domingo, 16 de diciembre de 2012

¡ SOY ARTEA !

El relato es todo real, sólo los nombres de los tres amigos han sido cambiado
El sol de julio llagaba la tarde y ponía en las pardas sementeras ecos de fuego y brasas ¡el calor era el dueño del presente y ni un solo árbol daba cobijo a su ardiente fuego! Sentada en el borde de la tumba romana miraba hipnotizada el suelo donde junto a los restos del ataúd, se encontraban trozos de sigillata, cristales de luciérnagas, monedas romanas... que habían formado parte del ajuar funerario de la persona allí enterrada…
De pronto mi hija, desde el lado opuesto se acercó a la fosa, y me dijo: -¡Mamá, no estarás pensando lo que yo pienso que piensas! ¿verdad? –Si, la dije mirándola a ella y a los restos de la tumba. - ¡Ni se te ocurra coger nada- me dijo muy enfadada, esta tumba ha sido profanada y expoliada y desconocemos lo que hay después de la muerte y lo que puede pasar!
Sé que tenía toda la razón… y pensé en todo lo que había ocurrido para que nosotros estuviésemos allí. Ramón nuestro amigo, tiene un detector de metales, y es ingente la cantidad de monedas que ha encontrado bajo tierra…
Un día cuándo salió con él, llegó a un lugar donde el detector se puso a sonar en una extensa área, acostumbrado a las monedas, supo que lo que tenía bajo sus pies, era algo muy grande…
 Él solo no podía excavar tanto espacio y se lo dijo a otros dos amigos. Y por la noche y a la luz de la luna, los tres excavaron donde el detector indicaba… enseguida supieron que era una tumba, porque estaba construida con ladrillos, y tejas romanas.
Siguieron escavando hasta encontrar un ataúd de alguna aleación de plomo bellísimamente repujado, que cubría a otro de madera…con enormes esfuerzos le abrieron y encontraron los restos de una persona enterrada en él, con un inmenso ajuar funerario.
 Con una noche no tuvieron bastante, emplearon varias, en sacar y repartirse entre los tres lo que había en la tumba. A la semana de este hallazgo que les tenía alucinados por el valor económico que habían sacado...
 A Felipe, con 48 años, le dio un infarto y murió en el acto.
Cinco días más tarde, Jaime iba con su bicicleta por la carretera haciendo ejercicio, y un camión le arrolló y murió también en el acto, tenía 50 años.
¡Habían pasado 14 días desde que los tres expoliaron la tumba encontrada!
Ramón se derrumbó y el terror le envolvió, pensando que el próximo en morir iba a ser él… Este terror, fue el que le llevó a ponerse en contacto con nuestra hija, licenciada en Arqueología, que nombrada por la Junta de Extremadura, prospectaba la zona arqueológica del Campo Arañuelo, para hallar tramos perdidos de la ruta de la Plata.
Quería que ella dijese que había encontrado esa tumba, y devolver todos los objetos que le habían correspondido a él. Al enseñárnoslos nos quedamos asombrados por las maravillas que tenía, collares, pulseras, fíbulas, luciérnagas, parte del ataúd repujado y parte de un pectoral que al cadáver le habían colocado en el pecho, y se deshacía solo.
Pero si hay alguien con integridad absoluta, es nuestra hija, no sólo en su profesión sino en todos los actos de su vida, y le dijo rotundamente que no, que ella no iba a mancharse las manos con una mentira, para ganar honores ni fama. 
Sus azules ojos se llenaron de lágrimas viendo como el pectoral del cadáver, que era bellísimo, se deshacía con sólo tocarle, porque debía haber sido tratado químicamente antes de cogerle. Le aconsejó que devolviese anónimamente lo que le había correspondido a él, a la Junta de Extremadura, como así lo hizo. Ramón quiso que ella viese la tumba abierta…
Y a esto mi hija dijo que sí, porque los romanos nunca enterraban en un lugar a una sola persona, y debía haber más tumbas cerca de la que él había encontrado, ¡y allí estábamos ahora! Alucinados con los restos que se veían aún, y sin atrevernos a tocar nada.
A los pocos días de este suceso, tuve un sueño, mejor una pesadilla, donde alguien, me decía…- ¡Soy Artea, ayúdame! Desperté muy mal, no recordaba más del sueño y no comprendía que podía ser. A los pocos días, volví a tener el mismo sueño, aún más agobiante, y alguien que me decía las mismas palabras…¡Soy Artea, ayúdame!
No recordaba tampoco más, sólo esas palabras… y ya si me inquietaron un poco…Y en una tercera noche, se repitió el mismo sueño, donde vi, que una mujer que parecía estar embarazada porque llevaba una túnica, me volvía a repetir las mismas palabras…
¡Soy Artea, ayúdame! Desperté bañada en sudor y llorando, y sin saber porqué relacioné mi pesadilla con la tumba, y me pareció entender que significaba.
Por la mañana fui a ver a Ramón a su trabajo y le pregunté donde estaban los posibles huesos, si es que los había, de esa tumba.
 Me dijo que sí había huesos y estaban en casa de Jaime… ¡Dios! entonces todo cobró un nuevo significado, le conté mis tres pesadillas, y le pedí que por favor enterrase esos huesos cerca del lugar donde habían estado siempre.
Así lo hizo, él continuaba aterrado por la muerte de sus amigos y enterró los huesos de la tumba, yo le pedí que nunca jamás nos dijera donde lo había hecho… ¡y ha cumplido su palabra!
Desde entonces han pasado ya tres años, y nunca he vuelto a tener esa horrible pesadilla. Una noche soñé con una mujer muy bella, que iba vestida con una túnica que parecía de oro, me sonreía dulcemente y se esfumaba entre nubes…
¡Supe que ella era Artea!

