martes, 26 de julio de 2011

¡ EL LOBO CALUMNIADO !


Uno de los "culpables sin juicio" más clamorosos de la literatura universal es sin duda El Lobo Feroz que intentó comerse a Caperucita. El escritor americano Lief Fearn ha escrito el cuento al revés, o sea desde el punto de vista del lobo. Así aparece en el Educatión Proyec de la Sección Británica de Amnistía Internacional.
Me ha parecido maravilloso y genial, porque nunca podemos juzgar a nadie...ya que como dijo D. Ramón de Campoamor... ¡EN ESTE MUNDO TRAIDOR, NADA ES VERDAD, NI MENTIRA, TODO ES SEGÚN EL COLOR DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA...! Este conocido cuento es todo un ejemplo si se mira desde otro punto de vista.

EL LOBO CALUMNIADO ( Por Lief Fearn )
                                                                                                          
El bosque era mi hogar. Yo vivía allí y lo cuidaba intentando mantenerlo limpio y arreglado.
Entonces, una mañana soleada, mientras yo estaba recogiendo basura dejada por algún excursionista, oí unos pasos. Me escondí detrás de un árbol y vi a una muchacha, más bien fea que venía por el camino con un cesto. La niña me pareció sospechosa, por la forma tan curiosa como iba vestida, toda de rojo...y con la cabeza cubierta por una capucha, como si no quisiera que nadie supiese quien era. Naturalmente, la paré, para averiguar algo. Le pregunté quien era, adonde iba, de dónde venía y todo eso...Me contestó cantando y bailando, una historia sobre su abuela, a la que según dijo, iba a ver con un cesto de comida.

En principio, parecía una persona honrada, pero estaba en mi bosque, y la verdad es que tenía un aspecto sospechoso con su extraño atuendo; así que decidí enseñarle, lo serio que es cruzar el bosque, haciendo cabriolas, disfrazada, y sin avisar previamente.
Dejé a la niña seguir su camino, pero yo corrí a casa de su abuela. Cuando le explique mi problema, la abuela, convino, en que su nieta, necesitaba una lección por descuidada . La vieja estuvo de acuerdo en esconderse hasta que yo la llamase, y se metió debajo de la cama.
Cuando la niña llegó, la invité a pasar al dormitorio, donde yo estaba acostado y vestido como la abuela. Ella entró, toda sonrosada, y dijo algo muy desagradable sobre mis grandes orejas. Como ya me han insultado otras veces así, lo tomé lo mejor que pude, y le dije, que mis grandes orejas...me ayudaban a oír mejor. Lo que quería decirle, es que la apreciaba y la estaba prestando mucha atención a lo que estaba diciendo...pero a continuación, me dirige otra burla sobre mis ojos saltones...Pueden hacerse una idea, de cómo me estaba empezando a poner la niñita, en apariencia, tan educadita...pero luego, tan desagradable. De todas formas seguí con mi política, de poner la otra mejilla y dije, ¡que mis grandes ojos...eran para verla mejor.!

Pero su siguiente insulto, de verdad que me llegó al alma. Ya saben el problema que tengo con mis dientes salidos...bueno, pues la niñita, me soltó una broma muy insultante sobre ellos...Sé que debería haberme controlado...pero lo cierto, es que salté de la cama, y le gruñí ¡qué mis dientes me servirían para comerla mejor.!

Bueno, hablando en serio, todo el mundo sabe, que ningún lobo se comería jamás a ninguna niñita, pero la muy estúpida, se puso a correr por toda la casa chillando...y yo, detrás de ella para tranquilizarla . Me había quitado ya las ropas de la abuela, pero esto empeoró las cosas mucho más. Porque de pronto, la puerta de la casa se derrumbó con estrépito y apareció un enorme leñador con su hacha...Le miré, y me di cuenta, de que me había metido en un buen lío, de forma que salté por la ventana que estaba abierta, y salí corriendo...

¡Ójala, la cosa hubiera terminado así . Pero la tiparraca de la abuela, nunca contó la otra versión de la historia, y enseguida, se corrió la voz, de que soy un tipo malo y agresivo...!Todos comenzaron a evitarme...no sé que habrá sido de la niñita, con su estrambótica caperuza roja; lo que si es cierto...es que yo no he vuelto a vivir feliz, después de encontrarme con ella...

12 comentarios:

  1. Muy bueno, simpre está bien saber los dos puntos de vista.
    Si se oye tu música te lo he puesto en la entrada anterior.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Chelo, gracias porque siempre te encuentro como un hada buena, que me avisa y me guia... Me impactó el cuento de Caperucita escrito al revés, y además me parece todo un aviso, para no prejuzgar sin mirar bien lo que vamos a decir o a hacer...

    Un beso desde un lugar del corazón.

    ResponderEliminar
  3. Pobre lobo, me parece que hay más de una Caperucita de estas de cuento del revés.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¿ A qué si María ? Yo también lo creo, casi da penita el pobre lobo, tan inocentón, ecologista y buenazo...¡ si es que hay cada Caperucita por el mundo...!

    Un abrazo con rayos de sol y cielo desde mi Extremadura donde estoy ahora de vacaciones.

    ResponderEliminar
  5. Fantastica esta nueva versión del cuento, la cual, además resulta creible mil veces más que la que todos conocemos.¡Bravo por el escritor americano Lief Fearn, todo una reivindicación a la figura del lobo, a otra manera de pensar, de vivir y de sentir.

    Yo tambien oigo la musica.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Nerim por pasar por mi blog, y dejarme la huella de tus palabras... A mí también me gusta mucho esta versión del cuento, narrada por el lobo... y la veo lógica, porque nos hace reflexionar antes de juzgar a nadie. Lief Fearn lo ha bordado al escribirlo, es genial.

    Nerín aquí en este blog si se escucha la música, es en el de Huellas del alma, donde no suena, y me las ha puesto mi prima, (que es un sol de persona) en los dos de la misma forma, pero en el otro, el video, no entra.

    Mi cariño con un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante esta versión, no la conocía y me ha encantado; ya sabes que la historia la escriben los ganadores.

    Muy hermoso tu blog. Hasta pronto.

    saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Valandan por llegar hasta mi blog, y dejarme la huella de tus palabras. Es cierto lo que dices, la historia la escriben los ganadores... ¡Pobre lobo, condenado por todos sin juicio ninguno!

    Un abrazo desde la distancia.

    ResponderEliminar
  9. Es que la dichosa Caperucita seguro que era una pija de tomo y lomo y además la abuela, como tantas otras, justificando las acciones injustificables de la nieta. Y el pacífico lobo con el "sanbenito" de su ferocidad para siempre jamás. Amén.

    ResponderEliminar
  10. Hola Felipe... mil gracias por llegar hasta mi blog. Me ha encantado tu comentario, ¡qué las abuelas siempre justifican lo injustificable de sus nietas... ayyy, esto es amor renacido de una maternidad tardía...!¡ benditas abuelas, ójala todos tuviésemos alguna!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ! Que imaginación!.! Como me gusto'!. Seguiré visitándote.Un placer seguirte.Te envío un cordial saludo, deseándote un buen día.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Darwin Bruno, por las palabras bonitas que dedicas a mis escritos, eres muy gentil.

    Te deseo un buen fin de semana, con una lluvia de felicidad

    ResponderEliminar