lunes, 29 de abril de 2013

¡ LO DESCONOCIDO ESTÁ AHÍ !

¡Es cierto que este mundo nuestro hay muchas cosas que nos son desconocidas para las que no tenemos ninguna explicación, pero están ahí! Conozco a Juan desde hace varios años, es una persona sencilla, honesta, trabajadora, y sobre todo íntegra.
 Estuvo varios años conduciendo ambulancias, y quizá al vivir el dolor de muchos hombres le han hecho ser una persona con unos valores morales muy altos.
 Hace unos 4 años, encontró otro trabajo mejor remunerado, lo aceptó, y continúa en él.
.
Los coches que vienen a España de países de la UE, especialmente de Alemania, necesitan ser probados y saber de lo que son capaces de hacer antes de ser vendidos en nuestro país, y el trabajo de Juan es poner al límite el motor y la velocidad de cada uno, para saber sus características.
 Se conoce todas las carreteras extremeñas, y si son las secundarias, aún mejor, porque por ellas al estar menos transitadas conduce de noche a toda velocidad y sin temor a multas.
Una noche del pasado verano, le ocurrió algo que le ha marcado su vida. Conducía velozmente por una carretera de las Hurdes, la noche era muy bella, la luna llena, con su luz, iluminaba los farallones de pizarras, que brillaban entre los pequeños pinos y alcornoques que jalonan la carretera… el río Hurdano, era una cinta de plata que se dibujaba nítido en la noche.
Juan se sabe de memoria cada curva, cada subida o bajada a las alquerías y donde están los lugares más idóneos para probar la velocidad del coche.
.
Corría por un tramo recto de la carretera, cuando tuvo que frenar en segundos… desde unos matorrales de carrizos y zarzamoras, había salido de repente una figura vestida de negro, Juan observó que llevaba una capa que le cubría incluso el rostro,  le impactó su estatura,  pensó que debía medir más tres metros y el terror le paralizó.
 El encapuchado se quedó quieto delante del coche, no se le veía el rostro, la capucha le tapaba  la cara.  Por primera vez en su vida, Juan tuvo verdadero miedo, su adrenalina se disparó, sólo se le ocurrió echar el seguro de las puertas del coche.
¡Le miraba hipnotizado y al mismo tiempo lleno de terror… esa “cosa” no podía ser humana, no hay nadie en nuestro mundo con esa estatura!
La luz de la luna le iluminaba plenamente, y su silueta se alargaba en la estrecha carretera, estaba atrapado, no tenía espacio para continuar adelante, y la marcha atrás era muy peligrosa, un gran precipicio salía de la carretera hacia el cauce del río Hurdano.
De pronto “el gigante” se movió y dio la vuelta alrededor del coche, observándole, Juan se encogió aún más en su asiento…Y al hacerlo, lo vio…
¡No podía ser, no podía ser lo que había visto…! ¡aquel ser iba desnudo debajo de su capa, su piel, era totalmente blanca, albina, había visto sus largas piernas, y su rostro con el movimiento de su capa…! entonces tuvo la certeza que aquello no era un  humano y cerró los ojos esperando lo peor.
Al volver a abrirlos vio que el ser, había comenzado a deslizarse carretera adelante, dándole la espalada, no andaba, se deslizaba sobre la carretera… ¡y a unos metros del coche, desapareció, se evaporó…!
Juan quedó solo, su corazón latía desbocado, el miedo le asfixiaba… abrió con cautela la puerta del coche, y salió fuera. La luna continuaba iluminándolo todo, ¿pero dónde había ido el "gigante"? ¡ no es posible evaporarse en la nada, como él había visto que hacía!
 Avanzó unos metros, hasta donde dejó de verle…allí, el alquitrán de la carretera aparecía negro y viscoso… lo tocó, y estaba muy caliente.
Volvió a la seguridad que el coche le proporcionaba y avanzó unos metros hasta poder dar la vuelta y regresar. Estaba aterrado, no sabía que era lo que había visto, tan solo tenía la certeza que aquello no era de nuestro mundo.
Se hizo y continua haciéndo muchas preguntas, porque ha sido visto por más personas, como días después, comprobó, al contarlo en un bar del Gasco, (la alquería más alta de las Hurdes), pero nadie tiene respuestas. Para Juan, la figura que vio, con su gran estatura y la piel tan blanca que ocultaba debajo de su negra capa continúan vivos en su memoria junto con su miedo!
 