44 comentarios:

  1. interesantísima, a la par que terrible, la historia que nos cuentas Ángeles.

    Siempre leo aquí, en tu refugio, bellas y sorprendentes historias, amiga.

    Un abrazo y ¡Feliz Navidad! María

    ResponderEliminar
  2. Una maravilla de relato, me ha tenido sin respirar, casi sin pestañear. Muchísimas gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Me has dejado impresionado con este Relato en el cual a la profanación de esa tumba se le atribuyen algunas maldiciones o accidentes.
    Lo de la pesadilla con Artes...Increíble.
    Un abrazo y besos.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre nos cuentas un relato precioso y al mismo tiempo un poco espeluznante por lo del sueño con Artea. Creo que nuestros antepasados solo quieren que les dejemos descansar en paz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Buen relato, ameno e interesante. Me intrigan un poco las fotos...parecen reales, pero cosas de ese valor, no suelen estar accesibles para hacer fotos...misterioso en verdad. Un beso y feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  6. Hola María, gracias por estar en mi espacio. No puedes imaginar lo mal que lo pasamos todos con la profanación de esa tumba, y lo que provocó en todosd, porque todo ocurrió, tal como lo he relatado.

    Mi sueño con Artea, me agobió mucho, hasta comprender un poco, por lo que podía ser. No sé donde están sus huesos, pero lo que sí sé, es que no he vuelto a soñar con ella, y debe haber vuelto a encontrar la paz.

    Un abrazo con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  7. Angeles,impactada y anonadada me dejas con tu relato...Imagino el miedo y la preocupación de toda la familia al veros involucrados en el misterio de esa tumba profanada,amiga.
    Lo has contado de maravilla y de forma muy real,como si lo hicieras directamente a viva voz...Madre mía,lo del sueño es para tener un buen equilibrio interior y aguantar,menos mal,que todo volvió a la normalidad...
    Mi felicitación por tus entradas originales y amenas y mi abrazo inmenso por tu cercanía y maestría en la palabra.
    Feliz navidad con los tuyos y que los Reyes Magos te sigan trayendo fortaleza,salud y magia para seguir enseñando y escribiendo tan bien,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. Hola Ángeles, tu relato es genial, desde luego lo que les pasó a tus amigos, no voy a decir que se lo merecieron, pero eso creo que no se debe hacer y a la vez está penado. Lo siento por los dos que cayeron y el arrepentimiento del otro. No debieron hacer lo que hicieron.
    Feliz Navidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No soy persona de creencias y me he movido siempre por el campo de la logica y la prueba, sin embargo debo de reconocer que tu relato me ha ¿interesado?... ¿intrigado?... ¿impresionado?... Lo único que me queda claro es que es posible que existan mas opciones de conocimiento y acción.

    Conozco la zona de Campo Arañuelo... Navalmoral, Casatejada, Almaraz y en tiempos viajé con frecuencia por Majadas y alrededores... No conocía lo de las excavaciones sobre la calzada de la "Ruta de la Plata" ¡Que interesante!

    Un abrazo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias trimbolera, por llegar hasta mi espacio, sé que mi relato parece increíble, pero ocurrió asi, muchas veces la realidad, supera a la ficción, como en este suceso vivido en primera persona, y viendo sus consecuencias.

