domingo, 9 de septiembre de 2012

UNA CIGÜEÑA LLAMADA CARAMELO

¡Como un eco escondido de mi alma con mis primeros recuerdos, está Caramelo! Caramelo fue una cigüeña blanca que mi padre encontró herida en las barranqueras de Santa María, con una pata y un ala rota y la trajo a casa para curarla. Recuerdo la alegría que tuve al verla y las lágrimas que lloré al ver que tenía “mucha pupa” con sangre.
Después de limpiarla, entablillarla el ala y la pata, me convertí en su amiga y en su enfermera, y allí donde yo estaba, estaba Caramelo en una cesta de mimbre que la puso mi padre como nido, con una vieja toalla, y yo llené de flores para que estuviese contenta... ¡yo me movía con la cesta y la cigüeña por todas partes.!
¡Dios, era un gozo hablar todo el día con ella, que me miraba con sus ojos pardos, tenía las plumas blancas y negras, sus patas rojas y su picudo pico también rojo… la llevaba comida, la cantaba canciones y me llenó de felicidad durante unos dos meses!
Hasta que se fue curando y poquito a poco comenzó a caminar, y a intentar volar. Estaba más fuerte y casi curada, hasta que un día, entre mis lagrimas, mocos y risas levantó el vuelo… ¡y la vi como se alejaba por el azul del cielo!
Si ya admiraba a las cigüeñas que vivían en la iglesia derruida de Malhincada, desde que tuve a Caramelo, me enamoré totalmente de ellas, y me pasaba el día mirando al cielo, para ver si volvía conmigo… ¡pero ella nunca regresó! Ni tan siquiera por San Blas...¡ qué a las cigüeñas verás…!
 Y en mi inocencia, cualquier cigüeña que veía volar, la llamaba a gritos ¡ven Caramelo, baja conmigo, veeen…! hasta que llorando decía que me había olvidado... y me refugiaba con los caracoles que tenía en una bote de hojalata, y como caminaban muy despacito, sabía que ellos no me dejarían nunca, porque yo era más rápida y les devolvía al bote, cuando destilando su baba, se alejaban un poco de mí…
¡Qué poco podía saber una niña de tres años, que muy cerca de donde ella vivía, a tan sólo 15 Km había un pueblo, conocido como “El pueblo de las cigüeñas”!
El pueblo de El Gordo ( Cáceres) está en la autopista de Extremadura. En el Km 163, hay que desviarse y a 4 km está el pueblo, con la mayor colonia de cigüeñas de España, más de 400, en un pueblín de menos de 300 habitantes.
A la entrada, un cartel señala la efemérides: "Villa del Gordo, el pueblo con la mayor colonia de cigüeñas de España. "El Gordo es uno de estos pueblos olvidados por todos. Excepto por las cigüeñas y por los ornitólogos que vienen de todas partes para verlas. La cigüeña blanca ha sido declarada en 1981 especie protegida, y está incluida en los catálogos nacional y regional de especies amenazadas.
En toda la depresión del Tajo extremeño, siempre hubo cigüeñas. Pero fue a partir de 1963 cuando las grandes aves eligieron a este pueblo como el lugar preferido para su estiaje. Se había construido el embalse de Valdecañas, con la presencia de grandes extensiones inundadas, y tenían mucha comida, anfibios, pequeños reptiles y pececillos, que son su principal fuente de sustento.
Tienen sus nidos por todo el pueblo, casas, iglesia, ayuntamiento, postes de Iberdrola,
Los nidos pueden alcanzar a veces un espesor de casi 2 metros y con un peso que puede llegar a más de 500 Kg. Proporcionan verdaderos problemas muchas veces, debido a la magnitud y el peso de sus nidos. Una cigüeña puede llegar a tener dos metros de envergadura y pesar hasta cuatro Kg.
Las cigüeñas se emparejan para toda la vida, y si uno de los dos muere, el otro queda solo por siempre.
Hacen el nido entre los dos, el macho realiza la mayor parte del trabajo, quedándose la hembra en él, donde entrelaza las ramas y forra su interior. A partir del 15 de marzo, la hembra pone de 2 ó 6 huevos, y la incubación es de 32 a 34 días. El sonido que se oye por el pueblo, es el sonido típico de las cigüeñas llamado crotoreo o “machar el ajo”.
Lo hace cuando está en celo, o simplemente cuando llega al nido, o para “saludar” a las otras cigüeñas.
Ya no emigran del pueblo, los cálidos inviernos las retienen en este lugar de belleza increíble, y comida en abundancia. Se han creado nidos artificiales para que los habiten y alejarlas de los lugares donde pueden hacer daño con sus grandes nidos y excrementos.
Muchas veces he ido a El Gordo, para verlas, y aunque son muy tímidas, se han acostumbrado a los humanos y se las puede ver de cerca, con sus zancudas patas rojas, buscando comida por las riberas del embalse…
¡Y me gusta imaginar que algún hijo o nieto de Caramelo, habita allí, entonces siento que en esa parte de niña de mi alma  brillan pequeñas estrellas de luz que me acarician…!