Y aunque en más ocasiones, ha vuelto a pasar por allí, nunca ha vuelto a ver al encapuchado que le llenó de terror… ¿Qué era aquella cosa? ¿Qué hacía allí? ¿De dónde vino? ¿Por dónde se fue? ¿Cómo se evaporó?

40 comentarios:

  1. Yo ni me bajo del coche ni vuelvo por allí después de semejante experiencia, ¡qué horror, por Dios!

    PD: Veo que no has puesto música, espero que te llegara mi mail con las explicaciones. Si tienes algún problema no dudes en preguntarme.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nena, sí que da miedo ver algo así, pero para Juan, son las mejores carreteras para conducir de noche a toda velocidad... y lo peor es que cuando lo ha comentado en algún bar de los pueblos vecinos, a este "gigante encapuchado" le han visto más personas, que no quieren ni hablar de ello.

      La música es muy graciosa, la pongo, y se escucha la primera vez, me salgo del blogs, vuelvo a entrar y ya no suena. No sé que hago mal, lo seguiré intentando.

      Un abrazo con aromas de primavera.

      Eliminar
    2. Es terrorífico, menuda tensión tener que pasar por esa carreteras.

      En el último paso "Reproducción" ¿has señalado la casilla de "reproducción automática" y la de "repetir la lista de reproducción"?

      Un beso

      Eliminar
    3. Nena, no sé que es lo que me quieres decir que he hecho, por favor aclárame si es que he hecho algo mal, porque no sé que puede ser.

      Gracias y un abrazo de miel.

      Eliminar
  2. Un buen relato, buenas descripciones y su punto de intriga.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, el relato es cierto, a mi amigo Juan, le han ocurrido más encuentros raros, cuando circula por estas carreteras perdidas, pero que para su trabajo son las mejores.

      Un abrazo con brisas de primavera.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Aurora, no es una leyenda urbana, que dicen que digo, que han dicho... no, es real. Juan lo vivió esa noche y pasó verdadero terror. No sabemos casi nada de otras realidades que conviven con la nuestra, porque él mismo ha sido testigo de otras cosas inexplicables en esa comarca extremeña.

      Un baso con alas de luz.

      Eliminar
  4. Ángeles, perturbadora narración.
    Magníficas descripciones que nos van envolviendo en la historia y en su atmósfera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Felicidad, es cierto que da terror ver algo así, pero no por eso deja de ser menos cierto. Nosotros hemos viajado con él por esas carreteras, y hemos escuchado a sus habitantes, verdaderos misterios que ponen los pelos de punta.

      Yo personalmente creo en lo que vio Juan, es un hombre demasiado honesto para mentir a sus amigos, y esto le conmocionó bastante, tanto, que aún continúa investigando sobre el suceso... y ha podido comprobar que hay más personas que por otros lugares de las Hurdes, le han visto.

      Un abrazo con rayos de sol.

      Eliminar
  5. Una historia llena de misterio y enigmas...Me hizo recordar a la chica de la Curva.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Pedro Luis, lo que ocurre es que con la chica de la curva, entramos en una leyenda urbana como dice Aurora, cuando la escuchamos, nos ponemos a conjugar el verbo ver... dicen que han visto, que vieron, que ven... Pero no llegamos a la fuente original de alguien que sea cierto que la ha visto.

    Juan, es un hombre muy legal, y esta vivencia la conocemos muy pocas personas, porque él no habla de ella con casi nadie. Pero sintió verdadero terror. Y además en esas carreteras le han ocurrido otras vivencias impresionantes, luego algo hay ahí que se manifiesta, aunque nosotros no sepamos que es.

    Un abrazo, con aromas de primavera.