    Un abrazo con mi cariño, y una muy feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  11. Lo cierto es Pedro Luis, que yo cuándo he visto alguna película egipcia, con sus maldiciones sobre una tumba profanada, te aseguro que nunca lo he creído. No sé si la muerte de estas personas tuvo que ver algo con alguna especie de maldición, no sé, lo dudo aún, pero fue mucha "casualidad" que dos de las tres personas que profanaron y expoliaron esa tumba, murieran en el plazo de cuatro días.

    Es para aterrorizar al tercero, y eso lo entiendo muy bien. Y mi sueño, no era la primera vez que me ocurría. En varias ocasiones he tenido sueños premonitorios totalmente lúcidos, que se han cumplido tal como lo había soñado. Lo que me causaba inquietud es que no recordase nada más de él, hasta la tercera vez.

    Si creo que los hombres tenemos en el 85% de nuestro cerebro que no utilizamos, facultades que desconocemos y en ocasiones afloran.

    Un abrazo y unas muy felices fiestas para ti, y para todos los que amas.

    ResponderEliminar
  12. Hola Rafaela, es muy cierto lo que dices, yo también creo que no se debe tocar el lugar donde los restos de una persona fallecida, ha sido enterrada, y por supuesto, no profanar su tumba, ni robarla lo que ese cadaver pueda tener.

    Nunca he creído en las maldiciones de tumbas que hemos visto en películas, pero sí vi, viví, y puedo decir todo lo que ocurrió con esta, y quizá me he replanteado lo que dice mi hija, "desconocemos lo que hay tras un acto como este, ni sus consecuencias"

    Mi cariño con estrellas de felicidad, y una muy especial Navidad. ¡¡¡ Qué se cumplan algunos de tus sueños.

    ResponderEliminar
  13. Hola Francisca, las fotografías son reales. Mi hija además de ser licenciada en Arqueología, lo es en Historia Antigua, da clases en un Instituto y colabora con la revista "Arqueología" y te puedo asegurar que cuándo se encuentra cualquier objeto que parezca tener importancia, se le fotografía desde todos los ángulos, cuánto más cuando son estas maravillas.

    Cuándo se descubrió la necrópolis de Numancia, en la que ella trabajó... las fotografias de lo encontrado allí, asombran por su increible belleza y perfección, a pesar de haber pasado casi 2000 años.

    Te envio un abrazo, y mis deseos de una muy feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Mª Jesús por tus palabras. Es cierto que sin saber aún nada de la tumba profanada, nos causó un fuerte impacto que dos amigos muriesen repentinamente con tan sólo cuatro días de diferencia... Pero al conocer el terror del tercero y contarnos la historia, sí puedo decirte que yo personalmente tuve miedo, no creía en las maldiciones de las tumbas, que solemos ver en películas egipcias, pero desde entonces, me he replanteado, que desconocemos casi todo de lo que ocurre después de la muerte.

    Mi hija trabajó en excavación de la necrópolis de Numancia, y antes de comenzar el primer día, un sacerdote católico bendijo a los que estaban en las tumbas y a los arqueólogos que participarían en la excavación... pués por algo sería...

    Y mi sueño, si me causaba angustia, porque no recordaba nada más de él y no sabía lo que me quería decir. En muchas ocasiones he tenido sueños premonitorios y ya no me asusto de ellos. ¡Sabemos muy poco del potencial que tiene nuestro cerebro...!

    Gracias amiga, por tu cercanía, y por ser como eres.

    Un abrazo con estrellas de felicidad, que pases una Navidad llena de amor, y veas cumplidos muchos de tus sueños.

    ResponderEliminar
  15. Hola palabras al viento, gracias por estar en mi espacio. ¿Sabes? yo aún hoy no estoy muy segura si existe una relación directa, entre esas dos muertes, y la tumba profanada, todo parece indicar que sí, pero es que desconocemos tantas cosas de la vida, como de lo que ocurre o hay después de la muerte.

    De lo que sí estoy segura, son de mis sueños, y que estos acabaron cuándo se enterraron los restos de los huesos que hubiera allí.

    Un abrazo, y una muy feliz Navidad entre el caluroso verano de tu país.

    ResponderEliminar
  16. Hola Pablo, ya veo que conoces mi tierra y los pueblos que nombras rodean al mío. La Vía de la Plata, iba hasta Mérida y muchos tramos no están localizados.