70 comentarios:

  1. Ängeles, que alegria me has dado al dar una vuelta por tu blog y ver la maravilla que has relatado, bonitas fotos y superior su lectura. Me imagino, que has estado de vacaciones, te hemos hechado de menos.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bonito relato sobre las cigüeñas y, en concreto, sobre Caramelo.
    Siempre me han impresionado las Cigüeñas y Extremadura. No conozco el Pueblo del Gordo, pero prometo hacerle una visita cuando pueda...Debe ser uno de los pocos sitios que no conozco de Extremadura.
    Me he fijado que en muchos sitios hay nidos artificiales para albergar a estas lindas y hermosas Aves.
    Precioso Post.
    Un abrazo y besos, Ángela.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ángeles, para sentirse uno embriagado de
    ternura nada más hermoso que leertus versos
    que nos llenan de dulce y candor. Un placer
    querida amiga Ángeles Marcos, y encantado de volver a comunicarnos, por medio de la poesía,
    pero siempre con el mismo y noble sentimiiento.
    Bessssos
    Ángel-Isisdro.

    ResponderEliminar
  4. Hola¡¡¡precioso relato y bellíiiiiisimo blog! Es un sueño.¿Cómo lo consigues?. Besosssss

    ResponderEliminar
  5. Entrar en tu blog es como abrir la puerta a un mundo mágico, me he quedado tan prendada que sigo contigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, palabras al viento, es cierto que he estado de vacaciones... ¡casi dos meses, todo el tiempo que han estado cerrados los colegios, y los chavales de vacaciones.

    Me alegra tu presencia en mi espacio, porque siempre encuentras un elogio a mi blog. No sé si en tu pais existen las cigüeñas, en España si y sobre todo en Extremadura y Castilla la Mancha... ¡ y son de una belleza increible.

    Yo he tuve la inmensa suerte de haber tenido cuándo tenía 3 años a Caramelo, y ya me enamoré de ellas totalmente, y el pueblo al que aludo en mi entrada, es un gozo visitarle, y lo hago cuando voy de vacaciones a mi pueblo. Las cigüeñas son mágicas, y me producen mucha paz, cuando las veo con sus zancudas patas buscando su alimento en el embalse a escasos metros de mí.

    Hoy te envio un abrazo en las alas de una cigüeña.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu comentario Pedro Luis, las cigüeñas son preciosas, elegantes, y coquetas realizan unos movimientos que fliparían a cualquier gimnasta de élite.

    Si puedes, visita el pueblo de El Gordo, pronto, porque va a perder mucho de su encanto y mucho de su población de cigüeñas, ya que muy cerquita de él, se está construyendo el mayor complejo turístico de España, que quedará a Marbella a la altura de los zapatos, con mansiones de un lujo que son pecado, con la crisis que hay hoy y los parados que tenemos en España.

    Casa mansión tiene su propio embarcadero privado y sobre el pantano de Valcecañas veremos como los yates se amontonan igual que las moscas a la miel... con pistas de golf, tenis, y lujo, lujo, lujo... aunque con ello se cargen un ecosistema que es una gozada. Pero el dinero lo puede todo, y Extremadura con toda su belleza va siendo tragada por el dinero que puede comprar, hasta las conciencias.

    Te envio un abrazo, con brisas de esperanzas y mucha felicidad.

    ResponderEliminar
  8. Hola Ángel Isidro, siempre es una alegría encontrarte en mis blogs, he estado de vacaciones y por eso he estado alejada del ordenador.
    Gracias por tus palabras y tu huella en mi espacio... ¡escribir es abrir las puertas del alma, para que salgan en libertad los sentimientos que nos habitan, y eso es lo que hago siempre!