    ResponderEliminar
  7. Un relato cuyo encanto es el misterio... vaya uno a saber qué cosas hay más allá de lo que vemos ...
    Te dejo un puñado de besos luminosos. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay no, Mª del Carmen, de encanto nada, de miedo, toneladas... porque ese encuentro fue real, Conozco a Juan, y sé que es demasiado íntegro para inventarse nada.
      El vio al ser de la capa, como le han visto, más personas que habitan en esa comarca, pero nadie tiene respuestas. Además, seríamos unos prepotentes si pensásemos que lo sabemos todo...no, ignoramos casi todo lo que puede haber, o llegar a nuestro mundo.

      Un abrazo con mi cariño.

      Eliminar
  8. Un relato lleno de intriga, no quisiera ponerme en el papel de tu amigo Juan, creo que tiene mucho valor para seguir por esos caminos de Dios, aunque por otra parte debe de ser muy excitante el poder ver esas figuras que otras personas no podemos ver. Es un relato de un misterio grandioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola palabras al viento, no es excitante, es terrorífico y lo más alucinante, es que a Juan, le han ocurrido vivencias increíbles circulando en la noche, por las carreteras de las Hurdes. Creo que desconocemos muchas cosas de las que hay en nuestro mundo´, pero como la decía a Mª del Carmen, precisamente por eso, no podemos asegurar, que las vivencias de otras personas, son mentiras, entonces sí que seríamos unos prepotentes orgullosos, queriendo que nuestras ideas, son las únicas verdades.

      Un abrazo con estrellas de felicidad.

      Eliminar
  9. Esta crónica misteriosa de un suceso acaecido en carreteras de las Hurdes me ha impactado, ängeles. La verdad es que todo lo misterioso y enigmático con tintes de terrorífico me asustan.
    El caso es que el encapuchado no molestó al conductor. Menos mal.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  10. Mos, es cierto que esta experiencia que tuvo Juan, a mí personalmente, me aterroriza. Pero que existen muchas cosas que no conocemos es cierto, porque a este "encapuchado" le han visto varias personas, cuando Juan lo relató en el Gasco, hubo personas que también habían vivido la pesadilla de lo desconocido.

    He recorrido varias veces las Hurdes, pero de día, porque me da mucho respeto ir de noche por esas carreteras, y es cierto que tiene algo especial esta comarca, parece que el tiempo se hubiese quedado detenido en algunos de sus pliegues... He escuchado de sus habitantes, historias increíbles. LO que sí me convenzo y cada día más, es que en nuestro mundo, hay muchas más cosas que desconocemos, pero están ahí.

    UN abrazo con aromas de primavera.

    ResponderEliminar
  11. Es realmente misterioso.Pero si Juan lo vio, es porque allí estaba esa figura. Vivimos rodeados entes sobrenaturales o seres que se quedaron entre una u otra dimensión. Muy interesante. Me encantan tus historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julie, por tu cercanía a mi espacio, y a mis entradas. Con toda sinceridad creo que hay muchas cosas en este mundo que no sabemos... creo como tú dices que hay seres o entes, no sé como llamarlos, que hacen su aparición en un espacio y tiempo determinado, y no sabemos que son, pero son tan reales como tú o yo.

      Conozco, y he vivido algunos misterios increíbles, impensables, que si no los hubiese visto y vivido no lo creería... pero están ahí fuera.

      Un abrazo con cariño.

      Eliminar




  12. MISTERIO


    Conductor de ambulancias don Juan era,
    prudente, servicial, trabajador,
    y más tarde entendido probador,
    de motores germanos de primera.

    Los probaba de noche en carretera,
    muy cerca de Las Hurdes, su valor
    estaba comprobado alrededor,
    de la tierra extremeña en que naciera.

    Una noche de luz resplandeciente,
    y en una recta larga, sucedía,
    que tuvo que frenar rápidamente,

    porque un “ser” que de negro se vestía,
    de enorme altura y capuchón vehemente,
    delante de su rueda se ponía.

    Le dio una vuelta al coche y deslizando,
    poco a poco se fuera evaporando.


    O.Z.M.


    Nota.- Magnífica tu secuencia y enorme valor el de Juan,
    para poder soportar tal aparición. Yo no volvería a pasar por allí.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo Olegario, me quedas flipada con tus sonetos, son perfectos en toda su estructura, y no sólo tocas un tema, es que de cualquier situación creo que eres capas de hacer un soneto inimaginable y maravilloso...