    Te comprendo en tu actitud de no creer en lo que no ves, yo desconozco muchas cosas, porque cuanto más sé, menos sé... pero sí te puedo decir, que lo de mi sueño fue así de real. Me angustiaba porque no recordaba más de él, sólo por eso, y el no saber que significaba.

    Muchas veces tengo sueños premonitorios y lúcidos, y esa realidad la he aceptado como algo unido a mi persona, desconocemos tanto del potencial de nuestro cerebro... ¡y hay muchísimas facultades aletargadas en él! eso si te lo puedo asegurar también.

    Un abrazo, con mis deseos de una Navidad llena de cosas lindas y sueños realizables

    ResponderEliminar
  17. Amiga Ángeles, tu relato es totalmente fabuloso y a la vez un poco tenebroso, por lo que afecta a las muertes de tus amigos, es cierto que nuestro cerebro está capacitado para cosas incomprensibles, pero esto se debería tomar más en serio, no se sabe lo que hay después de la vida como tú dices.
    Deberíamos dejar en PAZ a los muertos.
    Un abrazo y FELIZ NAVIDAD.

    ResponderEliminar
  18. Hola haconcien, sí quizá mi relato dé cierta inquietud, sobre todo por lo que rodeó al expolio de esta tumba.

    De veras que hay cosas que es mejor no aventurarse a tocar, y a mí los restos de las personas me parecen sagrados. Ya he dicho antes, no sé si las muertes de esos dos amigos, fue casual o como consecuencia de lo que hicieron, no tengo esa capacidad de discernir sobre lo ocurrido, si existe o no existe maldición sobre una tumba profanada.

    Lo que sí afirmo, y reafirmaré siempre, fueron mis sueños pesadillas, que cesaron, cuándo se enterraron los muchos o pocos restos de huesos que habían sustraído también, esto sí es cierto, como la luz del sol.

    Un abrazo, y mi deseo de una muy feliz Navidad, junto a las personas que amas.

    ResponderEliminar
  19. muy bonito tu relato...
    te deseo una feliz semana y una fiestas navideñas en compañia familiar con un buen brindis poe el año que se aproxima ya 2013...
    con todo mi cariño muchos besossss
    Marina

    ResponderEliminar
  20. Que relato amiga realmente me atrapó. Es muy interesante y una experiencia como esa no se vive muchas veces. Que bella historia real nos has regalado!! muchas gracias. Felicidades para esta Navidad en paz y un año que traiga la dignidad a todos los seres humanos. Un abrazo!! Namaste!

    ResponderEliminar
  21. Ángeles, es una historia preciosa, aunque un poco trágica, realmente los tesoros es mejor dejarlos donde están que por alguna razón están ahí. Y meterse con los muertos es peligroso. Creo que tu hija hizo muy bien en no mezclarse... Muy interesante.
    Te deseo feliz Navidad junto a los tuyos y que seas siempre feliz y nos sigas contando estas historias. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  22. HOLA ANGELES, ES UN PLACER EL LEERTE Y MAS ESAS COSAS TAN MISTERIOSAS E INTERESANTES...
    PARECE QUE LAS ESTAMOS VIVIENDO...
    PARA MI NO ESISTE EN EL MUNDO SITIO QUE RESPETE MAS QUE UN CAMPO SANTO, LO SIENTO COMO MAS SAGRADO QUE LA IGLESIA, ME IMPONE MUCHA PAZ ,SILENCIO , RELAX Y ME SIENTO MUY TRANQUILA CUANDO ME RECREO CHARLANDO CON MIS SERES QUERIDOS , ES COMO SI ME ESCUCHARAN Y YO A VECES CONTESTO POR ELLOS Y ME HACEN SENTIR BIEN
    Y MUY SATISFECHA, LO RESPETO ¡¡¡MUCHISIMO !!!
    ANGELES .PASATÉ POR MI BLOG NUEVO , EL 2
    YA PARECE QUE SE ESTÁ APAÑANDO...
    ESTE POST ES DEDICADO A VOSOTROS, MIS SEGUIDORES, FELIZ NAVIDAD CON UN ABRAZO,
    CONCHITA,

    ResponderEliminar
  23. Gracias Conchita por esas palabras que quedas sembras en mi blog, es cierto que el respeto a todos los niveles, es de un valor inmenso,para los vivos y para los muertos, y debería ser siempre así.

    Sí, me pasaré por tu nuevo blog, no me dejaba entrar el aniguo, no sé que le pasaba, y me alegro que lo hayas solucionado.