    Un abrazo con estrellas de felicidad y alegría.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Francisca por tus comentarios hacia mi blog y tu presencia en él... ¿Cómo lo hago? pues tan solo escribiendo desde el alma, aquello que me seduce y flamea en ella, siempre tengo en el bolso, en el coche, por casa... folios y lápices... para atrapar los sentimientos que quiero expresar más tarde, y luego los escribo si no he podido hacerlo en el momento que me cosquillean en el alma.

    Mi cariño por tu cercanía con un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias trimbolera, por estas palabras que me has dejado como tu huella en mi espacio. Lo hermoso es poder compartir sentimientos y vivencias entre tosos porque así nos enriquecemos todos, y nos hace ser mejores cada día.

    Un abrazo, desde un rayo de sol.

    ResponderEliminar
  11. Es increíble la fuerza imaginativa que tienes, como nos llevas de tu mano por tu relato y casi lo vivimos.
    Las imágenes son preciosas y la de la nenita caminando con su cestica, inocencia pura...

    Pues si, no lo dudes, algunas de esas cigueñas son descendientes de Carmelo...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Ängeles, bellísimo relato, cuánta alegría y belleza debes tener en el alma, es hermoso, tus cigüeñas son unas bellas aves y tengo entendido que también benefician un poco a la naturaleza. Enhorabuena mis felicitaciones por tan bonito blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Sin duda prefiero las cigüeñas a los caracoles, aunque me guste mirar a ambos en su afán de vida.
    Siempre se me van los ojos tras las cigüeñas y me gusta seguirlas en su vuelo.

    No sabía nada sobre este pueblo "El Gordo". Debe ser una gozada ver tanta cigüeña junta.
    Gracias por la información.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Angeles bonito relato, me han gustado mucho las fotografias tan conseguidas.
    Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  15. Ángeles, me ha encantado la historia de Caramelo y la información sobre el Gordo y las cigüeñas.
    Gracias por hacernos sentir sensaciones desde dentro del alma; por contar historias que engrandecen al ser humano.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  16. Paso de nuevo para intentar las molestas letras que nos hacen poner cada vez que queremos comentar. Yo las quité y me lo agradecieron mis seguidores.
    Gracias.
    Mos.

    CÓMO SUPRIMIR LAS LETRAS DE VERIFICACIÓN DE COMENTARIOS:

    Interfaz antigua: Cómo hacerlo: Vas a Diseño> Configuración> Comentarios> Mostrar verificación de la palabra para comentarios> pincha NO. Y no te olvides de, un poco más abajo, Guardar configuración.


    Interfaz nueva: Cómo hacerlo: Primero hay que pasar a la antigua. En la nueva no está habilitada la opción se suprimir esas letras.

    En la interfaz nueva: Vas a Diseño, en la parte superior derecha verás una rueda dentada al lado de la palabra Español y debajo de tu fotografía o perfil, la pinchas y aparecen varias opciones, pinchas la que pone: Interface anterior de Blogger, y aparece el antiguo escritorio. Pinchas Configuración> Comentarios> Mostrar verificación de la palabra para comentarios> pincha NO. Y no te olvides de, un poco más abajo, Guardar configuración.

    Después si quieres volver a la nueva debes pinchar en tu escritorio: Probar la interfaz actualizada de Blogger.

    ResponderEliminar
  17. Que bloc más lindo tienes, felicidades, es, precioso.Gracias por tu visita al mio.Te contesto a tu correo en el momento que pueda.un beso.

    ResponderEliminar
  18. Que relato tan pormenorizado y hermoso acerca de "Caramelo" y "El Gordo", el pueblo de las cigüeñas. Soy de Argentina pero me intereso por la historia y geografía de nuestra madre patria. Ignoraba, hasta ahora que te he leído, todo sobre el hábitat y las costumbres de las cigüeñas. Me ha encantado leerte. Agradezco tu paso por mi blog de prosas y también tu comentario. Un beso

    ResponderEliminar
  19. Hola, Ángeles:

    Un gusto volver a leerte. Te cuanto que a mi me pasó un caso parecido, pero con un patico que nuestro padre encontró herido, lo curamos y se quedó a vivir con nosotros. A veces volaba y se demoraba semanas en volver y de repente aparecía en el patio de la casa. Un día se murió de viejito y lo enterramos bajo el árbol del solar.

    Bonito la historia de caramelo que, seguramente, te mirará desde el cielo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Alborada por tus palabras en mi blog, es un bello recuerdo de mi infancia que está en el nido de mi alma de niña, y me llenó de felicidad.

