a esos criminales les cogieron, porque les filmó la cámara del banco, y fueron imágenes brutales...

    En este caso de Rufino, ninguna cámara filmó nada, bueno quizá si pudieron filmar su crimen con un móvil, para alardear de su "hazaña".

    Un abrazo con brisas de esperanzas en un mundo mejor.

    ResponderEliminar
  23. Hola Alfredo, es una pregunta muy compleja, y hasta llegar a dar muerte a un indigente, los asesinos pueden haber llegado a serlo por muchas causas. Personalmente creo, que la influencia de los padres y las ideas que inculcan en sus hijos desde pequeños...¡como raza superior! puede pesar muchísimo... ahí tenemos al Ku-klus-kan... y sus múltiples asesinatos a personas de color. O tantos miles de judíos como murieron gaseados en la Segunda Guerra Mundial...

    Pero lo peligroso, es que a día de hoy, esa superioridad étnica, se crea y fomenta en chavales...de una manera muy sutil, comienzan como jugando con pistolas de balines de madera, muy guay todo... y poco a poco, esa arma primitiva se convierte en una mortífera arma mortal, y un lavado de cerebro impresionante.
    Y te aseguro Alfredo, que sé de lo que estoy hablando, y el lugar donde esto está ocurriendo.

    Un abrazo con alas de esperanza.

    ResponderEliminar
  24. Jo, Olegario, me has vuelto a hacer llorar con tu soneto, es impresionante como trasmites todo el dolor que debió pasar muchas veces Rufino. Encontró personas que le tendieron su mano, y le ayudaron como pudieron, pero también encontró a otras que le tendieron su mano, para rociarle con gasolina y encender la cerilla.

    No concibo tanta maldad... y creo que los culpables... debieron ser más de uno, porque es cuando se envalentonan, no tienen conciencia. ¿Has leído Emilio, el famoso libro de Rousseau? En el dice que ¡El hombre nace libre, que es la sociedad la que le encadena...!

    Un abrazo con mi cariño, y gracias por tu soneto, es conmovedor y derrocha sentimientos y sensibilidad.

    ResponderEliminar
  25. Una historia muy triste la de Rufino. Al menos tuvo una amiga que le hizo agradable muchos de sus días.
    Sobre la maldad humana qué podemos decir. Hay gente que simplemente va haciendo el mal por la vida sin siquiera razonar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. He sentido un gran dolor al conocer la historia de Rufino; rabia e impotencia y pregunto como tú, ¿Por qué?

    Mas, no debe ser muy extraño cuando, no hace muchos días, escuche en la televisión a un viejo (y para mí delesnable abogado)decir (al defender en juicio a tres indeseables que habían hecho con un mendigo lo mismo que hicieron con Rufino) decir que los mendigos no eran seres humanos y por lo tanto estaba justificado que se les tratara así. De inmediato advertí que, el que no era humano era él mismo.

    Terrible, pero cierto. Un abrazo. María

    ResponderEliminar
  27. Estremecedora historia, entrando con delicadeza en los detalles más penosos, tal y como tú sabes hacer amiga Ángeles, y a su vez, exponiendo la cruel canallada de unos seres exentos de alma y sentimientos humanos, posiblemente esos indeseables lleven una aparente normalidad en su vida, con una familia, y una moral de hipocresía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Querida, que razón tienes, ¿Cómo, pueden existir esa gente sin escrúpulos?, son personas indeseables y con un corazón muy negro. Quizás algún día paguen su culpa y no tengan consuelo.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  29. Angeles,gracias por tus palabras,amiga.
    La historia que nos cuentas duele y duele y nos deja heridos e impotentes.
    La has narrado con la claridad y sencillez,que te caracteriza,acerdándonos a una realidad,que a todos nos concierne y deberíamos estar más al tanto de ello.Hiciste una gran labor y nada es en vano...Que la Providencia haya acogido a Rufino en su seno y a ti te bendiga siempre por tu entrega y buen hacer,compañera y amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo grande,Angeles.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  30. Que triste y cruel historia Angeles, como podemos llegar a ser tan despreciables. Ya dicen que el ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor. Bueno esperemos que el pobre hombre allá donde esté goce de una vida eterna y placentera, si eso que dicen es cierto. Descanse en paz el bueno de Rufino.

    Gracias por pasarte por mi espacio; besos.

    ResponderEliminar
  31. A veces no nos damos cuenta de que todos somos personas y de que todos somos iguales. Qué pena.