    Te deseo una Navidad, llena de amor, felicidad, y chispas de luz que te ayuden siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. ¡Què alegría Julie, el encontrarte en mi blog!
    Es cierto que mi hija tiene unos valores morales increibles, y de veras que allí en esa fosa abierta, quedaron unos restos preciosos que no tocamos, por respeto hacia el cadaver que los llevaba, eran suyos, por eso le enterraron con ellos... ¡ya bastante le habían robado.!

    Te deseo que todos los días del año, sean una feliz Navidad, llena de amor, de sueños realizados, y felicidad.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  25. Hola María Susana, gracias por llegar a mi blog y dejarme tus palabras en él. El relato narrado es totalmente veraz, y mis sueños cesaron cuando se enterraron los huesos allí encontrados... No sabemos casi nada de la vida, y menos aún de la muerte.

    Te deseo una muy feliz Navidad, que se puedan cumplir tus sueños, y el amor y la felicidad estén siempre en tu vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Marina por tus palabras y tus deseos de cosas lindas en estas Navidades.

    Para tí, quisiera que la estrella de Belén, llegase cargadita de felicidad, de alegría y sobre todo de mucho amor.

    Un abrazo desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  27. Que Artea descanse en paz. No deberíamos alterar el sueño de nuestros padres, desparramando, profanando, robándoles a ellos y, debería decir, también a nosostros. El legado de nuestros antecesores nos pertenece a todos. Seguro que en manos de una arqueóloga como tu hija, de unas tumbas se saca mucho más que un poco de oro y alhajas. Lo que un arqueólogo extrae tiene mucho más valor, pues es nuestra historia, el modo de vida que teníamos en aquel tiempo. Y eso sí que tiene auténtico valor.

    ResponderEliminar
  28. Gracias dafd, lo has expresado correctamente, valor económico, puede tener mucho, pero tiene mucho más valor, porque pertenece a una época que ya no volverá y forma parte de nuestro legado histórico.
    Mi hija lloró, cuándo vio que el pectoral del cadaver, que era una maravilla, se deshacía solo como cenizas, había que haberle tratado antes de cogerle, con un producto químico que se utiliza sólo para sellar el metal encontrado y que no se desintegre, como ocurría con lo que estábamos viendo.

    Te deseo una muy feliz Navidad, llena de sueños realizados y amor, junto a aquellos que amas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Josú Angeles, impresionante historia y vaya usted a saber a cuantos les ha pasado algo parecido con ese afán de enriquecerse y no respetar ni a los muertos, ni los restos arqueológicos que son patrimonio.
    En cuanto a tu sueño, creo que hiciste lo que tenías que hacer, me imagino tu inquietud.

    Abrazos y unos lindos dias entre todos esos seres que tanto amas.

    ResponderEliminar
  30. Hola amiga, es una historia muy interesante y deberían aplicarse el cuento, tantos maleantes que viven de ello o de los que tienen en sus patios de la casa del pueblo, lleno de útiles que han masacrado en sus "EXCAVACIONES", todos fuera de la ley. ¿Qué vamos a hacer?, somos así.
    Bueno Ángeles, quizás este Nuevo Año nos haga mejorar en todo.
    Te deseo FELIZ NAVIDAD. Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. No sabes Mª Ángeles, lo mucho que me gusta pasar por tu casa a leer tus relatos y lo poco que puedo hacerlo, consigues que siempre me lata el corazón. Es el equivalente a la maldición de los faraones escrita en el libro de egiptología: "siguiendo las huellas de nuestro pasado", también allí murieron varios integrantes de la expedición.
    Aprovecho para desearte santa paz para la Nochebuena y un año dichoso. Un abrazo

    Te escribiré al mail sobre el tema musical del blog del cual me preguntabas.

    ResponderEliminar
  32. HOLA ÁNGELES: EN ESTOS DÍAS, LLENOS DE FELICITACIONES Y BUENAS ONDAS, TE DESEO LO MEJOR DE ESTE MUNDO, PLENO DE SONRISAS Y GANAS DE SEGUIR EN EL CAMINO BELLO DE LA BLOGUESFERA.-
    UN GRAN BESO.-

    ResponderEliminar
  33. Relato muy interesante ….............genial !!!
    Un abrazo
    Isabel
    ¡ FELICES FIESTAS !