    Y por eso me gusta creer, que algún descendiente de Caramelo, puede estar por allí... y me encanta verlas al atardecer, buscando la comida por las orillas del embalse, o dando de comer a sus tragones polluelos... o simplemente volando por el cielo azul, con una belleza insuperable.

    Mi cariño con un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola halconcien, gracias por tu visita, es cierto que las cigüeñas son muy beneficiosas para la naturaleza, bueno, forman parte de un ecosistema, donde comen animales dañinos para el hombre, culebras, sapos, topos... y hasta alacranes.

    Pero también son perjudiciales, cuando con sus enormes nidos y excrementos, hunden los tejados sobre los que tienen sus nidos. Iberdrola se gasta muchos miles de euros al año, para evitar que hagan sus nidos en sus torres de alta tensión, y les ponen nidos artificiales en postes falsos, para que se encariñen con ellos, y se alejen de los que les provocan muchas pèrdidas.

    Pero de todas formas, son unas aves incriblemente bellas, que sobrevuelan los cielos de mi Extremadura.

    Un abrazo... hoy te le envio en las alas de una cigüeña.

    ResponderEliminar
  22. Hola Trini, gracias por llegar a mi espacio, es cierto lo que dices, yo también prefiero las cigüeñas a los caracoles, pero creo que los primeros animaes que tuve como mascotas, fueron ellos, los tenía en un bote de hojalata, y les llenaba de hojas de lechugas, para que comiesen, y les ponía al sol, cantando esa canción infantil de...

    ¡Caracol, col, col,
    saca los cuernos al sol,
    que tu padre y tu madre
    también los sacó...!

    ¡Dios, cuanta inocencia y ternura puede estar en la cuna del alma de un niño!

    Un abrazo con una brisa de felicidad.

    ResponderEliminar
  23. Gracias Rosario por tu presencia en mi blog, y por tus palabras, siempre es un gozo sentir la calidez de unas bonitas palabras que salen del alma.

    Te envio un abrazo y mis deseos de felicidad desde un rayo de sol.

    ResponderEliminar
  24. Mos, Mos, Mos, no me lo puedo creer, esta misma tarde preguntaba a Carmen Silza, como podía quitar esa histérica palabrita con número incluído, que tenía mi blog para que pudiesen demostrar quienes me visitaban que no era un robot. Y tú telepáticamente, me contestas por aquí, con las mismas palabras que ella me ha dejado en mi correo.

    Cada vez descubro en los seres humanos, facultades que tenemos dormidas en nuestros cerebros, y no las usamos, ya que como mucho, utilizamos un 15 % de él.

    Un abrazo con mi gratitud por tu útil información. ¡ya nadie tendra que demostrar que es una hojalata oxidada de robot cuando me conteste.

    ResponderEliminar
  25. Huyyy Mos, que con la emoción de devolver a mis contactos su calidad de humanos y no de robot, no te he dado las gracias por tu comentario sobre mi entrada y Caramelo...

    Gracias, por todo, y ahora mismo, parezco una golondrina llena de alegría y revoloteando porque he dejado mi nido-blog, como yo quería.

    Con el brillo de una estrella, te envio felicidad.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Carmen, es increible lo que me ha pasado, mientras yo te preguntaba como hacía para poder quitar el muermo de letras y numeros enrevesados, Mos, me escribía lo mismo en mi espacio.
    Eso se llama telepatía en la ciencia del estudio del cerebro humano, y me voy a mi correo, y tengo las mismitas palabras que ya me había puesto aquí Mos, diciéndome lo que debía hacer.

    Mil gracias por tu respuesta en mi correo, ya lo he hecho, sólo esoero que alguien me confirme que ya no me salen, porque lo he hecho como los dos me habèis dicho.

    Un abrazo con brisas de felicidsd.

    ResponderEliminar
  27. Hola Almirca, gracias por acercarte a mi blog. Las cigüeñas en Extremadura son una especie protegida y muy querida por todos, sus nidos son increibles, y su "Machar el ajo" es un movimiento muy rítmico que hacen con la mandíbula y el pico, que te acuna en un alegre son.

    Y en este perdido pueblín de El Gordo, viven en un verdadero paraiso, con comida abundante, nidos maravillosos, y sobre todo el cariño que les tienen los habitantes del pueblo, a pesar de que muchas veces les llenan de goteras el tejado, porque con sus zancudas patas levantan las tejas y se cuela el agua de lluvia.