    P.D.: Gracias por preocuparte Ángeles, estoy bien, pero tras volver de Semana Santa he estado muy liado con trabajo atrasado, ya que falté toda la semana. Pero mañana pondré el resumen. Un abrazo amiga, y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  32. Y pasamos muchas veces de largo, pero cuánta historia hay en cada ser humano. Me ha conmovido Rufino y su vida. n beso.

    ResponderEliminar
  33. Hola Ángeles, conozco de cerca una historia parecida porque yo tuve que hacerme cargo de un indigente que vivia en una casa de campo de mi padre. Tenía familia pero nadie se ocupaba de él, yo le llevaba comida y le decía que tenía que irse de allí porque estaba muy solo y muy anciano (92 años), él no se quería ir. Muchas veces en la noche, llegaron ladrones y le robaron lo poco que tenía.

    Siguió allí hasta que un día me mando llamar para decirme "lleveme" y así fue como lo puse en un geriátrico porque yo no podía hacerme cargo de él porque estaba cuidando a mis padre enfermos.

    Falleció al mes, yo lloré mucho porque unos días antes, me tomaba de las manos y me decía: no me deje... vuelva.

    Fue muy triste para mi.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nines, si te digo la verdad, casi no acierto a escribirte. Estas historias me hacen sentirme mal. Me he quedado dolorida. No hay derecho....
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  34. Ángeles, la historia dura, dramática, triste que nos cuentas nos conmociona y nos expone las dos versiones del ser humano. Una, la bondadosa, la generosa, la solidaria, la que se implica y ayuda al necesitado, que es un igual al que las circunstancias y los laberintos de la vida han castigado. Otra, la horripilante, la deleznable, la brutal, la pero cara del cierto tipo de seres humanos, más depredadores y salvajes que personas.
    Entiendo tu tristeza y dolor que comparto.
    Un abrazo solidario

    ResponderEliminar
  35. Estimada Ángeles:
    No sé ni que decir
    me voy a quedar callado porque soy incapaz de entender esta sociedad nuestra.
    Vaya tela...
    Besos
    W.

    ResponderEliminar
  36. Gracias Trini por tu comentario, es cierto que en el corazón humano pueden nacer muchas cosas, pero la maldad... esa debería ser arrancada de raíz, por eso no comprendemos a quienes han creado un auténtico vergel con ella, y necesitan alimentarse con el dolor ajeno

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  37. Hola María, es cierto que yo también he escuchado hablar de otros casos similares, no sé sí es un brote étnico de supremacía... o algo peor aún, porque se necesita tener el alma muy negra para ensañarse con una persona que tan solo tiene la vida, y la vida es la que les roban.

    Un abrazos con alas de esperanzas.

    ResponderEliminar
  38. José es cierto que yo también creo que estos indeseables, tienen una doble moral, pueden perfectamente llevar una vida "Normal" y ser auténticos asesinos...¡ estamos locos, y hemos perdido el norte, y la brújula!

    Sé que nadie se ocupará de la muerte de Rufino y encontrar a los culpables al no tener familia y si algún día los detienen será porque habrán vuelto a repetir algo similar.

    Un abrazo con estrellas de luz.

    ResponderEliminar
  39. Hola Palabras al viento... no lo sé, yo me lo he preguntado muchas veces y en muchas ocasiones, el hacer daño, por placer... no me entra en la cabeza, no puedo decir que sean unos enfermos mentales, no, lo que son ... son unos "Asesinos" con careta de hombres.

    Sí pienso que algún día la conciencia les debe gritar y pasar factura... y entonces es cuando verán la negrura de su alma.

    Un abrazo, en las alas de una gaviota.

    ResponderEliminar
  40. Hola Mª Jesús, es cierto que duele el alma, y mucho. Creo que el ser pobre, el no tener nada más que la caridad que quieran hacer contigo otras personas, ya es bastante... y sí lo único que tienen es la vida y se la quitan... en que nos estamos convirtiendo los seres humanos...

    ¿Dónde están la ética, la moral, el respeto y la dignidad que deberíamos tener como personas...? Me pierdo con lo que estamos viendo y escuchando de todo lo que somos capaces de hacer los hombres, sin más beneficio que alimentar un ego podrido y maloliente, que sólo es basura... ¡estoy mal, no hay derecho a quitar la muerte a nadie, y menos al que no ha hecho nada, ni nada tiene

    Cariños con un abrazo, y gracias por tu cercanía.

    ResponderEliminar
  41. Gracias Rafa por dejarme las huellas de tus palabras... no lo sé, no sé en que monstruos nos estamos convirtiendo... para hacer los infinitos ultrajes que vemos cada día, contra los que nada tienen... hay mucho dolor y sufrimiento que se causan sin causa, sólo por el egoísmo, la prepotencia, o llenarse los bolsillos con la humillación y las violaciones de los poderosos contra los débiles...¿ Hacia dónde vamos?