      Todos mis respetos a Lope de Vega a quien admiro muchísimo, y a los 1500 sonetos que escribió... fue llamado el Fénix de los Ingenios, y un monstruo de la naturaleza y es cierto que lo fue.

      ¿Y tú cuántos sonetos tienes escritos? ¿Cuántos eres capaz de escribir en un día si te dedicases a ello...?

      Olegario, yo si he estado en el lugar de esa aparición, pero de día, me llevó Juan, como a otros lugares de la comarca de Las Hurdes, donde le han ocurrido hechos inexplicables con los conocimientos que nosotros tenemos... y debo decirte que hay una infinita paz y silencio entre murmullos de vida, imposibles de identificar ni definir, ¡hay algo misterioso allí!

      Un abrazo con estrellas de felicidad.

      Eliminar
  13. Angeles..." Lo desconocido está allí "

    Este relato nos has contado..que nos
    dejas con las dudas si ha ocurrido en verdad.
    Hoy en día pasan casos raros como este que cuentas...creer o reventar ...como dicen

    ¡¡¡ Atrapante !!!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que ocurrió de verdad Doris, y otras vivencias inexplicables...! Juan lleva 6 años conduciendo de noche, por carreteras poco frecuentadas, porque el límite de velocidad de nuestras carreteras está en 120 Km... y él debe saber el límite de velocidad del coche que conduce... en invierno, verano, con lluvia o nevadas, no ha dejado de hacerlo. Y sé con toda certeza que las experiencias que me ha relatado, son totalmente ciertas... y como tú dices...¡atrapantes! porque desconocemos muchas cosas.

      Un beso con alas de sol.

      Eliminar
  14. Hola Ángeles, desde luego los paisajes son muy bonitos, pero el resto no envidio a tu amigo por esas visiones o apariciones que sólo nos pueden dar un buen susto y quizás quién sabe lo que nos puede pasar.
    Yo no repetiría.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabemos muy poco de los misterios que pueden existir en nuestro mundo y es muy cierto que existen, sería de un egocentrismo y prepotencia, creer que lo sabemos todo... y yo creo, Letras de papel, que hay muchos enigmas sin respuestas, porque los desconocemos.

      Yo tengo mucho respeto con estos temas, incluso quizá temor, pero si aseguro que existen, como te aseguro que Juan, vio a ese ¿ser? es que no sé que nombre darle.

      Un abrazo con brisas de felicidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Sobrecogedor relato que hace pensar que lo sobrenatural está en nuestra más prosaica realidad , unos como Juan se topan de bruces con lo inexplicable , otros en su mundo ni plantearse algo desconocido e inexplicable saben.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Juan... creo que lo sobrenatural existe, aunque nos de respeto hablar de ello, a mí me lo da, porque desconozco todo sobre estos temas.
      Pero hay encuentros con cosas desconocidas e inexplicables, que no sabemos de donde proceden o si como dice Julie, son entes atrapados en una dimensión que no les pertenece.

      Un abrazo con cariño.

      Eliminar
  16. Ángeles, es un gran relato pero un poco estremecedor, será verdad que existan esos espíritus pero no quisiera encontrarme con ninguno de ellos.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto halconcien, que no sabemos de donde proceden estos seres. Yo no creo que sean espíritus. Porque entonces el futuro que nos espera después de la muerte es aterrador.

      Pero no encuentro respuestas a muchas visiones o apariciones, que quienes las han vivido, les ha dejado marcados para siempre. Yo tampoco, quiero encontrarme con algo así.

      Abrazos con alas de luz.

      Eliminar
  17. Yo creo que lo sobrenatural a todos nos atrae un poco, pero hay que ir con mucho cuidado con estas cosas. Yo en eso de espíritus y demás como que no creo, pero respeto a la gente que lo hace.

    Besos Ángeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay no, Rafa, que da mucha grima, yo no quiero encontrarme nunca con lo desconocido, pero no por ello, dejo de creer a personas muy íntegras y sinceras, que han tenido estas vivencias.