    Un abrazo hasta tu linda Argentina.

    ResponderEliminar
  28. Hola Rafael, que linda es también la historia de tu patito, y sobre todo que volviese a tu casa en algunas ocasiones, y poder saber que quiso estar a vuestro lado hasta el ´`ultimo minuto de su vida.

    Muchas veces la "amistad" entre un humano, y un animal, sobrecoge por la grandeza de cariño que nos demuestran... pero mi Caramelo, no volvió, solo dejó dembrada en mi alma de niña, un inmenso amor hacia todos los animales...

    Un abrazo, con destellos de felicidad y esoeranzas.

    ResponderEliminar
  29. Angeles,nos dejas una historia,que va unida a tu niñez y te acompaña todavía,porque ese amor quedó grabado en tu alma y sale cuando aletean en vuelo las cigueñas...Me gusta tu unidad con la naturaleza,tu identificación con ella.El saberte evolución compartiendo estaciones,luces y sombras...El espíritu del hombres se recrea,aprende y se supera cerca de la naturaleza...Ella nos enseña a emprende el vuelo como las cigueñas y tocar la belleza del cielo...
    Mi felicitación por la profundidad,la belleza y la trascendencia,que aportas en cada post...Nos llena el alma y sentimos tu misma paz y plenitud,amiga.
    Mi abrazo grande y me alegro de encontrarte de nuevo muy cerca.
    FELIZ FIN DE SEMANA Y FELIZ COMIENZO DE CURSO.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  30. QUE BELLO RELATO ANGELES TAN BELLO COMO TU ESPÍRITU SEGURO QUE ELLA HABLO CON SUS OTRAS GAVIOTAS Y TODAS TENDRÁN LAS RESPUESTA DE QUE ALMENO UN HUMANO A SIDO BUENO CON SU RAZAS UN BESOTE

    ResponderEliminar
  31. Pero que entrada tan bonita Ángeles, las fotos me han gustado mucho, pero el texto es espectacular. Gracias por compartir algo así. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
    http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  32. Que alegria me ha dado ver que ya estas otra vez con tus narraciones tan personales y reales
    Me ha encantado la historia de caramelo, lo relatas con tanta realidad que casi me meto yo en el relato
    Bienvenida Angeles

    ResponderEliminar
  33. Pues decirte que aun te salen las odiosas palabritas y en el comentario anterior he tenido que ponerlas 5 veces
    Intentalo por fa otra vez en mi blog principal te explico como hacerlo
    Gracias

    ResponderEliminar
  34. Lo de las cigüeñas se las trae, Mª Ángeles: Es un tema estrechamente ligado al pueblo donde vivo. Aquí las tenemos perennes, tan majas, tan orondas en el sitial de honor de sus nidos, avistando a toda la población, como otorgando el 'visto bueno' desde las dos hermosas torres, la mudéjar y la neoclásica.
    Muy interesante las vivencias de tu infancia y no menos interesante las pinceladas medioambientales que plasmas. Las fotos, espectaculares.
    Muy, muy bien conseguido.
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  35. Hola María Jesus, que alegría da, volver a irnos reencontrarnos todos después de las vacaciones del verano. Gracias como siempre, porque sabes acriciar el alma con palabras llenas de luz.

    Si es cierto que a pesar de vivr y trabajar en Madrid, me siento muy unida a la Naturaleza, y me dejo fluir muchas veces al mismo compás que ella, porque es tan increiblemente maravillosa, que nos está marcando con el rotar de sus estaciones, lo que se debe hacer también con nuestra propia vida, en cada época de sus estaciones.

    ¡Es el mejor libro, y su lectura es un verdadero crisol, donde se permutan sentimientos y vivencias... tocas el cielo, la luz... o a veces la sombras,

    Un abrazo, lleno de brisas de felicidad y esperanzas

    ResponderEliminar
  36. ¡Hadama, qué alegría después de no saber de ti durante tanto tiempo. Gracias mi niña, por acercarte a mi espacio, ya vi anoche que has vuelto a escribir, el mundo de los blog, no estaba completo, faltaban tus hechizos, tus palabras de hada, y sobre todo esa magia que llevas el alma.

    Un abrazo, con una varita, mágica, para que se cumplan todos tus sueños.