    Un abrazo con alas de felicidad.

    ResponderEliminar
  42. Hola Pepe, me alegra mucho encontrarte en mi espacio, pensé que te había pasado algo, al no cambiar en toda la Semana Santa tu entrada... y es que nos has acostumbrado muy mal... y yo l digo por mí... voy a ver las imágenes de las procesiones... y no han estado en toda la semana. Pero me alegro al saber que ha sido por falta de tiempo...

    Un abrazo con alas de luz.

    ResponderEliminar
  43. Es cierto Julie... pasamos de largo muchas veces... Rufino ahora era "feliz" dentro de lo poco que tenía, y lo que más admiraba de él, es que nunca le escuché hablar mal de nadie, y para todos tenía una sonrisa.

    María Bote, me dice que también el otro día escuchó a un abogado, que defendía a tres sin nombre, por haber dado muerte a un vagabundo... y encima les defendía... No sé por qué ocurren muchas cosas de nuestro mundo, que no comprendo, porque no existe una explicación coherente. Tampoco me sirve eso de que será feliz en la otra vida. Él tenía esta vida... y se la han quitado...
    Sé que nunca podré olvidar como era, y como le mataron.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  44. Te entiendo perfectamente Luján, quieres ayudar al máximo, pero no puedes hacer más que lo que haces. Lo inhumano, es como algunas personas miran o tratan a un indigente... la primera palabra que dicen es... otro drogata más, para eso es para lo que pide limosna... Puede que en muchos casos sea cierto, pero en otros, es por la miseria, por el hambre de un trozo de pan... yo también me siento muy tocada con la muerte de Rufino... y no encuentro la fe, que e devuelva a mi mundo.

    Un abrazo, y gracias por tu cercanía y amistad.

    ResponderEliminar
  45. Te comprendo y te creo Loli, cuándo estás luchando contra todas estas cosas, y te encuentras con algo como lo que le pasó a Rufino... el dolor y la impotencia hacen nido en el alma, y no se sabe que decir, ni cuando podrá mitigarse.

    Hoy la violencia, el egoísmo, la mentira, la maldad, la prepotencia y la indiferencia, cabalgan encaramados en los cuatro jinetes del Apocalipsis.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  46. Gracias Felicidad por tus palabras, es cierto que las personas tenemos dos caras como las monedas... pero lo peor, es que la violencia hacia los indigentes ha aumentado mucho en España, y se comentes verdaderas atrocidades...
    Creíamos que con los campos de concentración, con Auschwitz, habríamos aprendido algo... pero el odio y la venganza continúan sesgando vidas.

    Un abrazo con semillas de luz.

    ResponderEliminar
  47. Hola White, pues ya somos dos, yo tampoco comprendo donde se origina el odio brutal que lleva a quemar a un pobre anciano que nada tiene. Lo único que tenía era su vida, y esa se la quitaron...
    Llora el alma ante tanta impotencia y dolor, mientras quien quemó a Rufino, seguro que lo tiene gravado en un móvil, y hasta se jacta de su hazaña...

    Un abrazo con alas de luz.

    ResponderEliminar
  48. Ángeles, un relato extraordinario pero a su vez bastante triste, pobre Rufino cuando empezaba a sentirse mejor esos desalmados y criminales hicieron su "GRACIA", que personas tan honestas se sentirán, malditos cobardes.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  49. Querida amiga, tienes un gran corazón y me ha impresionado tu relato, ¡cuánta maldad¡ cómo es posible que sigan existiendo tanto criminal suelto. Espero que algún día encuentren su castigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  50. Insignificante obsequio de un hurdano octogenario a una GOLONDRINA SENSIBLE Y POÉTICA, amante de LAS HURDES

    SONETO DE AFICIONADO

    Contigo HURDES fueron muy injustos

    los que, para verte, te visitaron

    y, sin ver lo bueno, sólo captaron

    enfermedad, defectos y disgustos.


    Creyéndose ellos listos, torpes son

    porque pretendiendo ver tu esencia

    la confundieron con la excrecencia,

    por torpeza no vieron tu corazón.


    ¿ No viste, culto-listo, laboriosidad

    dignidad, hospitalidad, honradez

    y convivencia con solidaridad ?


    ¿ Solo viste, creído visitante, hez ?

    como hurdano, detesto tu maldad

    para que lo medites en tu vejez.



    ResponderEliminar