    ResponderEliminar
  34. Hola Ángeles, te deseo un feliz y próspero AÑO NUEVO.
    Un saludo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  35. Querida amiga Ángeles, te deseo mis más sinceras felicitaciones para este NUEVO AÑO.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Hola halcóncien, gracias por tus deseos de felicidad. Yo también te deseo que en este nuevo año que va a comenzar, se hagan realidad los sueños que habitan en tu alma, y t llenan de esperanzas.

    Un abrazo, con una lluvia de estrellas de felicidad y amor.

    ResponderEliminar
  37. Siempre es lindo encontrarte en mi espacio, palabras al viento, y más en Navidad... no imagino como debe ser esta celebración en la playa entre los calurosos rayos del sol y dentro del agua.

    Gracias por recordarme, desde Madrid, te envio un abrazo, con brisas de felicidad, amor y amiatad.

    ResponderEliminar
  38. Gracias Besana por llegar hasta mi espacio... Creo que todos aprendimos que no se debe violar la última morada de un hombre. No sabemos que ocurre después de la muerte,y para mí tiene el mismo respeto que tengo para quién está vivo.

    Un abrazo con estrellas de felicidad y amor.

    ResponderEliminar
  39. Gracias Thony por todos estos deseo que felicidad y esperanzas que me dejas en mi blog. En igual forma, te deseo a tí, que los sueños que habitan en tu alma,se hagan realidad y que por los senderos de la vida por donde camines, estén llenos de felicidad y estrellas de luz.

    Un abrazo, y ¡¡¡FELICES FIESTAS!!! con todos a los que amas.

    ResponderEliminar
  40. Gracias Loli por acercarte a mi espacio, sobre todo porque sé lo atareada que estás con tus estudios. Yo siempre había creído que eso de las maldiciones de lasd tumbas, eran cosas de películas... pero después de vivir, conocer, y soñar con todo lo que se tefiere a esta tumba expoliada. Tengo que darla la razón a mi hija Blanca, no sabemos nada de lo que puede pasar si se profana una tumba.

    Sólo te puedo asegurar, que a la pesadilla que tenía yo...de...¡soy Artea ayúdame ! cesó, cuándo se enterraron los huesos que también habían sacado... y creo que hoy ella, vuelve a tener paz.

    Un abrazo grande y una lluvia de estrellas, para que te concedan tus sueños bonitos.

    ResponderEliminar
  41. Ayyy Letras de Papel... la ambición y el deseo de riquezas, yo creo que fue insertado en muchos humanos desde la noche de los tiempos idos. A veces me da pánico lo que podemos hacer los hombres por conseguir estos dos poderes... y así nos va.

    El mundo camina hacia una falta de respeto y dignidad, y el robo y la rapiña ha hecho nido en muchos corazones... por eso ocurren tanas cosas negativas que nos encogen el alma con su dolor.¿Aprenderemos alguna vez?

    Un abrazo, con brisas de felicidad y amor.

    ResponderEliminar
  42. Alborada, tienes razón, mi tierra Extremadura, al tener a Mèrida como capital del Imperio Romano en España, comunicada con Roma por la Vía de la Plata, son infinitos los yacimientos arqueológicos que tiene.

    Otro de los motivos, era que los pueblos de la antigüedad, creían que el mundo terminaba aquí... y fueron muchos los pueblos que llegaron hasta nuestra Hispania (tierra de conejos) como la llamaron los romanos y se establecieron en ella, y nos dejaron restos de su cultura, y modo de vida.

    Por eso, se han encontrado verdaderas maravillas que están el el Palacio de las Veletas de Cáceres, convertido en museo.

    Un abrazo con mi cariño, y una lluvia de estrellas de felicidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  43. Un bello relato que tiene como trasfondo argumental la arqueología romana , una de mis debilidades.Siempre me ha atraído poderosamente el mundo grecorromano.Es una pena que haya habido tantos expoliadores sin el menor escrúpulo.Tu relato me confirma una vez más que hay que respetar las huellas del pasado.El pueblo que no respeta su historia o simplemente comercia con ella , pierde las riendas de su presente. ¡Feliz Año Nuevo!mis mejores deseos para ti y los tuyos en el próximo 2013.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Una historia fantástica y a la vez aterradora.La arqueología siempre me ha fascinado pero las circunstancias de una época muy incomprendida me impidieron poder estudiarla , estoy convencida de que si yo encontrara algo así no me atrevería a tocar nada y avisaría a las autoridades pertinentes para que se hicieran cargo los expertos en estos asuntos.Recuerdo haber leído que los que descubrieron y entraron en la tumba de Tutankanum también tuvieron trágicos finales.Besotes

    ResponderEliminar