    ResponderEliminar
  37. Gracias a ti, Pepe, por acercarte a mi espacio con la huella de tus palabras que son como destellos de luz. Caramelo, me dio, mucho más que lo que yo la pude dar... fue mi amiga grande, yo hasta entonces había tenido, ranitas verdes, tortugas, caracoles... pero fue ella, la que me enseñó a mirar al cielo, y haer que germinasen en mi alma, muchos de los sentimientos que hoy me habitan.

    Un abrazo desde mi alma libre de golondrina.

    ResponderEliminar
  38. Marian, gracias por llegar hasta mi blog, ys se terminaron las vacaciones, y hemos comenzado esta semana el nuevo curso.

    ¡Ayyy, Caramelo me dejó una huella imborrable, que continua en un pliegue de mi alma, con toda la ternura, y alegría que ella me dio!

    Mi cariño, con un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Marian, por favor, si me lees, mira si no me salen las odiosas palabritas que tengan que desmostrar que no somos robot, he hecho todo como me dijeron Mos, y Carmen Silza, y yo creía que al fin había roto las odiosas cadenas oxidadas de los comentarios...

    Un abrazo con brisas de felicidad.

    ResponderEliminar
  40. Maria Pilar, gracias por tu visita, es cierto que las cigüeñas desde sus altos nidos, parecen vigilar todo el entorno. Yo antes de tener a caramelo, creía con toda la inocencia de mis tres años, que había cigüeñas... QUE SÓLO TENÍAN UNA SOLA PATA... las veía en el nido, tan elegantes, pero con una sola pata, quietas, quietitas, y durante horas así.

    Cariños, con una lluvia de felicidad.


    ResponderEliminar
  41. PRECIOSO RELATO, MUY TIERNO, EL DE UNA NIÑA QUE AMABA LAS CIGÜEÑAS, TODOS LOS ANIMALITOS, COMO YO LOS GATOS.
    CASI NO CONOZCO LAS CIGÜEÑAS, SÍ LOS FLAMENCOS PORQUE MI TIO TENÍA UN LAGO EN SU CAMPO CON MUCHOS DE ELLOS.

    HERMOSO RELATO
    UN BESO

    ResponderEliminar
  42. Hola Luján, gracias por llegar hasta mi blog, las cigüeñas en España son unas de las aves más elegantes que cruzan nuestros cielos y si es cierto que parecen semejantes a los flamencos, por su tamaño, y cuando buscan su comida en los lagos o lagunas.

    Te envio mi cariño, con una lluvia de felicidad.

    ResponderEliminar
  43. Preciosa historia de amor a los animales.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  44. las cigüeñas siempre han sido asociadas a la magia , al misterio de la vida.Inocencia de infancia y batir de alas en armónico vuelo en un celeste Cielo.Bello texto.

    ResponderEliminar
  45. Hola, miro para ver si lo has conseguido

    ResponderEliminar
  46. Pues si , reto conseguido,¡ menos mal !
    Gracias preciosa

    ResponderEliminar
  47. Que bonita historia amiga, me encanta, somos paisana, en mi pueblo también las tenemos con sus gigantescos nidos. Me encanta observarlas.es un ave precioso.Un placer visitarte amiga.Besitos.

    ResponderEliminar
  48. Angeles .." Una cigueña...."

    De ese pueblito lejano vienen las ciqueñas trayendo los niños hasta aqui... jaja
    Muy lindo tu relato de niña, y como cuidar a una cigueña con esas largas patas.

    ¡¡¡ hermoso !!!

    un beso

    ResponderEliminar
  49. Hola mamapi, mil gracias por tus palabras, es cierto que los animales, muchas veces nos llenan al alma de ternura y el corazón de luz. Y quedan una huella imborrable en nuestro camino por la vida.

    Cariños, con un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Gracias Juan, por tu presencia en mi espacio. Es cierto lo que afirmas, yo también pienso así, las cigüeñas en su vuelo, son todo un retazo de belleza que acaricia el alma, y quedas extasiado por su armonía y majestuosidad.

    Además se la considera casi mágica en todas partes, en su ecosistema, no existen animales dañinos, de pequeño tamaño, porque ellas los devoran en su alimentación.

    Una brisa de felicidad te llegue allí donde estés.

    ResponderEliminar
  51. Marian, bonita... Huyyyy, ni miro el siguiente comentario, hasta no enviar este...

    ¿Quién será... quén será,
    quién eres tú,
    un robot de hojalata
    o un ser de luz....?

    ¿Estará conseguido?