      Con toda sinceridad, te digo que a mí personalmente sí me dan miedo este super, o sub mundo, y no quisiera vivir nada relacionado con ello.

      Un abrazo con cariño.

      Eliminar
  18. Hola Ángeles, me paso por tu blog para releer tus relatos que me apasionan.
    Un saludo y un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  19. Hola palabras al viento, por acercarte desde tu país a España, a Madrid, y después a mi blog, eres un "superman" de la velocidad, o posees el don de la bilocación. Gracias amigo.

    Te envío una lluvia de estrellas de felicidad,
    hasta tu hermoso país.

    ResponderEliminar
  20. Preferiría no tener la misma experiencia, porque solo de leerlo da escalofríos.
    Extraño en verdad. Hay muchas cosas que el hombre, con sus enormes avances científicos y técnicos no alcanza a ver (comprender). Seguimos estando en la caverna viendo las sombras de los verdaderos objetos que están fuera.

    ResponderEliminar
  21. Dafd, es muy cierto que desconocemos muchas cosas del mundo en el que vivimos. Personalmente sí creo que existen otras realidades diferentes a las que vemos con nuestros ojos físicos, no sé de donde provienen ni sé como aparecen en nuestro mundo, pero lo hacen. Conozco a varías personas que han vivido experiencias increíbles, en estas tierras, y son personas sin ningún afán de protagonismo, al contrario, no quieren que se sepan sus vivencias, por si los tachan de locos... pero las han vivido.

    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué miedo! Pero estas cosas pasan, mucha gente habla de seres que han visto muy parecidos... Todo es un misterio. Nuestros ojos no pueden ver más allá, pero hay otros mundos que no conocemos y a veces se dejan ver en el que vivimos ahora. Muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que causa pavor y espanto, desconocemos todo sobre estos temas, pero cuando una persona íntegra y honesta, te relata lo que le ha ocurrido, no te queda ninguna duda de que lo que ha visto es real... y también es muy probable que existan mundos paralelos, y en un determinado momento y lugar se interfieran.

      Cariños con un abrazo.

      Eliminar
  23. Hola cómo estan, solo quiero decirles que a mí me pasó algo similar, he buscado por la red algo pero no encuentro mucho. Resulta que yo hiba subiendo una vereda por las margaritas (Metepec, Edo. de Méx) para llegar a Toluca (San Felipe Tlalmimilolpan) eran como las 9:00 pm, pocas casas y un poste de luz a unos 400m, verano, cielo estrellado y entonces veo a lo lejos (30 metros) una silueta de luz blanca tenue de un encapuchado (o monje) de frente. La silueta solo llegaba hasta las pantorrillas. Su interior totalmente obscuro, hagan de cuenta que le estaban hechando una luz de por atrás que muy poco le hacía resplandecer con una delgada silueta. En ese momento mis ojos escépticos trataron de observar todo tipo de detalle: La silueta bajaba un caminito abrupto de altibajos sin embargo se deslizaba finamente como si mmm brrrrr flotase, há qué tontería jaja pero malditasea quien rayos me va a explicar qué ví. La silueta continuó bajando hasta llegar a una milpa, sin ruido, luego se desvaneció en la obscuridad. Si me jugaron una broma, quién pudo producir semejante truco en esa región de clase baja. Alguien me dijo que era el diablo porque en seguida de ese suceso habían unos perros entre ellos uno negro. Prrrfff =D. Bueno espero, de antemano muchas gracias por su atención. Mi nombre es Miguel Ángel Sanchez. Hasta luego

    ResponderEliminar
  24. Hola Miguel Ángel, no había visto tu comentario, debiste hacerle cuando ya había editado otro. Yo te creo totalmente en lo que narras, y creo en lo que viste. hay otras realidades en este Universo nuestro, que en algunos momentos se cruzan y es cuando ocurren estos casos que nos asombran y llenan de temor, porque no sabemos qué es lo que estamos viendo.
    No te angusties ya pasó, y quizá tuvo que pasar, para que si alguna otra persona te cuenta asustada algo parecido, puedas ayudarla como yo estoy haciendo ahora contigo. Las visiones ocurren, pero no nos hacen nada,

    Un abrazo y sé muy feliz.

    ResponderEliminar