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  52. Guauuuuuu, ¡ya no somos bit...bit...bit,! Dios, Marian, que no me lo puedo creer. ¿Y cómo podríamos hacer para que todos nuestros contactos supiesen como se hace, y no dejarnos la vista en esas horripilantes letras y borrosos números...?

    Un abrazo, con estrellas de felicidad y luz.

    ResponderEliminar
  53. Es cierto Mari Carmen, son preciosas, y muy tímidas. Desde el campanario de la iglesia de mi pueblo, las he podido hasta toca años más tarde, cantaba acompañando al órgano barroco, a una gran mujer, la Señorita Encarna, y siempre cuándo terminaba... ¡zas! me subía los últimos escalones del campanario, para verlas en sus nidos, y sobre todo cuándo ya tenían sus algodonosos polluelos... eran una gozada.

    Un abrazo, en las alas de una Cigüeña mensajera.

    ResponderEliminar
  54. Doris, Dolly, eres increible... tienes el alma siempre llena de alegría, en tus entradas, y en las que nos contestas. Pués... ¡cómo que no sé muy bien, si son estas las cigüeñas que traen los niños...

    Yo creía que eran las que venían de París... (debe ser por la elegancia) pero si quieres, te envio unas de España para ver que ocurre, pero cuidadín, que igual se llena una guardería con tanto niño... ja, ja, ja.

    Un abrazo, desde el comienzo de un arco iris de luz.

    ResponderEliminar
  55. Ángeles, qué historia tan maravillosa y entrañable, amiga. Me ha emocionado profundamente, puesto que yo también soy una amante de las cigueñas. Me solazo con la visión de sus armónicos vuelos y, como aquí, en Extremadura tenemos tantas, gracias a Dios, pues podemos gozar de ellas continuamente, pues ya ni siquiera se van en los inviernos. Se encuentran agusto entre nosotros.

    Muy bella la música. Un placer visitarte.

    Besos. María

    ResponderEliminar
  56. Conozco tu tierra, conozco El Gordo y sus cigueñas y tu texto me ha llevado a agradables recuerdos... ¡Tu entrada sí que es un "caramelo", dulce y delicado!.

    ResponderEliminar
  57. Bonita y tierna narración.
    Aunque las palomas tienen muy buena prensa por aquello de la paz, no menos las cigüeñas que se les atribuye la meritoria labor de traer niños al mundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  58. Querida Ángeles, de vez en cuando, cada vez que tengo un hueco en mi trabajo, entro en tu blog por ver si hay algo tan maravilloso como todo lo que llevas.
    Gracias y un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  59. HOLA ÁNGELES: ENCANTADORA HISTORIA DE CARAMELO Y QUE BUENO QUE NOS LAS CUENTES...ESOS PASAJES DE LA INFANCIA, TAN ATESORADOS EN NUESTROS RECUERDOS, SON FANTÁSTICOS.-
    UN BESO ENORME.-

    ResponderEliminar
  60. Hola María, gracias por llegar hasta mi espacio. Es verdad que las cigüeñas en Extremadura son una de sus identidades, cuándo vuelan sus cielos, están en sus nidos, o cuando inmóviles permanecen sobre una sola pata muchas horas.
    Personalmente, me encanta escucharlas cuándo "machacan el ajo" y su sonido se hace eco con el de otras cigüeñas... tienen una musicalidad maravillosa.

    Un abrazo, en las alas de una cigüeña.

    ResponderEliminar
  61. Hola Pablo, si conoces El Gordo, sé que sus cigüeñas no te dejarían indiferente, porque son casi mágicas dentro de sus enormes nidos. Y cuándo vuelan, lo hacen como si fuesen bailarinas de ballet, con elegancia y suavemente sobre el cielo azul.

    Gracias por acercarte a mi blog, con la huella de palabras muy lindas.

    Un abrazo, con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  62. Gracias José por tus palabras... es cierto, no sé porque se les ha encomendado a las cigüeñas, el maravilloso trabajo de traer niños al mundo... pero ahí están ellas para cumplir tan bonita misión.

    Un abrazo desde mis alas libres de golondrina.

    ResponderEliminar
  63. ¡Dios! palabras al viento, que te pueden descubrir en tu trabajo si utilizas el ordenador para entrar en mi blog. Me alegra tu presencia en él mucho, pero el trabajo es "sagrado" al menos aquí en Espana...

    Un abrazo, en las alas de una cigüeña que cruce el Atlántico.

    ResponderEliminar
  64. Hola Thony, gracias por estas lindas palabras que me dejas como huellas de tu presencia

    Es cierto, que los recuerdos de nuestra infancia, son muchas veces como pequeñas estrellas de luz, que nos llenan de ternura y felicidad al recordarlo, y ahí guardaditos, nos acunan en vitaminas de ternura.

    Un abrazo, con brisas de felicidad.

    ResponderEliminar
  65. Que preciosidad de relato amiga Ángeles, por eso no me extraña que haya tanta ternura y bondad en tu blog a la vez que belleza si con solo tres añitos ya fuiste capaz de curar y cuidar a caramelo la preciosa cigüeña de tu infancia. tus letras son preciosas con todo lujo de detalles y narrada como solo un corazón grande y noble como el tuyo lo puede hacer. Yo soy de un pueblo de Córdoba y desde mi pueblo hasta Córdoba capital en cada poste de la luz hay un nido de cigüeñas que además han habilitado para que puedan anidar en ellos y es precioso en primavera verlas en sus nidos con los polluelos y como están a orillas de la carretera las puedes ir contemplando desde el coche y es un paseo muy agradable a la vez que enriquecedor. Querida amiga ya sabes que por tener que cuidar a mis tres príncipes no tengo mucho tiempo pero piensa que yo nunca me olvido de mis amigos blogueros como en este caso tú y que buscare tiempo para visitaros de vez en cuando.
    Te deseo lo mejor y que tu preciosa cigüeña caramelo te lleve el amor y la fantasía que necesites para ser feliz.
    Yo de momento te dejo un fuerte y cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  66. Hola josep, que bonitas palabras me dejas en mi espacio, cosquillean en el alma. Gracias por ellas. Mi padre era campesino y siempre me enseñó desde muy chiquitina, a tratar con todo cariño y respeto a plantas y animales, mis primeros amigos fueron pequeños animales que cogía, mariquitas, caracoles, ranitas de San Antonio, galápagos...
    Y siempre había algúno más, que mi padre encontraba herido y traía a casa para curarle, pero Caramelo fue especial, porque era grande y tenía unos ojos que me miraban siempre, y comía de mi mano, las lombrices de tierra, que mi padre traía para su alimento.

    Su recuerdo aún hoy me llena de ternura, porque la cesta donde estaba Caramelo, era tan grande como yo, y yo iba a todas partes con ella...Fue muy lindo tenerla conmigo dos meses.

    Cuida de tus tres príncipes, los nietos son el mejor de los regalos que nos da la vida, son luz, alegría, esperanza, sueños, ternura, vida, fantasía y sobre todo amor y mimos.

    Una lluvia de alegrías fantasía y risas, para los tres, y para ti un abrazo con estrellas de felicidad.

    ResponderEliminar
  67. Si las cigüeñas coronan lo más sagrado de nuestras ciudades y pueblos es que algún don especial tienen que tener. Allí encaramadas o flotando con su tranquilo planeo producen la serenidad de saber que todo va normal, que las cosas siguen su curso. No está mal sentir algunas certezas en este valle sometido al vaivén de un terremoto.

    ResponderEliminar
  68. ¡Que lindo es lo que dices dafd, es cierto que mientras las cigüeñas están en sus nidos, o plnean por nuestros cielos, nos parece que todo nuestro pequeño mundo está a salvo y nada malo puede ocurrir, porque además las aves son los primeros animales que desaparecen cuando va a suceder cualquier catástrofe...

    Un abrazo, con estrellas de esperanzas

    ResponderEliminar
  69. Hola Angeles, acabo de descubrirte, estaba buscando pueblos extremeños para guardar los que quiero visitar en mi ida anual a Esparragalejo, un pueblecito de la provincia de Badajoz y me ha encantado tu bonita historia, siempre me gustaron las cigueñas, en el campanario de mi pueblo de siempre tuvo nidos de ellas y me encantaba escucharlas, ese sonido tan peculiar que tienen y que son los sonidos de los pueblos, al menos para mi.
    Lo dicho, que me ha gustado leerte y que espero volver a pasar por tu blog de nuevo, algo a veces complicado para mi, no entiendo el funcionamiento de ellos, y eso que tengo uno, pero está vacio casi.
    Te mando mi correo por si quieres darme alguna información de los pueblos que puedo encontrar en mi recorrido al pueblo que me vio nacer.
    Gracias y hasta que vuelva a coincidir.

    ResponderEliminar